Luces y sombras del nuevo juicio verbal


La Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil afecta al proceso monitorio y contiene una profunda reforma del juicio verbal y si bien el primero, gracias a los sucesivos pronunciamientos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, precisaba algún retoque, el repaso que se ha perpetrado contra el segundo (el juicio verbal) carece de justificación. 

El reproche fundamental que se hacía al juicio verbal se centraba en la indefensión de la parte actora, pues la contestación de la demanda, la proposición de la prueba y su práctica se producían en el acto de la vista con lo que, en teoría (solo en teoría), la primera noticia que el demandante tenía de los motivos de oposición se producía en ese acto, obligándole a anticipar en la demanda una posible contestación al fondo del asunto. Digo en teoría, porque cualquier crítica en globo deberá luego analizarse en cada proceso y salvo las famosas periciales del art. 265.4 LEC, que la demandada aportaba en el acto del juicio (no había tenido tiempo de hacerlo durante los meses previos al juicio) que podían colocar al demandante en una posición muy difícil, extraordinario era el caso de una sorpresa procesal para el demandante. 

¿Qué es lo que ha pretendido el Legislador con la reforma de octubre de 2015? Si les soy sincero lo ignoro, porque no solo se ha llevado por delante la famosa oralidad del Legislador del año 2000, sino que ha transformado el juicio verbal en un “ordinario de andar por casa” cuya necesidad anda pendiente de explicación. 

Veamos las novedades: 

Abogado y Procurador.

1. Exigencia de abogado y procurador en todos los juicios verbales por materia (arts. 23.2.1 y 31.2.1 LEC). El límite de los 2.000,00€ no valdrá de nada en los verbales del art. 250.1 LEC.

Demanda.

2. Exigencia de demanda en forma ordinaria, salvo cuando no se actúe con abogado y procurador, en el que podrá formularse una demanda sucinta, “concretando los hechos fundamentales en que se basa la petición” (art. 437 LEC). En los dos casos hablamos de lo mismo, por lo que será aconsejable irse a la forma ordinaria y en cuanto a los impresos normalizados del art. 438 LEC, seguimos esperando los del monitorio.

Contestación.

3. La demanda se contestará en el plazo improrrogable de diez días desde el emplazamiento y se hará en la forma prevista para el juicio ordinario (art. 438.1 LEC, que se remite al art. 404 LEC). Regla general que encuentra su excepción en la conocida suspensión del juicio ordinario por la petición de asistencia jurídica gratuita. En esta contestación se impugnará la cuantía o la inadecuación del procedimiento (art. 255.3 LEC) y habrá que tener cuidado con la declinatoria, porque debería plantearse en los diez primeros días para contestar a la demanda y ocioso es decirlo pero la coincidencia de los dos plazos implica que si se interpone el último día y se desestimara, continuará el proceso. 


Vista

4. El actor pedirá la vista en los tres días siguientes al traslado del escrito de contestación (sin que sea necesario que lo haga en la demanda) y el demandado en el escrito de contestación a la misma. 

El traslado al actor del art. 438.4 LEC no debería suscitar problemas y dejando al margen hipótesis de laboratorio, debería esperarse a que el Juzgado se pronunciara sobre la contestación a la demanda (incluida la subsanación de posibles defectos) ya que la ley no prevé el dictado de dos resoluciones: la que fije el señalamiento y la que se pronuncie, si procede, sobre algún particular de contestación. 

Si ninguna de las partes solicita vista y el tribunal no considerase procedente su celebración, se dictará sentencia sin más trámites (art. 438.3 LEC); empero si la demandada renunciara a la vista y la actora nada dijera en el plazo legal, sería el Juzgador el que decidirá sobre la celebración. 

Otro tanto sucederá con el supuesto de la rebeldía del demandado. La ley no dice nada y singular será la demanda que no incluya como coletilla la petición de la vista, con lo que terminará decidiendo el órgano judicial sin necesidad de ningún traslado. Importa destacar que si el demandado no compareciere en el plazo otorgado será declarado en rebeldía (art. 496 LEC), lo que supone que aunque el rebelde acuda a la vista no podrá hacer alegaciones, contestar, ni podrá proponer prueba. 

