Aterriza como puedas, rafikea lo que debas y nunca bebas alcohol de garrafón.


A D. Antonio José Salto Díaz, D. Francisco José Martínez Gómez, de la Primera Instancia de Málaga, D. Enrique Díaz Revorio del Mercantil de Palma de Mallorca y a los compañeros de la 41ª promoción turno libre del Cuerpo de LAJS. 


Hace tres años en una de esas venidas para arriba que de vez en cuando padece el arriba firmante, escribí que ignoraba lo que hacían en Madrid con los que aprobaban la oposición de Secretarios Judiciales, salvo indicarles que eran el músculo biafreño de la nueva oficina judicial, así que cuando llegaran a sus primeros destinos se encontrarían con que la realidad superaba claramente a la ficción; que tenía su aquel eso de ser un músculo con post-it que no pegan y que la estadística judicial se hacía (y se hace) a palotes. 

Y afirmó escribí porque la semana pasada tuve la suerte de ir como profesor de la 41ª promoción turno libre y por tanto de los últimos compañeros que han superado la oposición. Suerte que se refiere únicamente al hecho de haber podido compartir unas horas con el resto de los compañeros que integraban el equipo de profesores (los “Farnesios”) y con los alumnos de la escuela, aunque nos dejáramos en el intento cuatro tubos de Lizipaina y, un spray milagroso que utilizaron Antonio Salto y Francisco J. Martínez, los dos compañeros de Instancia de Málaga y que les permitió llegar hasta el viernes con algo de voz. 

Comencé mi ponencia del lunes con una imagen de Asterix y Obelix en Hispania y con los famosos principios generales de la práctica (ya saben, con lo de “siempre se ha hecho así” o “solo se hace en este Juzgado”, etc) porque ya me dirán como se suelta en dos horas un resumen de la ejecución hipotecaria sin que alguno se duerma, se lance por la ventana o, peor aún, sin que sufra un irresistible impulso de agredir al ponente (a mí) y, más teniendo en cuenta lo entretenido que está el asunto con cuestiones perjudiciales (sic) saltando los Pirineos y, tirando de lupa para detectar en el clausulado de la hipoteca cualquier presunta abusividad para aplastarla cual cucaracha rebelde. 

Llegamos al viernes algo cansados (qué narices, quien redacta muy cansado) pero aún a riesgo de volver a ponerme cursi con doctorado, cuándo nos cruzábamos en el pasillo con los compañeros nos pareció que la cosa había ido bien o, muy bien. Procesal no sé si han aprendido y si quieren que les diga la verdad tampoco era nuestra finalidad; se trataba de darles una pinceladas (no aseguro que fueran las correctas o, las más afortunadas) de lo que se van a encontrar en sus despachos. 

Les queda todavía lejos el tiempo de percatarse que en un Juzgado el famosísimo LAJ y la Señora de la Limpieza pueden compartir funciones y categoría profesional y, que las mesas de las Consejerías de las Justicias plurales y de las Gerencias territoriales del Ministerio de Justicia, están llenas de matasuegras con el nombre y apellidos de cada Juez y de cada LAJ destinado en los respectivos territorios. Es más barato que mandar un fax. 

Pero mientras eso sucede, el novato escucha frases o vocablos (más lo primero que lo segundo) que sorprenden porque el significado judicial, procesal, jurisdiccional u orgánico (listado que acoge todas las sensibilidades de la doctrina y de la universidad) nada tiene ver con el real. 

Veamos los casos más frecuentes. 

Seré breve”. Pronunciadas en una Sala de Justicia significan que el Abogado en su informe jurídico repetirá tres o cuatro veces el contenido de la demanda o de la reconvención y no valorará la prueba (la suele traer valorada de casa) y, es lo contrario a “conclusiones a definitivas”, que no tiene tradición en el orden civil porque en éste, un buen porcentaje de los informes de los letrados “son breves”. Espero que solo lo sean en las Salas de Justicia, porque hay experiencias vitales que se llevan mal con la brevedad. 

Solo me pasa en este Juzgado”. Aunque en el Partido Judicial solo haya un Juzgado no faltará un profesional que acuda al mostrador con dicha manifestación y solo en ese caso tendrá razón. En los demás, cuando haya dos o más Juzgados, no se molesten en buscar explicaciones o en darlas y, hasta que el art. 24 CE no acoja en un estupendo seno la prohibición de la indefensión en su modalidad de “admita usted todo lo que le presenten”, apliquen la ley. 

 “Siempre se ha hecho así”. Si esto se oye en la oficina significa que el LAJ anterior cayó en gracia y todo lo que hizo estuvo bien; a sensu contrario, todo lo que hace el novato estará mal, sin más. El problema será tremendo si además el susodicho cesante tuvo buena fama entre los profesionales del foro; en tal supuesto lo mejor será acudir al otorrino a por unas buenas gotas para evitar el pitido de oídos y paciencia, mucha paciencia, toda la paciencia del mundo. 

