Comunicado desequilibrado sobre el desacoplamiento de los dineros judiciales (ii)


Leyendo los comunicados de las asociaciones del ramo, a las que no doy publicidad por un elemental principio de reciprocidad (pueden pinchar aquí y aquí), no solo he llegado a la palmaria conclusión que habitamos mundos distintos, sino galaxias diferentes, lo que me lleva sin solución de continuidad a evitar quejas, lamentos y lloros varios, que dan una impresión completamente errónea de la Administración de la Administración de la Justicia y de sus plataformas estables, testadas previamente por no se sabe quién o, en qué lugar se enamoró. 

No volveré en ninguna otra ocasión sobre el asunto de la Cuenta de Consignaciones, que funcionaba de la leche (perdonen la expresión, pero comparaba esa aplicación con el resto de las patatas que habitan mi ordenador) hasta que salió huyendo por la ventana perseguida por el marido cornudo (desacoplamiento) y desde ese lunes 22 de junio de 2015, pérdida las esperanza de encontrarla, deberemos reconocer que la cosa ha quedado ya en manos de Paco Lobaton o de ACME, sociedad multiservicios de comprobada eficacia con dibujos animados y que quizá, solo digo, que quizá, podría hacer desaparecer ese horrible color rojo de la pantalla de inicio de la famosa aplicación estabilizada y testada por no se sabe quién o, en qué lugar se enamoró. 

Pensaran ustedes que me conformo con el cambio de color y aciertan. Lo del servicio público se lo dejo a todos los que salvan el mundo colgados de una barra o detrás de una pancarta y sin perjuicio de reconocer que comparto plenamente el principio que rige la innovación en justicia (si funciona algo, estropéalo), convendría cierta moderación en el estropicio y democratizar el despropósito. 

Me explico. Si en civil hay que volver a introducir todas las cuentas bancarias a las que se hacían las transferencias periódicas (la aplicación no recupera esos datos); no se pueden transferir los depósitos perdidos en los recursos y hay que volver a reenviar los embargos masivos de cuentas; en penal, no se puede transferir a la cuenta del tesoro del dinero decomisado por drogas y en las oficinas del Santander no se puede pagar los mandamientos en efectivo, habría que montar un video explicativo, estabilizado y previamente testado por el que se enamoró para que mediante el sistema de piedra, papel y tijera, vayamos implantando el sistema en la Agencia Estatal de la Administración Tributaria y en la Tesorería General de la Seguridad Social, acordándose con su resultado lo procedente.

A ver si hay valor, aunque los cementerios estén llenos de héroes. ¿Verdad que es apasionante escribir sobre Derecho o sobre algo que se le parece?.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.