Dicho esto dos serían los interrogantes a solventar: 

a) Cuando el Juez entienda que la cuestión a resolver es estrictamente jurídica y no haya hechos controvertidos, dictará sentencia sin necesidad de vista (ex art. 438.4 LEC) sin que esa decisión esté condicionada por la petición o renuncia de las partes. Y ¿cuando se enterara si hay hechos controvertidos si en teoría todo lo tramita el Letrado de la Administración de Justicia?

b) Cuando solo haya prueba documental y no sea necesaria ninguna otra actuación podrá aplicarse, por remisión, lo dispuesto en el art. 429.8 LEC El problema en este caso lo encontraremos en que en el juicio verbal la prueba se propone y practica en la vista (art. 443 LEC), pero ello tampoco impediría que en la providencia que se dictara con esa finalidad hubiera un pronunciamiento sobre la misma y más cuando solo se propusiera la repetida documental. 

Por último, en cualquier momento posterior, previo a la celebración de la vista, cualquiera de las partes podrá apartarse de su solicitud por considerar que la discrepancia afecta a cuestión o cuestiones meramente jurídicas. En tal caso, se oirá a la otra parte y resolverá el Tribunal y, si no considera necesaria la vista, quedará visto para sentencia. Obsérvese que la renuncia se condiciona a que la discrepancia afecte a una cuestión meramente jurídica por lo que fuera de ese supuesto no sería posible un apartamiento de la solicitud. 

Documental y pericial.

5. La actora aportará junto con la demanda, los documentos de los arts. 264 y 265 LEC y los especiales que corresponda por la acción ejercitada. Podrá aportar en la vista los documentos, dictámenes e informes relativos al fondo del asunto que se hayan puesto de manifiesto a consecuencia de las alegaciones efectuadas por el demandado en la contestación (art. 265.3 LEC). 

La parte demandada deberá aportar toda la documental con la contestación (arts. 264 y 265 LEC) y ambas partes podrán aportar documentos relativos a hechos nuevos en aplicación del art. 286 LEC. Ahora bien, si no se presentaran los documentos de los arts. 266 y 439 LEC se inadmitirá la demanda (vide. arts. 269.2 y 439 LEC) mientras que en los demás casos: (i) la falta de presentación de documentos de fondo sería insubsanable y (ii) la omisión de los documentos procesales sería subsanable. 

6. En cuanto a la pericial, la actora deberá aportar el dictamen de perito junto con la demanda (art. 336.1 LEC) o pedir la pericia judicial (art. 339.2 LEC) aunque si tiene reconocida la justicia gratuita bastará con su anuncio. También podrá aportar los dictámenes cuya necesidad o utilidad venga suscitada por la contestación a la demanda (art. 338.2 LEC), pero siempre que tenga que ver con hechos nuevos introducidos por la demandada. 

La demandada aportará la pericial con la contestación (art. 336.1 LEC), lo que ha moderado la inclinación del péndulo ya que antes podía hacerlo en el acto de la vista y, ahora solo dispondrá del plazo de diez días. También podrá anunciarlo en el caso de justicia gratuita, y el art. 336.4 LEC permite otro anuncio, en el que bastará con la alegación de que no lo pudo pedir y obtener dentro del plazo de contestación. Igualmente, podrá pedir un perito judicial (art. 339.2 LEC). 

Si hasta ahora solo cabía protesta frente a las decisiones del Juez sobre admisión o inadmisión de prueba, en el futuro cabrá primero reposición y luego protesta (art. 446 LEC).  
Reconvención.

7. No se admitirá reconvención en los juicios verbales que, según la ley, deban finalizar por sentencia sin efectos de cosa juzgada. En los demás juicios verbales se admitirá siempre que no determine la improcedencia del juicio verbal y exista conexión entre las pretensiones de la reconvención y las que sean objeto de la demanda principal. Admitida la reconvención se regirá por las normas previstas en el juicio ordinario, salvo el plazo para su contestación que será de diez días. 

Como no podía ser de otra forma la Ley de Enjuiciamiento Civil nada aclara sobre la conexidad, limitándose a exigir que exista una conexión entre pretensiones, pero sí que reproduce la reconvención del juicio ordinario (art. 438.2 LEC relación con los arts. 406 y 407 LEC) y advierta el lector que esa remisión comprende la posibilidad que la reconvención pueda dirigirse también contra sujetos no demandantes, siempre que puedan considerarse litisconsortes voluntarios o necesarios del actor reconvenido por su relación con el objeto de la demanda reconvencional (art. 407.1 LEC). Esto es, que exista la famosa conexidad. 

