26 junio 2014

El Tribunal Supremo y Lexnet: una aclaración innecesaria sobre el cómputo de plazos.


La práctica nos enseña que cuando el órgano judicial fija un plazo, no solo se agota el previsto en la ley o el que aparezca en la correspondiente resolución (lo habitual es que sea de tres o cinco días), sino el de la prórroga del art.135.1 LEC, con lo que otra excepción se ha convertido en una regla general y así resulta que en las oficinas judiciales se presentan dos clases de escritos: a) los que la parte considera oportuno para la práctica de alguna diligencia de prueba o ejecutiva, la averiguación del algún particular de la parte contraria o, el impulso del proceso, supuestos en los que no rige el cómputo del art.133 LEC, ni la preclusión de los arts. 134 y 136 LEC y b) los sujetos a plazo en los que siempre se agota el plazo concedido y la ampliación del art.135.1 LEC. 

Con ello se corre el riesgo de no llegar en plazo y esto es lo que trata la reciente STS, Sala 3ª, Sección 3ª de 9 de junio de 2014 (Roj STS 2272/2014) en un asunto en el que se trata de dilucidar cuándo se llevó a cabo la notificación válida de un auto. La Sala de instancia consideró que se produjo al día siguiente de la fecha de su recepción en el servicio de notificaciones organizado por el Colegio de Procuradores pues éste fue, mediante el sistema Lexnet, el servicio utilizado -tanto para notificar aquel auto como el resto de resoluciones del mismo litigio- conforme a lo dispuesto en los arts. 151.2, 154 y 162.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. La parte recurrente, por el contrario, afirma que el auto de caducidad sólo se debía considerar notificado cuando su Procurador recibió personalmente la comunicación procesal en su propio "buzón virtual", fuera cual fuera la fecha en que se recibió en el Colegio de Procuradores. 

Entiendo que no hay duda, ni interrogante, porque el mandato es muy claro y suficientes prorrogas jalonan el camino de un correo electrónico (Lexnet es un correo electrónico que da muchas vueltas) para darle otro punto de elasticidad al tránsito (del buzón virtual del Colegio de Procuradores al de cada Procurador) pero por si acaso, dice el Tribunal Supremo
Cita:

En cuanto al artículo 151 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, su contenido se refiere más al tiempo de la comunicación que al uso del sistema mediante el que se practica. Los actos de comunicación practicados a través de los servicios de notificaciones organizados por el Colegio de Procuradores (en este caso, repetimos, mediante la utilización del sistema Lexnet) se "tienen por realizados" al día siguiente de su fecha de recepción con arreglo a este sistema. El "resguardo acreditativo de la recepción" por medios telemáticos e informáticos, al que se refiere el apartado 2 del artículo 151, por remisión al artículo 162.1 de la misma Ley, es precisamente el que acredita que la comunicación procedente del órgano jurisdiccional llegó al servicio de notificaciones del Colegio de Procuradores. Cuando a tal efecto se utiliza el sistema Lexnet, dicho resguardo se genera automáticamente una vez que tiene lugar el acceso de los documentos enviados al buzón del Colegio de Procuradores (así, el artículo 7.4 del Real Decreto 84/2007) según antes hemos expuesto, sin que sea necesario un nuevo "reenvío" o "remisión" particularizada desde dicho Colegio a cada uno de los procuradores, dado que éstos tienen pleno y libre acceso a aquél.

Siendo como es obligatorio, a tenor del artículo 4 del Real Decreto 84/2007, el uso del sistema Lexnet para los Colegios de Procuradores que cuenten con los medios técnicos necesarios, el envío electrónico mediante el que se produce la comunicación "oficial" de la resolución judicial y de sus documentos anexos se dirige al servicio común establecido por dicho Colegio, servicio al que tienen acceso los procuradores que lo utilizan (entre ellos, el de la parte actora). Una vez que la comunicación con origen en la secretaría de la Sala "entra" en el buzón del Colegio de Procuradores habiendo cumplido las formalidades necesarias para su correcta remisión (lo que tampoco aquí se discute), el procurador al que va dirigida la tiene a su disposición con sólo acceder al buzón del referido Colegio. Su eventual demora en hacerlo no obsta a la eficacia de la notificación, en los términos legales que tan certeramente analiza el tribunal de instancia. 

En efecto, si cada uno de los procuradores pudiera, ad libitum , posponer su propio acceso a aquel buzón virtual, el "sistema común" previsto en la Ley de Enjuiciamiento Civil e implantado por el Colegio de Procuradores, de modo obligatorio y con el respaldo legal que le confiere el artículo 162 de aquélla, perdería su sentido y quedaría desprovisto de eficacia. Como bien afirma el Abogado del Estado, de admitirse la tesis del recurrente se produciría la "completa inutilidad de la intervención del Colegio" y "el sistema resultaría completamente desnaturalizado".

Y nos ahorraremos el comentario sobre si esto merece una Sentencia del Tribunal Supremo de once folios letra verdana número 10, por lo de la tutela judicial efectiva, el acceso a la jurisdicción y todas esas cosas. 

3 comentarios:

  1. Comparto tu reflexión. Llegar al Supremo para aclarar lo obvio y legalmente resuelto es un reflejo de hasta donde llega el afán de los recursos y de la ineficacia judicial ante la eficacia de las partes

    ResponderEliminar
  2. Pues aun así, gracias. La encuentro muy interesante, porque siempre hay alguien que si no se lo dice el TS no es capaz de aceptar la argumentación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a los dos, pero como sabemos todos esto no tiene solución. Serán necesarias más sentencias de diez folios para explicar lo obvio.

      Eliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.