Ir al contenido principal

Un buen ejemplo de como la privatización mediante la desjudicialización no soluciona nada.


En España se confunde muy alegremente el derecho a la justicia gratuita con el derecho a la tutela judicial efectiva, de tal modo que la simple designación de abogado implica sin más la obligación de hacer algo, lo que sea, aunque lo que sea tenga mucho que ver con las dilaciones debidas o indebidas y poco o nada con el proceso. 

En tiempos nuestro sistema era judicial, hasta la entrada en vigor de la Ley 1/96 de Asistencia Jurídica Gratuita cuya exposición de motivos refiere un novedoso triple propósito para justificar la reforma. En primer lugar, el de unificar el procedimiento de concesión del derecho a través de una sola norma eliminado la hasta entonces dispersa legislación procesal; en segundo lugar, el de ampliar el contenido material del derecho mediante nuevas prestaciones tales, como el asesoramiento previo al proceso judicial y, por último, en tercer lugar, el de desjudicializar el procedimiento para el reconocimiento del derecho, recayendo sobre los Colegios profesionales y las Comisiones de Asistencia Jurídica Gratuita, lo que aligeraría el volumen de trabajo de los órganos judiciales y ganaría celeridad la resolución de las solicitudes.

A la desjudicialización se dedica el apartado quinto de la exposición de motivos, indicándose con mucha claridad que la evaluación del cumplimiento de los requisitos del derecho “no es en sentido estricto una función jurisdiccional”, por lo que el traslado del reconocimiento a sede administrativa responde a que se trata de “una tarea que queda fuera de los márgenes constitucionales del ejercicio de la potestad jurisdiccional”. 

Quizá hubiera debido añadirse una segunda razón no manifestada por el Legislador - pero que debió influir en su ánimo a la hora de modificar el sistema - y era el desinterés de los órganos judiciales en el asunto. En esa línea BLASCO SOTO hacía extensiva la dejadez a la generalidad de los implicados en la tramitación procesal del beneficio en tanto a todos alcanzaba provecho, así la (i) solicitante obtenía abogado gratis, (ii) el letrado cobraba cualquiera que fuera su intervención y aunque esta no se produjera, (iii) la parte contraria no sufría la paralización del procedimiento y (iv) el Abogado del Estado no se veía obligado a intervenir en multitud de casos. 

Después de más de veinte años de la desjudicialización, no solo todos los supuestos que fundaban esa dejadez perviven con vigorosa salud y han aparecido algunos otros, como las (v) demandas kamikaze con el derecho en el bolsillo, que pueden amargarle la vida a más de uno que tiene que pagarse abogado y perito, mientras al otro se lo pagamos entre todos y tampoco corre con las costas o, (vi) la inasistencia a la vista de la impugnación por la denegación del beneficio de los letrados de las Comunidades Autónomas, que por lo visto tienen cosas más importantes que hacer. 

Con tal estupendo panorama y visto que todo es sostenible o que el primer párrafo del art. 32 Ley 1/96 se derogó y en el BOE no se han enterado, las bases informáticas de investigación patrimonial de la que disponen los órganos judiciales aconsejarían la devolución a estos de la competencia en la materia, porque si de lo que se trata es de vincular el derecho al bolsillo del litigante y no al proceso, los Juzgados ahora lo hacemos más rápido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El embargo de las cuentas bancarias en las que se ingresa el sueldo o pensión.

Uno de los supuestos más frecuentes en la práctica es el embargo de cuentas corrientes en las que se ingresa únicamente al ejecutado el sueldo o la pensión de la Seguridad Social, planteándose el problema de si estamos embargando el sueldo o por el contrario de si se trata de un saldo cualquiera más del ejecutado, «y dado que no existe una previsión legal de resolución del problema —en este sentido el Auto de la AP de Zaragoza de fecha 6 de octubre de 2003— “la solución al mismo será la de atender a la finalidad teleológica que inspiran aquellos supuestos de excepción al embargo, es decir, la protección de la subsistencia del ejecutado o su familia”, y en este examen, adquiere relevancia el tiempo al que corresponda la mensualidad ingresada en relación a la orden de retención de los saldos, y en relación a las cuantías mínimas a las que se refiere el art. 607 LEC» (Auto AP Lérida, Sección 2.ª, de 2 de septiembre de 2004, ROJ: AAP L 407/2004). 
 Y añade: En consecuencia debe prevalecer e…

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

Dice el artículo 454.bis 2. LEC que
 “El recurso de revisión deberá interponerse en el plazo de cinco días mediante escrito en el que deberá citarse la infracción en que la resolución hubiera incurrido. Cumplidos los anteriores requisitos, el Secretario judicial, mediante diligencia de ordenación, admitirá el recurso concediendo a las demás partes personadas un plazo común de cinco días para impugnarlo, si lo estiman conveniente. Si no se cumplieran los requisitos de admisibilidad del recurso, el Tribunal lo inadmitirá mediante providencia. Transcurrido el plazo para impugnación, hayanse presentado o no escritos, el Tribunal resolverá sin más trámites, mediante auto, en un plazo de cinco días. Contra las resoluciones sobre admisión o inadmisión no cabrá recurso alguno. Mandato que se completa con la exigencia delartículo 448.1 LEC y así, la resolución del Secretario Judicial deberá afectar desfavorablemente al recurrente. 
El artículo 454.bis 2 LEC no autoriza una corrección generalizada de…

El derecho de los ocupantes a permanecer en el inmueble.

Los arts. 661 y 675 LEC tratan de solventar el problema de la ocupación por terceras personas de los bienes inmuebles embargados o, hipotecados, quienes sin haber tenido noticia, ni intervención en el proceso de ejecución, deban hacer frente a la privación de la posesión, pese a ostentar un título que eventualmente pudiera subsistir después de la pérdida del dominio por el ejecutado. Ese conflicto entre los derechos del ejecutante y del ocupante fue resuelto por la doctrina tradicional en el sentido de que la ejecución purgaba no sólo el arrendamiento, sino cualquier situación posesoria, pero a raíz de diferentes pronunciamientos del Tribunal Constitucional con relación, en su mayor parte, al derogado procedimiento judicial sumario del art. 131 LH (por todas STC 6/1992 de 16 de enero, 21/1995 y 158/1997 de 2 de octubre), se llegó a la conclusión de que los órganos judiciales deberían examinar cada caso para apreciar, según las circunstancias, si la situación posesoria debía subsistir.…