Usted me causa indefensión”. Dejando al margen que no conozco ningún caso documentado de LAJ novato que vaya a trabajar con un kimono de jiu jitsu, nunca he logrado distinguir la indefensión personal y la procesal y si ambas encuentran acomodo en el art. 24 CE. Sigan ignorantes y, por si acaso, no le pregunten al Tribunal Constitucional. 

Quiero ver al Secretario Judicial”. Que nos vean, pero con cita previa y con alguien delante. Lo de la cita es una cuestión de educación procesal (ya saben, lo de las dos partes y todo eso); lo de que alguien esté delante es porque no es que no se deban fiar, es que no deben fiarse de nadie. Aprenderán esto cuando lean en algún escrito que hablaron con el LAJ y que les dijo esto y lo otro. Hace muchos años no pasaba nunca, pero de un tiempo a esta parte la cosa ha cambiado y, la primera vez que sucede hace una gracia que no les cuento. 

Le llaman de la Dirección de Justicia”. Tenga en cuenta que esa llamada solo se produce porque el anterior titular o sustituto estuvo dando la paliza con algún asunto sobre personal. Si lo ignora, conteste con monosílabos o, entérese bien del motivo de la llamada y si lo conoce, no pierda los nervios, es muy probable que le cuenten una realidad virtual. Les pagan para eso.

 “No aparece el proceso que pide”. Sino aparece no griten un abandono del buque, con las mujeres y los niños primero, ni pidan un listado de todos los asuntos que debería llevar el Juzgado. Nadie lo sabe. Decía una Secretaría Autonómica hace años que al siguiente del discurso (2009) tendríamos el expediente digital y tardé otro año en coger la indirecta: digital, relativo a los dedos y, por ende, a las grapas y a las cartulinas. Y con dedos, grapas y cartones sería un milagro que no se perdiera nada así que si se pierde, se reconstruye y a otra cosa. 

Y última cosa. OLVIDÉNSE DEL PREPARADOR. El preparador está para lo que está y no dará para más y tampoco le importara – después de aprobar- cómo redacta su diligencia de ordenación o si en decreto hay que condenar a las costas. Eso hay que traerlo sabido de casa y si no se sabe, nos ponemos un casco, lo lustramos, escogemos la primera pared a mano y nos enfrentamos a la realidad o, a dejarnos un par de neuronas. 

Hay que llamar al preparador para lo imprescindible y a ser posible a las once de la noche para que no se olviden de ustedes. Se preguntaran qué es lo imprescindible y les pongo algunos verbigracia: ¿Qué hago si un sindicalista vocea en horas de audiencia?, ¿qué ocurre si la Dirección General de Justicia me engaña fuera de las horas de audiencia?, ¿por qué no tengo sitio para aparcar si se han tirado dos años haciéndome creer que con un chasquido de dedos aparecería un hueco en la puerta del Juzgado? 

Total que después de haber tomado posesión y de haber tenido dos o tres enfrentamientos (no hace falta buscarlos, te huelen y más cuando quieres cambiar el método de trabajo), se tiene la peligrosa sensación que el LAJ tiene que hacer todo lo que los demás no quieren y que el Juez, se queda con el penal, calificando atestados y con la dación de cuenta, por si las moscas. Y eso hay que arreglarlo desde el primer minuto del partido, porque la pelea de egos de Juez y de LAJ le viene bien a todo el mundo, menos a los Jueces y a los LAJES afectados, afectadas o a las parejas mixtas. 

Nadie dice que se vayan de copas, ni que se acuesten, aunque el amor tiene unos caminos ignotos y tampoco opino de los casos imposibles – que los hay-; solo afirmo lo evidente: cuatro ojos ven más que dos y dos cerebros trabajan mejor que uno. Ahora, que quieren llevarse mal, porque en Barcelona les dijeron que los LAJES tenemos cuernos y rabo – cuidado con las interpretaciones literales- o que los Jueces trabajan en el Olimpo y se van y vienen cuando quieren, porque el corporativismo les hizo así, muy bien, llévense a matar y cuando estén bien peleados observaran que su trabajo se duplica y suceden otras cosas más desagradables, pero no les daré más pistas. 

Así que aterricen como puedan, rafikeen lo que deban y nunca beban alcohol de garrafón y como os dije el viernes, muchas gracias a todos por la atención prestada y fue un verdadero placer.

Comentarios

  1. FANTASTICO...como siempre

    ResponderEliminar
  2. Francisco José Martínez4 de octubre de 2016, 22:23

    Grande!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el empeño que pusisteis para que lleguemos a nuestro primer destino con algo de luz, por todo lo que nos habéis enseñado y por los buenos ratos "extraescolares". Excelentes profesionales, excelentes profesores, pero sobre todo excelentes compañeros. Un saludo. M.José

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias M. José por tus palabras. Esa idea llevábamos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Total, que de procesal ni gota...

    Muchas gracias querido amigo y muchas gracias a los chavales de la 41. Yo sí he aprendido mucho estas semanas con vosotros.

    ResponderEliminar
  6. Total, que de procesal ni gota...

    Muchas gracias querido amigo y muchas gracias a los chavales de la 41. Yo sí he aprendido mucho estas semanas con vosotros.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.