Y ¿para qué hay convocar elecciones al Consejo del Secretariado?


Hace muchos, muchísimos, años, cuando uno tenía confianza en las reglas del juego, asistí a una reunión en Madrid con otros compañeros de la entonces tercera categoría con altos cargos del Ministerio de Justicia. A la salida, se nos recriminó por compañeros de la segunda categoría que habían acudido allí llamados por no se quién, que no sabíamos tratar de estas cuestiones (exactamente las mismas que nos hunden veinte años después) y que habíamos estado muy agresivos. No hubo heridos, ni muertos, así que no sé de dónde sacaron la agresividad del gesto o, quizá de la palabra. 

Hoy, no solo estamos peor que entonces, sino que se nos ha vendido la idea que podemos expresar nuestra conformidad o disconformidad cada cuatro años en unas elecciones y mientras tanto, nos tragamos las Disposiciones Adicionales que toque en las sucesivas leyes que se aprueban por no sé quién y se redactan por quién sabe dónde. De hecho, nuestro Sindicato, que primero tiró para Venezuela, luego contra el corporativismo de la Carrera y ahora por el diálogo con los golpistas de Cataluña, está siempre a favor de que lo hagamos todo gratis por el servicio público. Faltaría. 

Y cuidado porque el asunto ha sido muy contagioso y el mérito y la capacidad ya no se declinan de ninguna forma en España y si tienen un rato y se leen los Diarios de Sesiones del Congreso de los Diputados encontraran la explicación de tanto aeropuerto abandonado, de tanta ley incomprensible y de tanta necesidad inexistente, porque las reales, las de la gente de la calle, las nuestras, ni las entienden, ni saben cómo resolverlas y es que la lista cerrada da para lo que da y no debe ser fácil leer más de un libro al año cuando estas en otros menesteres. 

Así que ni entiendo qué es ahora lo que pinta el Consejo del Secretariado, ni porque existe en la actualidad, ni la razón por la que hay que dar una apariencia de legalidad a unos nombramientos que todos sabemos cómo, cuándo y dónde se producen y, dado que tampoco sé, aunque en realidad no me importe, si ese órgano tiene otras competencias o facultades, me da que me voy a perder tan interesantísima cita electoral. 

Creo que va siendo hora de dejar solos a los que quieren ir solos y de no hacer de coro a un solista, que bien poco le interesa las condiciones en las que canta el coro.

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.

Entradas populares de este blog

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

El embargo de las cuentas bancarias en las que se ingresa el sueldo o pensión.

El derecho de los ocupantes a permanecer en el inmueble.