14 junio 2017

De los consumidores, de un perrito piloto y de una buena mesa.


Allá por el lejano año del Señor del 2013, junio, escribí que con los Jueces se vivía mejor, o muchísimo mejor y previo reconocimiento de la patata que para quien redacta era la NOJ desde el primer borrador y que me presenté a Secretario Coordinador Provincial en el año 2005, ejerciendo desde ese año de Presidente de la comunidad de vecinos cuando me toca, concluí que con los Jueces al mando se vivía mejor porque siempre se sabía por dónde podía venir el golpe y quién podía dártelo. 

Pero como todo lo que es susceptible de empeorar, empeora, ni los Jueces – la mayoría- saben ahora cómo viven, ni nosotros, o sea, Letrados de la Administración de Justicia sabemos en qué esquina nos espera la siguiente sorpresa en la forma jurídica que prefieran y, menos cuando el pueblo español siempre prefiere un mal pleito, una mala sentencia y una horrible ejecución antes de llegar a ningún acuerdo. ¿Acuerdo?, ¿he escrito acuerdo? Disculpen. Hagamos difícil lo fácil y pónganse en situación. Letrado del Banco que reconoce lo debido por cláusula suelo más intereses y cuatrocientos de costas. Buen acuerdo. La Magistrado y quien suscribe nos miramos. Asunto zanjado. ¿Asunto zanjado? Sí, claro, el letrado del actor indica que no está de acuerdo con el importe de costas y que a poner sentencia. Le faltó decir como “Dios manda” y a proteger a los consumidores de los abusos. 

Así que para vivir mejor no basta ahora con que mande el Juez, que ya no manda, sino tener una buena mesa bajo la que esconderse y guardarse de reformistas conversos, inventores de programas informáticos y dos sesiones de formación; jerarquías de toda clase, suerte y condición y de los ciudadanos. Sí, de los “consumidores”, vocablo que ahora supera a la “democracia” como finalidad primera y única de la Administración de Justicia y, que ya va camino de alcanzar a la “tutela judicial efectiva”. 

Y hablando de consumidores, ¿han observado como los teclados se relamían de “os lo dijimos” por la entrada de demandas en los Juzgados bis? ¡Qué alegría, que alboroto, otro Juzgado colapsado! La rima era con el “perrito piloto”, pero mis nociones de poesía no llegan a mediodía. Hagamos imposible lo difícil y vuelvan a ponerse en situación. Letrado de Banco en juicio ordinario con rebeldía del contrario y 20% de intereses de demora. La Magistrado advierte de la circunstancia y de la posible abusividad y, el letrado indica que no tiene instrucciones y que a poner sentencia. Otro palote más en la estadística de sentencias. 

Con este panorama de sueldos bajos, jefes y de directores de todas las categorías y con el Ministerio de Economía y Hacienda y la Dirección General de Registros y del Notariado, que de procesal no anda sobrada, tratando de imponerme unas curiosas doctrinas tuteladoras de los derechos de “consumidores”, faltaría, ando buscando una buena mesa, amplia y resistente que me permita un estupendo escondite a salvo de derechos, ciudadanos, jerarquías y tutelas judiciales. Aunque tampoco tengo clara su ubicación porque en el piso de arriba han colocado el Juzgado Bis y desconozco si la estructura aguantará el peso de las miles de reclamaciones (también la tradicional demanda ha desaparecido del proceso) de los “consumidores”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.