En una Galaxia, muy, muy, pero que muy lejana.


Mientras el decimotercer descendiente de George Lucas, un personaje del planeta Tierra, pleitea con la productora de la quincuagésima parte de la Guerra de las Galaxias, – una película de notable éxito en el Siglo XX en el citado planeta– para que modifiquen el título o revivan a Han Solo ya que el Parlamento intergaláctico reclama desde un par de bienios la utilización del sustantivo, en Hispalunis la Corte Suprema Delegada ha elevado a la Corte Suprema Central un interrogante lumínico sobre la abusividad del tamaño de la letra que se emplean en las pantallas líquidas contractuales. 

El asunto no tendría mayor dificultad sino fuera porque en Hispalunis los interrogantes lumínicos solo pueden enviarse a la Corte Suprema Central, después de un rebote en una especie de triángulo que las autoridades del planeta decidieron construir para agilizar los envíos. El Órgano Judicial Central ya avisó que lo del triángulo podía ser muy novedoso, pero escasamente eficaz y que más valía emplear el láser, aunque fuera de un modelo descatalogado. El triángulo se construyó y el primer interrogante lumínico, que rebotó por donde no debía, estuvo a punto de derribar una nave de transporte; en el segundo intento, ni tan siquiera salió de la estructura y estuvo rebotando contra los tres lados hasta que se agotó y en el tercero, después que el promotor del interrogante presentara una queja por dilaciones intertemporales ante el Órgano Judicial Delegado, acabó en la Galaxia vecina y de vuelta, con una queja diplomática. 

Después del éxito del aviso el Órgano Judicial Central multó al Órgano Judicial Delegado que rechazó cualquier responsabilidad en el estropicio alegando que eran más de quinientas las autoridades que intervenían en lo del triángulo y, que después de tres medio bienios había logrado que se agruparan por idiomas y culturas, lo que redujo el grupo a tres, mientras que la base se había adjudicado por el bastón al Cuerpo Jurídico Superior de los Potenciados. Los Potenciados Superiores Jurídicos eran los encargados de comunicarse con las quinientas autoridades, confeccionar la estadística intragalactica de Hispalunis ya que el Órgano Judicial Central se negó a que tuvieran acceso a su sistema tal legión de prebostes y de comprobar que las impresoras magnéticas podían soportar una caída en los cincuenta programas de presentación y resolución de reclamaciones, aunque en teoría podían aguantar el tráfico de dos de los tres millones de tuteladores jurídicos efectivos que estaban censados en el planeta. 

La respuesta no convenció al Órgano Judicial Central, porque lo del derribo del transporte había sido una cosa muy seria y requirió una explicación a las quinientas autoridades sobre el triángulo, los rebotes, quien había construido y diseñado los lados, las especificaciones de los programas de presentación de reclamaciones, las razones por las que se seguían empleando impresoras (en el borrador de requerimiento un par de Consejeros preguntaron que qué era eso) y de donde salían tres millones de tuteladores jurídicos efectivos. Preguntaron también si era cierto que Valencialopolis habían vuelto a orientar la sede, por séptima vez en medio siglo, hacía el Sol de Saturno y andaban los Potenciados Jurídicos Superiores, los Potenciados, los Medio Potenciados, los Sub Potenciados, los Infra Potenciados y los Auxilio Potenciados con lentes especiales y barras enfriadoras en la cabeza. 

Parece ser que el servicio de estudios del Órgano Judicial Central había advertido en un informe que para entender algo de los que pasaba en Hispalunis había que remontarse a mediados del Siglo XX y facilitaba un ejemplo: en Madridicivitas, la capital,  había entrado a funcionar el Órgano Judicial Subdelegado de Primera Reclamación número 3145 con un Magistrado, un Potenciado Jurídico Superior, dos Medio Potenciados, cuatro Sub Potenciados, cinco Infra Potenciados y dos Auxilio Potenciados. En el informe del Servicio de estudios se concluía que nadie había sabido explicar quién era el responsable de ese diseño, ni como se relacionaban las quince autoridades con opinión, competencia y bastón (incluido el Órgano Judicial Delegado), aunque todas ellas como probablemente lo harían las demás hasta llegar a las quinientas, habían comunicado que para cualquier cosa debería dirigirse al Potenciado Jurídico Superior. De hecho la petición de información había justificado que se dictara la Circular número 356.489 sobre la atención, respuesta y limpieza de las pantallas moleculares de plasma y de su empleo en las microsalas pluriuso.  
En el momento de redactar estas líneas y según informaciones no confirmadas la productora va a revivir a Han Solo, pero no ha llegado todavía a la Corte Suprema Central el interrogante lumínico de Hispalunis. Probablemente se abra expediente a los quince Potenciados Jurídicos Superiores que estaban aguantando la base en el tercer intento, pero esta noticia tampoco ha sido confirmada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

El embargo de las cuentas bancarias en las que se ingresa el sueldo o pensión.

El derecho de los ocupantes a permanecer en el inmueble.