19 marzo 2014

¿Donde se regulan las cesiones de créditos a los Fondos que nos inundan de papel?



La cuestión que examinamos en esta ocasión es la siguiente: una entidad bancaria vende una masa de créditos a otra sociedad (e incluso ésta a otra tercera) y con posterioridad la sociedad compradora se persona en el proceso declarativo o en la ejecución con la misma representación procesal que la vendedora – cedente–, solicitando la continuación del proceso declarativo o de la vía de apremio y en ambos supuestos amparándose en los arts. 17 y 540 LEC. Por cierto, la personación del tercero deja abierto otro interrogante que no tiene solución. No hay revocación expresa del poder otorgado por el cedente y suscita dudas la tácita del art.30.1.1º LEC, habida cuenta que es el mismo procurador el que, sin solución de continuidad, intenta personarse por la cesionaria o, incluso, por la tercera cesionaria. 

Dejaremos al margen el proceso declarativo y que no puede confundirse esta especie de “cesión global” como sinónima de “plural” con la cesión global del activo y del pasivo de una sociedad a la ejecutante, trasmitiendo en bloque todo su patrimonio por sucesión universal, que comprende todos los bienes y derechos y obligaciones del cedente, de manera que el cesionario ocupe desde ese momento la posición jurídica del cedente, quedando como única persona legitimada para la titularidad, administración y disposición de cualquiera bien y derecho y, nos centraremos en el proceso de ejecución, porque la acreditación de la transmisión permite acudir en el caso del proceso declarativo al art.17 LEC y, por tanto, a disponer que el adquiriente ocupe en el juicio la posición que el transmitente tuviese en él. 

Pero en la ejecución no hablamos de lo mismo. Para empezar se han cedidos créditos en ejecuciones cuyo despacho se había anulado, en supuestos del art.579 LEC, en casos de pago del principal o, en otros, en los que solo faltaba por satisfacer una parte de la tasación de costas y el hecho tiene fácil explicación: se ha realizado la venta del crédito (o de miles de ellos) sin atender a la existencia del proceso o, peor aún, ignorándolo, porque tampoco han faltado supuestos de cesiones en monitorios inadmitidos o archivados

Ese supuesto no está previsto en el art. 17 LEC y basta su lectura para llegar sin mayores obstáculos a tal conclusión. El primer apartado del precepto comienza así: “cuando se haya transmitido, pendiente un juicio, lo que sea objeto del mismo, el adquirente podrá solicitar, acreditando la transmisión, que se le tenga como parte en la posición que ocupaba el transmitente” y bien ¿cómo puede transmitirse el “objeto del juicio” cuando se ignora su existencia?. Evidentemente ni puede hacerse, ni cabe una interpretación extensiva del mandato y lo único cierto es que estamos ante un proceso autónomo y diferente del proceso declarativo en el que se dictó el título judicial que sirvió de base al proceso de ejecución. Sentado esto, es obvio que tampoco puede ser de aplicación el art. 17 LEC, toda vez que no estamos ante un supuesto de sucesión procesal y que la cesión no se produce habiendo litispendencia (Vide AAP LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, Sección 5ª, 30 de abril de 2009 Roj: AAP GC 928/2009)

O dicho de otra forma, esta clase de ventas ni estaban previstas en la LEC 2000, ni pueden ampararse en el tantas veces citado art. 17 LEC, que cederá ante lo dispuesto en el art. 540 LEC, obligando al segundo acreedor a mostrar la debida diligencia para acreditar la citada sucesión con “documentación fehaciente” y a decidir, en su caso, si puede acudirse a la comparecencia del apartado 3 del art. 540 LEC, para suplir la inactividad o la falta de diligencia de la parte. No hay ningún obstáculo legal para que un acreedor pueda vender su crédito a un tercero en cualquier momento, pero no nos ocupa esa venta, sino su proyección procesal, esto es, si cabe que el comprador sustituya al vendedor (ejecutante) en un proceso de ejecución en trámite. Pues bien si el ejecutante vende el crédito y lo comunica al juzgado, habrá de dictarse un decreto del art. 570 LEC sin otro acto intermedio. Nada podrá reclamarse en el proceso de ejecución dado que termina “con la completa satisfacción del acreedor ejecutante” y nuestro ordenamiento no regula, ni permite, el “apartamiento del proceso” hasta que el tercero (cesionario) tenga a bien el intento de personación en la ejecución. 

