12 octubre 2015

Atentos a las curvas en la Ley 42/2015: el juicio ordinario y su mini yo (i).



Quince años ha tardado el Legislador en llevarse por delante los dos famosos principios que inspiraron la reforma procesal civil del año 2000: el de la oralidad (no escribamos, presenciemos) y el de la inmediación (salgan los Jueces de sus despachos aunque, en ocasiones, no se sepa para qué) y no solo remata el primero y condiciona el segundo, sino que parece haberlo hecho con ganas, con lo que lógico es presumir que la presión de determinados colectivos (algunos profesionales) ha encontrado una cálida respuesta en el Legislativo. 

El comentario que precede viene a cuento por la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, que introduce toda clase de obligación tecnológica, pero que pisa a fondo el pedal del freno en la tramitación del proceso. 

En este primer apunte advierto, entre otras novedades, las siguientes: 

1) Desaparece la fijación de cuantía como criterio único para la intervención de abogado y procurador y aparece también el de la materia (art. 23 LEC) 

2) En el ordinario mayor se exige aportar minuta de prueba que primero se leerá (art. 429.1 LEC). 

3) El verbal se transforma en un juicio ordinario enano (arts. 437 y 438 LEC) sin audiencia previa, pero en el que podrá prescindirse de la vista (art. 438.4 LEC) y de las famosas conclusiones (art. 447 LEC). 

Ya les informo de los asuntos en los que no habrá vista y conclusiones: ninguno. A cambio nos podían haber evitado la audiencia previa del ordinario mayor, pero parece ser que el derecho a la tutela judicial efectiva no puede sobrevivir sin tan interesante acto, en el que habitualmente los únicos titulares somos la Magistrado y el LAJ que suscribe. 

4) El monitorio debe sobrevivir a un doble examen escrito: a) el de principio de curso (art. 815.4 LEC) y b) el de la recuperación (Disposición Transitoria Segunda) así como a la celeridad posterior del ordinario enano para el caso de oposición (art. 818.2 LEC). 

5) Desaparecen también las inexistentes costas de las juras de cuentas (arts. 34 y 35 LEC) pero a cambio el IVA no computa para fijar el límite del tercio del art. 394 LEC (art. 243 LEC)

2 comentarios:

  1. Estimado Sr. Santos: discrepo esta vez de su comentario sobre que la reforma se lleva por delante la oralidad. criticar ese aspecto me lleva más a pensar que, procesalmente, hay diferencias entre ver las cosas "de ese lado" y "de este lado". Por mi parte más bien diría que se lleva por delante la inseguridad jurídica del demandante que, a la vista del verbal que teníamos, no sabía si acudir con todos los códigos habidos y por haber, con todas las (posibles e imposibles) excepciones repasadas, con el camión de las pruebas, incluyendo perito,...o le bastaba simplemente con la documental.
    Oralidad hay, que para eso hay vista (lejanos ya aquellos menores cuantía, cognición y similares en los cuales la oralidad sí que era un chiste...). Básicamente, y se lo dirá cualquie leetrado al que le toque ir de demandante, dejamos de privilegiar al demandado con su "contestaciòn - sorpresa" y ya, de una vez, hemos visto la luz en el sentido de evitar que la gente normal (léase los que no viven de esto), puedan no perder la mañana por un pleito verbal en el que, finalmente y a la vista d e la contestación, SSª , con cara de no haberlo podido evitar, les indica que "se pueden ir porque su intervención no es necesaria a tenor de esa contestación" (y uno piensa, ¿y eso no lo podían haber avisado antes?). Pues bueno, ahora parece que con la reforma se acabó. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La oralidad fue uno de los mantras del Legislador del año 2000 y que vendió como el último descubrimiento de Occidente ( y lo se porque tuve el (dis)gusto de asistir como ponente y alumno a uno de los cursos de la LEC en aquellos años) . Como siempre repito escribo desde la óptica de "mi juzgado y de mi Juez" y como sigo entrando en Sala (¡¡para algo me gasté una pasta en tela, escudo y puñetas!!) entiendo que el verbal ya había logrado su propósito y los profesionales se habían acostumbrado al debate en el acto. No niego perjuicios, artimañas o resoluciones inesperadas, pero creo que podían haberse evitado de otra forma. Un saludo.

      Eliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.