24 septiembre 2015

Atentos a la jugada: se acabó el monitorio


Llegamos tarde al monitorio y hemos salido del proceso con la celeridad propia del converso que una mañana se levantó y dedicándose a la defensa del consumidor, entendió que la seguridad jurídica no tiene límites, lo que contradice la definición de seguridad, pero mientras sea jurídica parece servir la interpretación que se tercie. 

Y como esto es España el péndulo se ha ido contra la pared de enfrente y la ahora famosa cuestión prejudicial, cuya existencia pasaba desapercibida es ahora una especie de llamada de auxilio o, mejor dicho, de primer recurso en cualquier proceso que se precie. Las interpretaciones libres (o sería mejor decir, liberadas) y las cuestiones prejudiciales que se han superado por la derecha, la izquierda y el centro hasta que han logrado transformar el monitorio en una cosa extraña que recibe el golpe de gracia en una modificación legislativa aprobada en el Congreso y, pendiente de publicación en el BOE. 

Se añade un nuevo apartado 4 al artículo 815, que queda redactado del siguiente modo:


4. Si la reclamación de la deuda se fundara en un contrato entre un empresario o profesional y un consumidor o usuario, el secretario judicial, previamente a efectuar el requerimiento, dará cuenta al juez para que pueda apreciar el posible carácter abusivo de cualquier cláusula que constituya el fundamento de la petición o que hubiese determinado la cantidad exigible. 
El Juez examinará de oficio si alguna de las cláusulas que constituye el fundamento de la petición o que hubiese determinado la cantidad exigible puede ser calificada como abusiva. 
Cuando apreciare que alguna cláusula puede ser calificada como tal, dará audiencia por cinco días a las partes. Oídas éstas, resolverá lo procedente mediante auto dentro de los cinco días siguientes. Para dicho trámite no será preceptiva la intervención de abogado ni de procurador. De estimar el carácter abusivo de alguna de las cláusulas contractuales, el auto que se dicte determinará las consecuencias de tal consideración acordando, bien la improcedencia de la pretensión, bien la continuación del procedimiento sin aplicación de las consideradas abusivas. 
Si el tribunal no estimase la existencia de cláusulas abusivas, lo declarará así y el secretario judicial procederá a requerir al deudor en los términos previstos en el apartado 1. 
El auto que se dicte será directamente apelable en todo caso.

Dejo una primera duda y tres estupendos escenarios: 

Interpretación literal de la reforma procesal. (i) Diligencia de ordenación apreciando defectos, (ii) diligencia de dación de cuenta (sic) advirtiendo de la abusividad, (iii) providencia de audiencia y (iv) auto declarando abusividad. 

Interpretación apocalíptica. Todo lo anterior y además el Juez, una mañana decide tirar de armario y revisar de oficio el monitorio que ya dacionó de cuenta el LAJ (antes Secretario Judicial) y junto al último Decreto (v) aparecería otro auto (vi) 

Interpretación lógica. El LAJ (antes Secretario Judicial) habla con el Magistrado y meten una providencia con todo lo requerible y lo abusable y después el auto. Dos resoluciones y dos notificaciones. 

Pero lo mejor está en la Transitoria Segunda


Procesos monitorios y ejecución de laudos arbitrales. 
1. Las modificaciones del artículo 815 y del apartado 1 del 552, último párrafo, serán de aplicación a los procesos monitorios y de ejecución que se inicien tras la entrada en vigor de esta Ley. 
2. Los procedimientos monitorios que se encuentren en tramitación a la entrada en vigor de esta Ley serán suspendidos por el secretario judicial cuando la petición inicial se fundamente en un contrato entre un empresario o profesional y un consumidor o usuario. En este caso, dará inmediatamente cuenta al juez quien, si apreciase que alguna de las cláusulas que constituye el fundamento de la petición o que hubiese determinado la cantidad exigible puede ser calificada como abusiva, dará audiencia por cinco días a las partes y resolverá lo procedente mediante auto dentro de los cinco días siguientes. Si el juez no estimase la existencia de cláusulas abusivas, lo declarará así, procediendo el secretario judicial a alzar la suspensión acordada y a ordenar la continuación del procedimiento. 
3. Si se tratare de ejecuciones de laudos arbitrales que se fundamenten en un contrato entre un empresario o profesional y un consumidor o usuario, que no estuvieran archivadas definitivamente, se seguirá el procedimiento descrito en el apartado anterior a fin de apreciar si alguna de sus cláusulas pudiera ser calificada de abusiva.

Y ahora dejo en el aire una segunda duda ¿cómo aprecia esa abusividad en las miles de cesiones de créditos con las que se inician los monitorios, que según postura mayoritaria se acredita con un folio notarial que contiene un número y la referencia a un CD/DVD?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.