Ir al contenido principal

Implantando Geranios en la Justicia de la Comunidad Valenciana


Siempre que uno dedica unas líneas, siquiera sea un miserable párrafo, a lo de la Administración de la Administración de Justicia del Tribunal Constitucional, alguien se mosquea o, se enfada, o quien sabe, porque de reconocimiento facial no ando sobrado y bien por babor o por estribor, según el colorín gobernante, me sorprende algún reproche lo que a sensu contrario implica, que las posibilidades de acceder a un mando en plaza disminuyen en la misma proporción. 

El problema es que hoy han coincidido en el tiempo, la publicación en el BOE de del Acuerdo de 21 de diciembre de 2016, de la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial, por el que se publica el Acuerdo de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, relativo al informe sobre la utilización del fax como vía de recepción de escritos procesales, para que se adopten las medidas que se consideren oportunas en consonancia con la normativa vigente, en el que se lee que abogados, procuradores y graduados sociales no podrán enviar por fax a partir del 1 de enero de 2017 escritos en relación con asuntos en trámite en el Tribunal Supremo y el informe del Comité Técnico Estatal de la Administración Judicial Electrónica (o sea CTEAJE) sobre la Comunidad Valenciana del mes de diciembre de 2016


Observen, por favor, las columnas de “estrategia de implantación” y de “situación de implantanción”.


 
Se preguntarán: ¿y los geranios?,¿dónde están los geranios? o, dicho de otra forma ¿qué se ha implantado en la Justicia de la Comunidad Valenciana en los últimos veinte años? Ni idea, estimados lectores, aunque es algo que debiera preocuparnos teniendo en cuenta que ni una sola de las CCEE (comunicaciones electrónicas) funciona al margen de LEXNET y que de las fechas previstas guárdense como si les persiguiera una tormenta, porque si mala ha sido la inexistente gestión, peor puede ser la que se rija por el principio de la entrada de un elefante en cualquier cacharrería ajena. 

No es problema de medios, poner ladrillos para hacer edificios sabemos todos y, montar unidades judiciales (sic) al lado de cada parada de autobús para los que los operadores jurídicos (sic) puedan desplazarse a su (sic) juzgado (sic) sin tener que coger el coche o la moto, requieren un nulo esfuerzo intelectual. Cuestiones distintas son que esas medidas mejoren la Administración de Justicia y que los edificios y las unidades judiciales (sic) precisen el mismo mantenimiento y gasto que los geranios y sus injertos y, en este punto nos estampamos contra la famosa gestión o, mejor dicho contra su inexistencia. 

Inexistencia que debería implicar responsabilidad, al menos en Islandia y Dinamarca, pero claro esto es España y, como todos sabemos nuestro problema es que no se invierte lo suficiente en educación. No estarían esperando que identificara a los responsables de la situación ¿verdad? 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El embargo de las cuentas bancarias en las que se ingresa el sueldo o pensión.

Uno de los supuestos más frecuentes en la práctica es el embargo de cuentas corrientes en las que se ingresa únicamente al ejecutado el sueldo o la pensión de la Seguridad Social, planteándose el problema de si estamos embargando el sueldo o por el contrario de si se trata de un saldo cualquiera más del ejecutado, «y dado que no existe una previsión legal de resolución del problema —en este sentido el Auto de la AP de Zaragoza de fecha 6 de octubre de 2003— “la solución al mismo será la de atender a la finalidad teleológica que inspiran aquellos supuestos de excepción al embargo, es decir, la protección de la subsistencia del ejecutado o su familia”, y en este examen, adquiere relevancia el tiempo al que corresponda la mensualidad ingresada en relación a la orden de retención de los saldos, y en relación a las cuantías mínimas a las que se refiere el art. 607 LEC» (Auto AP Lérida, Sección 2.ª, de 2 de septiembre de 2004, ROJ: AAP L 407/2004). 
 Y añade: En consecuencia debe prevalecer e…

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

Dice el artículo 454.bis 2. LEC que
 “El recurso de revisión deberá interponerse en el plazo de cinco días mediante escrito en el que deberá citarse la infracción en que la resolución hubiera incurrido. Cumplidos los anteriores requisitos, el Secretario judicial, mediante diligencia de ordenación, admitirá el recurso concediendo a las demás partes personadas un plazo común de cinco días para impugnarlo, si lo estiman conveniente. Si no se cumplieran los requisitos de admisibilidad del recurso, el Tribunal lo inadmitirá mediante providencia. Transcurrido el plazo para impugnación, hayanse presentado o no escritos, el Tribunal resolverá sin más trámites, mediante auto, en un plazo de cinco días. Contra las resoluciones sobre admisión o inadmisión no cabrá recurso alguno. Mandato que se completa con la exigencia delartículo 448.1 LEC y así, la resolución del Secretario Judicial deberá afectar desfavorablemente al recurrente. 
El artículo 454.bis 2 LEC no autoriza una corrección generalizada de…

El derecho de los ocupantes a permanecer en el inmueble.

Los arts. 661 y 675 LEC tratan de solventar el problema de la ocupación por terceras personas de los bienes inmuebles embargados o, hipotecados, quienes sin haber tenido noticia, ni intervención en el proceso de ejecución, deban hacer frente a la privación de la posesión, pese a ostentar un título que eventualmente pudiera subsistir después de la pérdida del dominio por el ejecutado. Ese conflicto entre los derechos del ejecutante y del ocupante fue resuelto por la doctrina tradicional en el sentido de que la ejecución purgaba no sólo el arrendamiento, sino cualquier situación posesoria, pero a raíz de diferentes pronunciamientos del Tribunal Constitucional con relación, en su mayor parte, al derogado procedimiento judicial sumario del art. 131 LH (por todas STC 6/1992 de 16 de enero, 21/1995 y 158/1997 de 2 de octubre), se llegó a la conclusión de que los órganos judiciales deberían examinar cada caso para apreciar, según las circunstancias, si la situación posesoria debía subsistir.…