Un señalamiento, una suspensión y una multa de 6.000,00€ al Banco de Santander.


Inundados en Valencia con demandas contra Bankia (y escribo literal lo de inundados) una estupenda forma de cargarse todo un orden jurisdiccional en una de las capitales más importantes de España es la de acudir a la audiencia previa del juicio ordinario o a la vista del juicio verbal como si el asunto en cuestión fuera el primero de los que se ventilan en el Juzgado (y en Valencia hay tres magistrados reforzando el estropicio) ya sea reiterando excepciones, citando a testigos de los que solo se conoce el número y por supuesto, reclamando el movimiento bursátil del demandante (hábil gestor de fondos aunque, verbigracia, no sepa leer, ni escribir o, no tenga ni idea de lo que compraba, ni el empleado de turno de lo que vendía). 

Sucede además que en ocasiones la cosa va para largo y podemos tener apelación y casación (ya saben, lo de la tutela judicial efectiva) y si el señalamiento en la instancia ya va para largo, solo faltaba que nos venga el escrito de desistimiento o de acuerdo extraprocesal el día anterior al acto de la vista. Ese es el lado oscuro del señalamiento que tantas quejas ocasiona en profesionales y particulares: la justicia sin medios no consiste solo en el señalamiento de un juicio en el año 2017, sino en ver también cuantos se han suspendido o no se han celebrado los años anteriores por causas ajenas a los Juzgados; datos que no tenemos porque carecemos de ese sistema informático que lleva implantándose tres siglos (la fecha, a ojo)

Pues bien, el ACUERDO del día 4 de marzo de 2015, la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo impuso a Banco Santander la multa de seis mil euros por haber conculcado las reglas de la buena fe procesal en el recurso de casación núm. 2641/2012. La multa en cuestión se asentó en el hecho que el citado Banco presentó un escrito de desistimiento cuando estaban a punto de cumplirse las horas de audiencia del último día hábil previo al señalado para la deliberación, votación y fallo de un recurso, al que estaba convocado el Pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo

Y se fundó en el siguiente relato fáctico: el Banco Santander interpuso recurso extraordinario por infracción procesal y de casación contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección 15ª, de 20 de julio de 2012 y el 9 de octubre de 2012 se personó ante esta Sala El 1 de octubre de 2013 se dictó auto admitiendo a trámite el recurso de casación y el siguiente 23 de junio de 2014 una providencia señalando día y hora para la deliberación, votación y fallo del recurso. Posteriormente se dictó una nueva providencia en la que a propuesta del Magistrado Ponente y advertida la posibilidad de que la sentencia resolutoria del recurso pudiera formar doctrina sobre alguna de las cuestiones planteadas en sus motivos, se acordó suspender el señalamiento y someter el conocimiento del mismo al PLENO de los Magistrados de esta Sala 

El 12 de diciembre de 2014, viernes, a las 13,16 horas, Banco Santander presentó un escrito en el que se desistía del recurso de casación interpuesto, siendo así que el día 15 de diciembre de 2014, fecha señalada para la deliberación, votación y fallo del recurso, se dio cuenta al ponente y al resto de componentes de la Sala que el anterior día hábil, a la hora indicada, se había sido presentado el referido escrito de desistimiento. Por Decreto de la Sra. Secretaria de la Sala de 12 de enero de 2015 se acordó declarar desistido del recurso a Banco Santander. 

Los preceptos legales que entendió de aplicación la Sala para la imposición de la multa fueron los siguientes: 178.1, 197 y 247 LEC, 197 LOPJ y 123 CE así como el Acuerdo de 7 de enero de 2014, de la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial, por el que se publicó el Acuerdo de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo sobre composición y funcionamiento de las Salas y Secciones y asignación de ponencias que deben turnar los Magistrados en el año 2014. 

Y concluye que la actuación de Banco Santander, al presentar el escrito de desistimiento del recurso cuando necesariamente los integrantes de la Sala Primera del Tribunal Supremo tenían que haber dedicado su tiempo y esfuerzo a la preparación de la deliberación y votación del recurso en el Pleno de la Sala y, en el caso del ponente, a la preparación de los puntos de hecho y las cuestiones y fundamentos de derecho que había de someter a la deliberación de la Sala, así como la propuesta de decisión que había de formular, fue contraria al deber de lealtad que todo litigante debe observar respecto del órgano judicial, supone un uso torcido de los recursos públicos empleados en la Administración de Justicia y no es acorde con la conducta racionalmente exigible a quien formula una pretensión ante un tribunal. Tanto más cuando no se ha dado ninguna explicación plausible de por qué se ha esperado unos dos años para presentar el escrito de desistimiento, y haberlo hecho justamente al final de la mañana del último día hábil previo a la deliberación, votación y fallo del asunto, más allá de genéricas invocaciones al "importante volumen de trabajo" claramente insuficientes para justificar tal conducta. 

De hecho, el banco en cuestión era reincidente y en el recurso extraordinario por infracción procesal y de casación núm. 74/2012, también se había convocado al Pleno de la Sala para la deliberación, votación y fallo del recurso, presentándose escrito de desistimiento varios días antes. En ese caso la Sala emitió un comunicado en el que, entre otros extremos, afirmó: "La Sala lamenta que tal decisión del recurrente le impida dictar una sentencia en la que fije criterios jurisprudenciales que sean útiles para resolver estos litigios, así como el tiempo y el esfuerzo empleados por los integrantes de esta Sala y de su Gabinete Técnico en estudiar y preparar el asunto". 

 Y esta doctrina ¿podría aplicarse en la primera instancia?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.