Consulteando, que es gerundio.


La respuesta que está semana recibía un compañero de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria en una consulta sobre la tasa judicial, me lleva a insistir en un punto que no suele encontrar ningún eco en lo que se llama Cuerpo Superior y eso que he pegado algunos gritos. Cuando la tasa entró en vigor, en re vigor o se modificó – y ya no sé por dónde vamos- comencé en leer consultas sobre esto y aquello y a escuchar alegatos a favor y en contra, pero no sobre las consultas que debían o podían hacerse a los Secretarios Coordinadores, a los de Gobierno o al Secretario General; no que vá, sobre los interrogantes que se iban a despachar a la Agencia Estatal y ¿dónde pone que la Agencia Estatal tenga la competencia para interpretar la Ley de Enjuiciamiento Civil?. 

No contentos con ello y en pro de no sé qué derecho del justiciable, se formularon consultas que resolvió la todopoderosa Agencia en contra del sentido literal o galáctico –elijan el que prefieran- de la Ley de Enjuiciamiento Civil y no creo que haga falta, verbigracia, que les hable sobre la acumulación de acciones o, sobre el recurso de apelación y su impugnación, que no es, pero sí o que quizá o, mira tú que bien, paga quien primero recurre, aunque la parte contraria haga exactamente lo mismo. 

Estupendo camino el recorrido, porque la misma razón que sustenta este consulteo nos obligaría a consultear a la Dirección General de Registros sobre las adiciones en las anotaciones de embargo o, a los Registradores de Bienes Muebles para que nos presenten de una vez a la “posición jurídica del comprador” en las reservas de dominio, porque quien firma estas líneas no ha tenido todavía el gusto o el disgusto y, no puede formular opinión sobre dicha cita a ciegas: desde los romanos si hay reserva de dominio, no hay por definición embargo, ni subasta, ni nada. 

¡Claro que andamos perdidos! y el primero yo, pero no creo que la solución sea consultarle a todo lo que se ponga a tiro y si nuestra organización jerárquica no mueve un dedo, que es la única competente para hacerlo, no veo problema a seguir haciendo cada uno la guerra por su cuenta, que es lo que hacíamos antes de la estupenda reforma del año 2003 y con unos resultados muy aceptables. 

Pero todavía me queda una última flecha – la incautación del sueldo me ha dejado sin balas- y es que el aprecio que le tengo al compañero que formuló la consulta, lo extiendo a un Magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid que nos preparó a los dos y que en los callejones sin salida acudía siempre a la “teoría de la reducción al absurdo”. No me extenderé mucho y ya que nos gusta tanto el espejo: ¿Conocen a Fiscales, Inspectores de Hacienda, Notarios, Registradores de la Propiedad y Abogados del Estado consulteando al vecino o a nosotros sobre esto, sobre aquello o sobre lo del más allá?

Pues eso, los unos trabajan jerarquizados y nosotros, como diría el clásico, “semos Superiores”. 

 Adjunto el resultado de la consulta de marras.



Comentarios

  1. Es muy cómodo preguntar no calentarse la cabeza.
    Lo normal, es que cuando existe una duda de interpretación sobre "algo", sea el superior jerarquico quien decide la que debe darse .
    _Claro, que si ese superior considera que no es tampoco de su competencia, pues que cada cual haga de su capa un sayo.

    Y así van las cosas en la Justicia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.