Ir al contenido principal

Nuevo libro: la práctica de la tasación de costas en el proceso civil.


Pecaré de vanidad si digo que el libro que les presentó me hubiera venido muy bien en el primer destino – también en el último-, pero al fin y al cabo quien redacta estas lineas es el autor del manual y del mismo modo que desde hace mucho tiempo conoce que los niños no vienen de París, sucede lo mismo con la ignorancia que la doctrina y nuestro legislador demuestran sobre lo que ocurre detrás del mostrador de un Juzgado. Desconocimiento que se traduce en las sucesivas reformas legales o, mejor dicho, en la ausencia de ellas o, peor aún, en las que se producen a resultas de nadie sabe bien porqué, pero que suelen provocar indeseables efectos en forma de toda suerte de peticiones, dudas, conflictos y broncas que además de subirnos la tensión, bien poco aportan a ningún debate. 

También es cierto que cuando el asunto afecta al bolsillo dije hace tiempo que nos metemos en unos caminos farragosos que ya va siendo hora que se asfalten: o bien dejando que cada uno cobre lo que quiera (libre competencia) o, permitiendo que los Letrados de la Administración de Justicia determinemos los honorarios y derechos devengados en los procesos. O, fijando desde el principio una tarifa de precios como en cualquier otro servicio público, sin perjuicio, claro está del asesoramiento que cada uno quiera recibir o pueda pagarse. 

Pero en nuestro caso nada de esto ha sucedido. Las normas orientativas de los Colegios de Abogados obligan más que orientan y están llegando al extremo de contradecir mandatos imperativos de la Ley de Enjuiciamiento Civil y el Arancel de los Procuradores no precisa una reforma, sino una derogación y nuevo texto. No, querido lector. No quiero, ni pretendo (¡faltaría!) decirle a cada uno lo que tiene derecho a cobrar por su trabajo, solo aspiro a que se ponga cierto orden en el asunto de las costas y más cuando se observa que una regulación tan genérica y escasa como la nuestra facilita el pleito. 

Así que ve la luz un manual estrictamente práctico dedicado a estudiar y analizar todos los particulares de las tasaciones civiles: los honorarios, las facturas, las normas orientativas, los gastos, los derechos de los procuradores, la indemnización de testigos, los honorarios de peritos y los diferentes trámites de la ley de enjuiciamiento civil en el proceso declarativo y en el de ejecución. Evidentemente siempre quedarán cosas el tintero, pero espero que hayan sido pocas y menores. 

A partir de este momento, todo lo demás queda ya a la opinión y a la crítica del lector.

Dejo el índice completo de la obra, que como verán se ha adaptado al maremágnum de reformas legales y pronunciamientos jurisprudenciales de los últimos años. 

Comentarios

  1. No sabía dónde decir esto.

    Me encanta el blog, pero sería realmente necesario una forma de navegar entre las diferentes categorías, para poder tener acceso al tema que se busca.

    Un widget con las etiquetas, por ejemplo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.

Entradas populares de este blog

El embargo de las cuentas bancarias en las que se ingresa el sueldo o pensión.

Uno de los supuestos más frecuentes en la práctica es el embargo de cuentas corrientes en las que se ingresa únicamente al ejecutado el sueldo o la pensión de la Seguridad Social, planteándose el problema de si estamos embargando el sueldo o por el contrario de si se trata de un saldo cualquiera más del ejecutado, «y dado que no existe una previsión legal de resolución del problema —en este sentido el Auto de la AP de Zaragoza de fecha 6 de octubre de 2003— “la solución al mismo será la de atender a la finalidad teleológica que inspiran aquellos supuestos de excepción al embargo, es decir, la protección de la subsistencia del ejecutado o su familia”, y en este examen, adquiere relevancia el tiempo al que corresponda la mensualidad ingresada en relación a la orden de retención de los saldos, y en relación a las cuantías mínimas a las que se refiere el art. 607 LEC» (Auto AP Lérida, Sección 2.ª, de 2 de septiembre de 2004, ROJ: AAP L 407/2004). 
 Y añade: En consecuencia debe prevalecer e…

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

Dice el artículo 454.bis 2. LEC que
 “El recurso de revisión deberá interponerse en el plazo de cinco días mediante escrito en el que deberá citarse la infracción en que la resolución hubiera incurrido. Cumplidos los anteriores requisitos, el Secretario judicial, mediante diligencia de ordenación, admitirá el recurso concediendo a las demás partes personadas un plazo común de cinco días para impugnarlo, si lo estiman conveniente. Si no se cumplieran los requisitos de admisibilidad del recurso, el Tribunal lo inadmitirá mediante providencia. Transcurrido el plazo para impugnación, hayanse presentado o no escritos, el Tribunal resolverá sin más trámites, mediante auto, en un plazo de cinco días. Contra las resoluciones sobre admisión o inadmisión no cabrá recurso alguno. Mandato que se completa con la exigencia delartículo 448.1 LEC y así, la resolución del Secretario Judicial deberá afectar desfavorablemente al recurrente. 
El artículo 454.bis 2 LEC no autoriza una corrección generalizada de…

El derecho de los ocupantes a permanecer en el inmueble.

Los arts. 661 y 675 LEC tratan de solventar el problema de la ocupación por terceras personas de los bienes inmuebles embargados o, hipotecados, quienes sin haber tenido noticia, ni intervención en el proceso de ejecución, deban hacer frente a la privación de la posesión, pese a ostentar un título que eventualmente pudiera subsistir después de la pérdida del dominio por el ejecutado. Ese conflicto entre los derechos del ejecutante y del ocupante fue resuelto por la doctrina tradicional en el sentido de que la ejecución purgaba no sólo el arrendamiento, sino cualquier situación posesoria, pero a raíz de diferentes pronunciamientos del Tribunal Constitucional con relación, en su mayor parte, al derogado procedimiento judicial sumario del art. 131 LH (por todas STC 6/1992 de 16 de enero, 21/1995 y 158/1997 de 2 de octubre), se llegó a la conclusión de que los órganos judiciales deberían examinar cada caso para apreciar, según las circunstancias, si la situación posesoria debía subsistir.…