Ir al contenido principal

Unas notas a vuelapluma sobre el incendio en la Ciudad de la Justicia de Valencia (i)


Si me permiten el atrevimiento, el listado de rarezas y de frases pendientes de algún hervor ya que no de meditación, que estoy leyendo en alguna red social y supongo que estarán diciéndose en las televisiones, me llevan a algunas reflexiones sobre el cierre de la Ciudad de Justicia de Valencia por un incendio que ha afectado a los Juzgados de Primera Instancia números 1 a 4. 

Del orden jurisdiccional, el civil, un avezado observador concluirá que el móvil político o, sea, la desaparición de las pruebas por los casos de corrupción que, por lo visto, solo se tramitan en la Comunidad Valenciana podrá guardarse para mejor ocasión; ahora que cada cual es libre de pensar como le venga en gana y de comunicar lo que tenga a bien o lo que le digan, mejor le cuenten, que eso de informarse lleva mucho trabajo. 

En segundo lugar parece obligado, y no aconsejable, esperar al informe de la Policía científica, que ya están trabajando sobre un foco muy localizado, por lo que también debería quedar para mejor ocasión las acusaciones de una mayor, menor o posible responsabilidad de unos, de otros y de los de más allá y, en este punto sí que entiendo que todos deberían dejar las piedras en el suelo. Y escribo lo de dejar las piedras en el suelo por una sencilla razón: si el incendio se produce un martes y no un domingo y con ese foco localizado, es probable que la cosa con extintores hubiera podido controlarse y quizá, solo quizá, los daños se habrían limitado. 

Así que el argumento de la falta de medios tampoco me convence. Otra cosa es el inasumible coste que supone la idea – única y simple- de construir macro edificios para ir acumulando órganos judiciales, al extremo que quien ordena y manda llegó a perder la cuenta y desdibujó su naturaleza, pasando de órgano a unidad, como si estuviéramos en una guerra de papel, que lo estamos y con tantas unidades judiciales creadas en tal o en cual año los unos, los otros y los de más allá salvaban el expediente. 

Más aún. Si hiciéramos historia ficción y visto el desarrollo de Hacienda y de la Seguridad Social es probable, no seguro, que si el Tribunal Constitucional no hubiera innovado la doctrina de la "administración de la administración de justicia", ahora tuviéramos un único sistema informático, un expediente digital o casi y un único mando en plaza y no estaríamos en Valencia, por ejemplo, a la cola – mejor, al final de la cola- en sistemas informáticos y tirando de papel para todo. Siguiendo el razonamiento es probable, no seguro, que no hubiera hecho falta crear cientos de unidades judiciales y que los edificios dejaran de ser macro y pasaran a ser medio y con un gasto controlable. 

Pero como la historia ficción no va a salvar el papel chamuscado o empapado de los Juzgados de Primera Instancia números 1 a 4 y al resto, supongo, nos tocará echar una mano: de los unos debería esperarse un prudente silencio, pues dejando al margen el edificio – este y los demás- no se hizo nada más y al contrario, cuando pudo se deshizo; y de los otros, otro prudente silencio porque ahora, hoy, tenemos cuatro juzgados menos de primera instancia y los ahorros de costes en el nombramiento de funcionarios en estos órganos, nunca explicados, deberían aplicarse a otras partidas presupuestarias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El embargo de las cuentas bancarias en las que se ingresa el sueldo o pensión.

Uno de los supuestos más frecuentes en la práctica es el embargo de cuentas corrientes en las que se ingresa únicamente al ejecutado el sueldo o la pensión de la Seguridad Social, planteándose el problema de si estamos embargando el sueldo o por el contrario de si se trata de un saldo cualquiera más del ejecutado, «y dado que no existe una previsión legal de resolución del problema —en este sentido el Auto de la AP de Zaragoza de fecha 6 de octubre de 2003— “la solución al mismo será la de atender a la finalidad teleológica que inspiran aquellos supuestos de excepción al embargo, es decir, la protección de la subsistencia del ejecutado o su familia”, y en este examen, adquiere relevancia el tiempo al que corresponda la mensualidad ingresada en relación a la orden de retención de los saldos, y en relación a las cuantías mínimas a las que se refiere el art. 607 LEC» (Auto AP Lérida, Sección 2.ª, de 2 de septiembre de 2004, ROJ: AAP L 407/2004). 
 Y añade: En consecuencia debe prevalecer e…

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

Dice el artículo 454.bis 2. LEC que
 “El recurso de revisión deberá interponerse en el plazo de cinco días mediante escrito en el que deberá citarse la infracción en que la resolución hubiera incurrido. Cumplidos los anteriores requisitos, el Secretario judicial, mediante diligencia de ordenación, admitirá el recurso concediendo a las demás partes personadas un plazo común de cinco días para impugnarlo, si lo estiman conveniente. Si no se cumplieran los requisitos de admisibilidad del recurso, el Tribunal lo inadmitirá mediante providencia. Transcurrido el plazo para impugnación, hayanse presentado o no escritos, el Tribunal resolverá sin más trámites, mediante auto, en un plazo de cinco días. Contra las resoluciones sobre admisión o inadmisión no cabrá recurso alguno. Mandato que se completa con la exigencia delartículo 448.1 LEC y así, la resolución del Secretario Judicial deberá afectar desfavorablemente al recurrente. 
El artículo 454.bis 2 LEC no autoriza una corrección generalizada de…

El derecho de los ocupantes a permanecer en el inmueble.

Los arts. 661 y 675 LEC tratan de solventar el problema de la ocupación por terceras personas de los bienes inmuebles embargados o, hipotecados, quienes sin haber tenido noticia, ni intervención en el proceso de ejecución, deban hacer frente a la privación de la posesión, pese a ostentar un título que eventualmente pudiera subsistir después de la pérdida del dominio por el ejecutado. Ese conflicto entre los derechos del ejecutante y del ocupante fue resuelto por la doctrina tradicional en el sentido de que la ejecución purgaba no sólo el arrendamiento, sino cualquier situación posesoria, pero a raíz de diferentes pronunciamientos del Tribunal Constitucional con relación, en su mayor parte, al derogado procedimiento judicial sumario del art. 131 LH (por todas STC 6/1992 de 16 de enero, 21/1995 y 158/1997 de 2 de octubre), se llegó a la conclusión de que los órganos judiciales deberían examinar cada caso para apreciar, según las circunstancias, si la situación posesoria debía subsistir.…