En el caso que sea el tercero el que sin solución de continuidad pretenda personarse, habrá de dictarse el mismo decreto del art. 570 LEC (el ejecutante tendrá satisfecho el título) y bajo el principio de especialidad, acudir al citado art.540 LEC (vide AAP MADRID, Sección 12ª, del 27 de junio del 2012, ROJ: AAP M 8781/2012). En este sentido importa destacar que en la documental que suele aportarse se ignora qué se ha ido pactando entre cedentes y cesionarios, salvo la venta, que debió ser por algún precio que permita al deudor reembolsar el precio que se pagó, con los intereses y las costas (art.1535 CC) y al juzgado continuar la vía de apremio, si procede, porque lo que se discute es el cumplimiento de los requisitos procesales que permitan continuar el proceso de ejecución.

Y una última acotación sobre el precio. Es palmario que por la cesión de créditos el cesionario pasa a ser el nuevo acreedor del deudor, para lo que no se exige ni el conocimiento ni, menos aún, la prestación del consentimiento por parte del cedido, el cual sólo permanece en el contrato como deudor, sin que la notificación a éste tenga otro alcance que el de obligarle con el nuevo acreedor ( SSTS de 7 de julio de 1958, 5 de noviembre de 1974, 11 de enero de 1983, 23 de octubre de 1984, 12 de noviembre de 1992).

Tampoco se rebate el hecho que la cesión de créditos no requiere el consentimiento del deudor. Dice la STS Sala 1ª de 28 de noviembre de 2013 (Roj: STS 5821/2013) que una vez perfeccionada por la conjunción de los consentimientos de cedente y cesionario, la transmisión del crédito se produce y el cesionario se convierte en acreedor, sin necesidad de que el deudor cedido lo consienta, ni siquiera que lo conozca. Los arts. 1164 y 1527 del Código Civil no condicionan la eficacia de la cesión al conocimiento del deudor cedido, sino que protegen la buena fe del deudor que paga al acreedor original porque considera que sigue en posesión del crédito, esto es, protege al deudor frente a la apariencia de titularidad de quien recibe el pago, en la que pudo legítimamente confiar. En consecuencia, notificada al deudor la cesión del crédito, no es necesario que el antiguo acreedor dé una orden a su hasta entonces deudor para que pague al nuevo acreedor. La obligación de pagar a quien resulte acreedor resulta de la condición de deudor del notificado, y la notificación excluye que quede liberado de su obligación si paga al antiguo acreedor, el cedente.

Y ¿qué lo que tiene que pagar el ejecutado?. Este es otro de los puntos esenciales de la clase de cesiones examinamos porque en no pocas ocasiones el cedente tenía satisfecho antes de la venta parte del título ejecutivo de lo que se concluye que en una cesión global como la que nos ocupa, adquiere singular relevancia la necesidad de identificar con exactitud el crédito (título) por el que se despachó ejecución con los documentos de venta para determinar no solo la legitimación, sino el importe por el que debe seguirse la vía de apremio o el que debe reembolsar el ejecutado ya que en otro caso deberá presentarse nueva demanda de ejecución y acudir a la vía del art. 540 LEC. En la documentación nunca se afirma que la cantidad por la que se sigue la vía de apremio se haya satisfecho por la cesionaria y, en las subsanaciones que se presentan o bien se formula una reducción por error material al importe por el que se despachó ejecución o, se indica el porcentaje correspondiente al crédito. Podemos darle muchas vueltas, pero eso no es un precio en los términos del Código Civil.

1 comentario:

  1. Estimado Alberto:

    En Madrid los tiros parece que van por otro lado, permitiendo plenamente la sucesión. Por ejemplo, Auto 17/01/2014, Recurso 707/2013.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.