La reconvención se hará por escrito, en forma de demanda y a continuación de la contestación (art. 406.3 LEC). 

La vista.

8. Si el demandante no asistiese a la vista, y el demandado no alegare interés legítimo en la continuación del proceso para que se dicte sentencia sobre el fondo, se tendrá en el acto por desistido a aquél de la demanda, se le impondrán las costas causadas y se le condenará a indemnizar al demandado comparecido, si éste lo solicitare y acreditare los daños y perjuicios sufridos. ¿A qué daños y perjuicios se refiere el mandato? 

Si no compareciere el demandado, se procederá a la celebración del juicio (art. 442 LEC). 

La vista se abrirá con la posibilidad de acuerdo de las partes o una posible suspensión para someter el asunto a mediación (sic) y si las partes no hubiesen llegado a un acuerdo o no se mostrasen dispuestas a concluirlo de inmediato, el tribunal resolverá sobre las circunstancias que puedan impedir la válida prosecución y término del proceso. 

Las cuestiones procesales a que se alude el art. 443 LEC se referirán a la indebida acumulación y a los presupuestos procesales del art. 416 LEC: falta de capacidad de los litigantes o de representación; cosa juzgada o litispendencia; falta de litisconsorcio; inadecuación del procedimiento y defecto legal en el modo de proponer la demanda. No podrá alegarse la falta de jurisdicción o competencia, que sería objeto de declinatoria (art. 64 LEC). 

No creo que la remisión al juicio ordinario comprenda al plazo del art. 417 LEC, que está previsto para la audiencia previa y más cuando la excepción se habrá tenido que formular en la contestación a la demanda. Cuestión distinta y perfectamente admisible, sería la suspensión para depurar algún defecto procesal o para constituir correctamente la relación procesal. Si se estimare una excepción procesal que impidiera continuar el juicio cabría recurso de apelación. 

¿Cabrían alegaciones complementarias? El art. 443.3 LEC prevé que se dará la palabra a las partes para realizar aclaraciones y fijar los hechos sobre los que exista contradicción, aunque no se haga mención a los posibles complementos que quizá podrían admitirse por la remisión al art. 426.3 LEC. 

Por último, la modificación del art. 447.1 LEC supone que pueda haber conclusiones orales en todos los verbales, aunque no serán obligatorias.

Comentarios

  1. Buenas tardes, excelente artículo que me ayuda con algunas dudas que tenía al respecto. Quería hacerte una pregunta, ¿cómo entiendes que se va a desarrollar el procedimiento cambiario?, que se rige en su celebración como el verbal, ¿crees que una vez presentada demanda de oposición, el demandante cambiario tendrá que contestarla por escrito?, gracias, saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En teoría todo habría que contestarlo por escrito ya que no hay ninguna excepción y, ello incluiría al cambiario. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. No podría estar mas de acuerdo con la exposición y valoración. Han conseguido con la reforma del J.Verbal hacer mas lenta la "Justicia", que las oficinas estén más empantanadas: BRAVO.
    Trinidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, pero me da que con los años nos estamos acostumbrando a todo.

      Eliminar
  3. Buenas tardes. A ver si podría solucionarme un par de dudas surgidas respecto a la reforma, con referencia la demanda.
    Por un lado, he entendido que al solicitar el verbal no se debe anunciar prueba con la interposición de la demanda, ¿Me equivoco?
    Por otro lado, ¿es necesaria una relación de documentos anexos en la misma?

    Muchas gracias por el post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no se deba, no significa que no se pueda. Estamos ante un mini ordinario y, en teoría, bajo las mismas reglas del juego salvo la inexistencia de audiencia previa y por eso nada se pierde indicando la prueba con la demanda.
      De los documentos nada dice la ley.
      Gracias.

      Eliminar
  4. Información muy útil y que nos ayuda a mejorar Alberto, gracias por compartir tus conocimientos con los demás porque nos son de mucha ayuda, enhorabuena por el blog

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.