Ir al contenido principal

No termino ver las bondades de la cuenta desacoplada.


Define el diccionario de la RAE desacoplar como separar lo que estaba acoplado y acoplar (del latín. copulāre 'juntar') como: (1) en carpintería y otros oficios, unir entre sí dos piezas o cuerpos de modo que ajusten exactamente; (2) ajustar una pieza al sitio donde deba colocarse; (3) unir o parear dos animales para yunta o tronco; (4) procurar la unión sexual de los animales; (5) ajustar o unir entre sí a las personas que estaban discordes, o las cosas en que había alguna discrepancia; (6) encontrar acomodo u ocupación para una persona, emplearla en algún trabajo; (7) agrupar dos aparatos, piezas o sistemas, de manera que su funcionamiento combinado produzca el resultado conveniente; (8) unir, agregar uno o varios vehículos a otro que los remolca y (9) dicho de una persona: unirse a otra o a varias, para hacer algo coordinadamente. 

Leídas las acepciones poco tienen que ver, parece, con la cuenta de depósitos y de consignaciones judiciales que aunque se desacopló el pasado fin de semana, según video informativo de cinco minutos que no explicaba nada, hizo algo más y me da la impresión que nos encontramos ante la acepción (4) y ante el amante que sale por la ventana después de haber sido sorprendido o sorprendida, en actitud impropia por el cónyuge y la conyuga, que se siente molesto y molesta por dos protuberancias en la frente; o sea, en latín del vulgo, lo del desacoplamiento ha debido consistir en salir corriendo dejando detrás la ropa interior después de hacer lo que saben, porque otra cosa no cabe pensar después de tres días sin que funcione nada de todo lo que antes lo hacía. 

Esta mañana después de introducirme en ese horripilante color rojo de la pantalla de inicio, que me obliga a considerar la posibilidad de hacerme con alguna visera de esas que utilizan los pilotos del Ejercito del Aire, le he propuesto un juego de magia a la Magistrada y después de llevarme la mano izquierda a la espalda y de remangarme la toga, he comenzado a manejar con la derecha el ratón para transferir la millonaria cifra de 50 euros al tesoro público, que es de todos y de todas y que por eso lleva una ele; sigo que me pierdo. Después de dos toques al ratón, cuando le he dado el tercero al botón de confirmar me ha salido algo parecido al siguiente mensaje: ERROR EN OPERACIÓN. HA ESCRITO MÁS DE TRES CARACTERES. Ni Dynamo, oigan; con la mano izquierda en la espalda y la derecha en el ratón he escrito más de tres caracteres, que lógicamente y por cuestiones de seguridad financiera han impedido la transferencia en cuestión. 

Como supongo que el personal anda registrando quejas en la aplicación (les recuerdo que lo del teléfono está muy bien para pedir una pizza, cita en el médico y llamar a mamá) aparece ahora un mensaje en ese horripilante color rojo, comunicando que se están subsanando las deficiencias, lo que tiene su aquel y su más allá porque utiliza el plural y no da fecha en la que se acabaran las subsanaciones de las deficiencias; cuando lo cierto es que ahora toda la aplicación en un enorme deficiencia. Y es que, sabido es, que un desacoplamiento rápido no suele traer nada bueno y si encima es por la ventana, el riesgo de partirse la cabeza se multiplica.  

Corren malos tiempos para el romanticismo y eso que sigo empeñado en una apuesta sobre la cuestión que debo a un excelente vino.

Comentarios

  1. ¡¡¡Estás fatal!!!!jaja.Con carño...un dominbloguero.

    ResponderEliminar
  2. La edad que no perdona y los maravillosos avances tecnológicos de los que disfrutamos en las Administraciones de las Administraciones de las Justicias de las Españas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.

Entradas populares de este blog

El embargo de las cuentas bancarias en las que se ingresa el sueldo o pensión.

Uno de los supuestos más frecuentes en la práctica es el embargo de cuentas corrientes en las que se ingresa únicamente al ejecutado el sueldo o la pensión de la Seguridad Social, planteándose el problema de si estamos embargando el sueldo o por el contrario de si se trata de un saldo cualquiera más del ejecutado, «y dado que no existe una previsión legal de resolución del problema —en este sentido el Auto de la AP de Zaragoza de fecha 6 de octubre de 2003— “la solución al mismo será la de atender a la finalidad teleológica que inspiran aquellos supuestos de excepción al embargo, es decir, la protección de la subsistencia del ejecutado o su familia”, y en este examen, adquiere relevancia el tiempo al que corresponda la mensualidad ingresada en relación a la orden de retención de los saldos, y en relación a las cuantías mínimas a las que se refiere el art. 607 LEC» (Auto AP Lérida, Sección 2.ª, de 2 de septiembre de 2004, ROJ: AAP L 407/2004). 
 Y añade: En consecuencia debe prevalecer e…

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

Dice el artículo 454.bis 2. LEC que
 “El recurso de revisión deberá interponerse en el plazo de cinco días mediante escrito en el que deberá citarse la infracción en que la resolución hubiera incurrido. Cumplidos los anteriores requisitos, el Secretario judicial, mediante diligencia de ordenación, admitirá el recurso concediendo a las demás partes personadas un plazo común de cinco días para impugnarlo, si lo estiman conveniente. Si no se cumplieran los requisitos de admisibilidad del recurso, el Tribunal lo inadmitirá mediante providencia. Transcurrido el plazo para impugnación, hayanse presentado o no escritos, el Tribunal resolverá sin más trámites, mediante auto, en un plazo de cinco días. Contra las resoluciones sobre admisión o inadmisión no cabrá recurso alguno. Mandato que se completa con la exigencia delartículo 448.1 LEC y así, la resolución del Secretario Judicial deberá afectar desfavorablemente al recurrente. 
El artículo 454.bis 2 LEC no autoriza una corrección generalizada de…

El derecho de los ocupantes a permanecer en el inmueble.

Los arts. 661 y 675 LEC tratan de solventar el problema de la ocupación por terceras personas de los bienes inmuebles embargados o, hipotecados, quienes sin haber tenido noticia, ni intervención en el proceso de ejecución, deban hacer frente a la privación de la posesión, pese a ostentar un título que eventualmente pudiera subsistir después de la pérdida del dominio por el ejecutado. Ese conflicto entre los derechos del ejecutante y del ocupante fue resuelto por la doctrina tradicional en el sentido de que la ejecución purgaba no sólo el arrendamiento, sino cualquier situación posesoria, pero a raíz de diferentes pronunciamientos del Tribunal Constitucional con relación, en su mayor parte, al derogado procedimiento judicial sumario del art. 131 LH (por todas STC 6/1992 de 16 de enero, 21/1995 y 158/1997 de 2 de octubre), se llegó a la conclusión de que los órganos judiciales deberían examinar cada caso para apreciar, según las circunstancias, si la situación posesoria debía subsistir.…