11 mayo 2017

Buena fe procesal y los actos del último minuto (ATS, 26-4-2017)


Una de las situaciones que se reproducen a modo de plaga en cualquier órgano judicial es del acto del último minuto: en juicios señalados con meses de antelación se comienzan a pedir cosas cuarenta y ocho horas antes de la vista o, mejor aún, en el mismo día del juicio se suceden apuds actas, se personan partes, se reclaman presuntas nulidades y, se pregunta por la pericial que no aparece, pero que estaba, solo había que buscarla. Una especie de entente cordiale permite estas prácticas y hasta los desistimientos y los acuerdos del “déjenos un mínuto que estamos hablando”, ¿un mínuto?, pero ¿si se señaló el juicio hace siete meses? 

En estas se ha publicado el ATS, Sala 1ª de 26 de abril de 2017 (ROJ: ATS 3863/2017) que desestima un recurso de audiencia en justicia contra la decisión de la Sala de imponer a CAIXABANK, SA una multa de seis mil euros por haber conculcado las reglas de la buena fe procesal ya que esperó al día anterior al señalado para la deliberación y fallo del asunto para desistir del recurso, pese a tener conocimiento del citado señalamiento desde hacía más de un mes y haber interpuesto el recurso hacía más de dos años. 

La recurrente argumentó, en síntesis, que el motivo del desistimiento estaba justificado y motivado por el acuerdo alcanzado entre las partes, al que se había llegado tras una negociación prolongada en el tiempo; también se argumentó que la LEC permite desistir a las partes en cualquier momento procesal con anterioridad a la notificación de la sentencia, por lo que dicho desistimiento no podía considerarse un fraude procesal; por último, se alegó que la Sala había requerido a la recurrente para que identificase todos los recursos que tenía interpuestos con contenido similar, por lo que el esfuerzo, tiempo y dedicación de los magistrados no habrían sido baldíos pues servirían para la resolución de los quince recursos pendientes con idéntica cuestión jurídica. 

Dice la Sala que recurso planteado reproduce, básicamente, los argumentos del escrito de alegaciones que fueron ya tenidos en cuenta al resolver sobre la actuación del demandado que motivó la actuación correctora de la, con lo que no se aprecian razones de hecho ni de derecho para que la audiencia en justicia pueda ser acogida, al subsistir las causas que motivaron la imposición de la sanción acordada. Y previa remisión al auto recurrido resuelve que, en síntesis, se consideró injustificable que se hubiera esperado al día anterior al señalado para la deliberación, votación y fallo del recurso para presentar el escrito de desistimiento, porque no había obstáculo para haberlo presentado antes y porque, de ser cierto que el acuerdo no se alcanzó hasta ese momento (lo cual no ha quedado demostrado), se pudo advertir al tribunal con suficiente antelación de lo avanzado de las negociaciones, para que pudiera suspenderse al menos momentáneamente la deliberación, votación y fallo, y señalar otro recurso en sustitución del suspendido. Y termina diciendo:


TERCERO.- La alegación de que no existe fraude procesal es inane, porque la sanción no se impuso por la existencia de fraude procesal, sino por haber conculcado Caixabank las reglas de la buena fe procesal. 
Esta sala no cuestiona que los arts. 19, 20 y 22 LEC faculten a Caixabank para desistirse del recurso. Caso de que Caixabank no hubiera estado facultado para ello, la decisión de la sala hubiera sido la de no acceder a la solicitud de desistimiento. El ejercicio de los derechos conculcando las exigencias de la buena fe supone que, efectivamente, el sujeto está ejercitando un derecho que le concede el ordenamiento jurídico, pero las circunstancias concretas concurrentes hacen que, por su excepcionalidad, tal ejercicio sea jurídicamente reprochable porque se defraudan las legítimas expectativas que los interesados en la relación jurídica podían tener respecto de un ejercicio correcto del derecho.
Eso es lo acaecido en el presente caso, en el que, sin justificación, se ha esperado a la víspera del día señalado para la deliberación, votación y fallo del recurso para comunicar al tribunal el desistimiento del recurso. 
Por último, la existencia de otros recursos que se dicen similares (sin que se haya argumentado mínimamente el porqué de tal similitud) no es argumento que sirva para desvirtuar las circunstancias que determinan el comportamiento contrario a la buena fe de la recurrente. El señalamiento del recurso, mantenido hasta el último momento, ha impedido que pueda señalarse otro asunto con el correspondiente perjuicio para la recta administración de justicia. Como ya se indicó en el auto hoy recurrido, la actuación de la recurrente no supone únicamente una desconsideración hacia los miembros de este tribunal sino también un mal uso de los recursos públicos que redunda en perjuicio del resto de justiciables .

No nos preocupemos que en la primera instancia seguiremos suspendiendo lo suspensible azotados por los arts. 231 LEC y 24 CE, (menos cuando aparece el impulso de oficio del art. 179 LEC que de todo hay) o, mejor dicho, no hace falta articulado alguno: ¿un auto para la audiencia en justicia más la nulidad que vendría después, el recurso de queja en la Audiencia Provincial y la correspondiente, por trámite, en el Tribunal Superior de Justicia a cambio de un desistimiento? Evidentemente el desistimiento y hasta del último segundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.