18 enero 2014

Guía de uso del embargo masivo de cuentas bancarias (ECCV)


El llamado embargo masivo de cuentas a la vista (ECCV) es una aplicación inventada en el Consejo General del Poder Judicial e impuesta a los Juzgados en una Circular de la Secretaría General de la Administración de Justicia del año 2011, que se ejecuta en el sistema informático del SANTANDER (antes BANESTO) y que ha logrado duplicar el papel necesario para enganchar el dinero del ejecutado. 

Definido el invento y sin entrar en el análisis de su naturaleza jurídica, ni en dónde se han dejado la “M” en el acrónimo (ECCV), les informaré sobre cómo funciona dicha herramienta. 

No es necesario obtener ninguna clase de información patrimonial y es posible técnicamente que cualquier Juzgado practique el embargo o la mejora sin conocer la existencia de bienes; estas trabas que satisfarían el ego de más de un abogado y nos ahorrarían a los demás esos interesantes cruces de opiniones en el mostrador, están prohibidas por la ley (art.588 LEC). Tampoco valen los escritos de cuatro folios en los que se pide del Juzgado que embargue los saldos en todas las entidades bancarias del país, ni la modalidad alternativa que localiza la traba en las sucursales de una ciudad: eso no es un embargo, es una investigación pasada de vueltas, pero investigación al fin y al cabo. 

Sentado esto y obtenida la información hay que controlar los nervios y, esperar a que el Juzgado ordene el embargo en un decreto, pero siempre que haya saldo positivo y no aparezca un “cero” o, saldo negativo. Esto es, la información del Punto Neutro Judicial procede de los registros de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria y de la que esta obtiene de las respectivas entidades y, que nos llega a nosotros con dos años de retraso; repito, dos años de retraso. Así tenemos que si el lunes hago una búsqueda de cuentas de menganito, saldrá un PDF con los datos del año 2012 en el que aparecerá el saldo a ese año (o la falta del mismo), pero si intentó que me dé los datos del 2013, el sistema me informará que no hay registros. 

Obtenida la información habrá de cruzarse con el resto de los datos del ejecutado porque por mucho saldo que haya, no podrá trabarse lo que no sea de su titularidad, ni lo que sean bienes inembargables (vg. el único saldo en cuenta procede de una pensión o, de otra prestación social que no llega al límite legal). 

A partir de aquí empieza la fiesta. El embargo se practica rellenando una plantilla en la aplicación de la cuenta de consignaciones (número de la ejecución, NIF, NIE o CIF, nombres y apellidos del ejecutado o, denominación social y cantidad objeto de embargo) y en un par de días aparecen en la cuenta del Juzgado los saldos que se hayan encontrado. 

Pero claro, todo esto era demasiado fácil así que para tenernos entretenidos, el sistema o un gnomo contratado a tal fin, envía un correo electrónico por INTER-IUS, que es otra aplicación del Consejo General del Poder Judicial, que tiene su propia contraseña (faltaría) y que no utiliza casi nadie. Ese correo es un mensaje cuasi diabólico que te comunica lo que has embargado y que estás perdiendo el tiempo, porque el ejecutado tiene “posiciones” en otras entidades o, los datos no coindicen. Y ¿qué hacemos con dicho mensaje?, ¿debe unirse al proceso, notificarse, esperar la petición del ejecutante y volver al papel, mediante un oficio al banco dónde estén las posiciones o los datos erróneos? o se manda a la papelera de su razón. Seré sincero: no tengo la menor idea y tampoco pienso buscarla; la idea, quiero decir. 

Lógico hubiera sido que el embargo se hiciera de todos los productos financieros de un NIF, CIF o un NIE y no de las cuentas a la vista, que da risa para mucha fotografía de mando en plazo, pero nada más. De hecho el embargo no tiene ninguna garantía de éxito salvo que se trate de grandes empresas o, de particulares de muchos posibles, porque con esa información actualizada con dos años de retraso, son frecuentes los aciertos de 0,25€, 1,15€ o, 25,00€ y que siempre haya que tirar de papel en forma de oficio, para obtener otras cantidades. 

Total que de un embargo en papel que se enviaba por fax y que nos tenía tan contentos, hemos pasado a otro en la aplicación del SANTANDER (antes BANESTO), que se imprime; con un correo electrónico en INTER-IUS, que también se imprime y, por fin con un embargo en papel que se envía por fax, que antes nos tenía tan contentos y que ahora nos toca, pues eso

Lo dijo el clásico de victoria en victoria hasta la derrota final.

12 comentarios:

  1. Hola Alberto,
    Si lo interpreto bien, este mecanismo no puede (no debería) servir para el embargo de bienes cuya existencia no conste (la LEC lo prohíbe), por lo que no vale lo de embargar indiscriminadamente, sino que al final el embargo debe referirse a los saldos que hayan aparecido en la búsqueda a través del Punto Neutro Judicial (que esto sirva para algo ya es otra cosa).
    La cuestión es que me acabo de encontrar el Decreto de un Juzgado de 1ª Instancia que declara embargados "los saldos, depósitos e imposiciones que posea la ejecutada en las entidades bancarias adheridas a la Plataforma de CGPJ-Sistema ECCV".
    ¿No está efectuando el decreto ese embargo de manera indiscriminada y refiriéndose a bienes todavía desconocidos hasta que no se realice la búsqueda?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En teoría o el ejecutante ha designado esos bienes o, el juzgado ya ha hecho la investigación patrimonial y por eso acuerda el embargo y tratándose de cuentas bancarias el art. 588.2 LEC no suscita dudas.

      Eliminar
  2. ¿que entidades bancaria forman parte de la plataforma del CGPJ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ni idea, creo que la información está disponible en el Punto Neutro, pero el problema no es ese, porque creo que están la mayoría, sino como han registrado al cliente y si tiene otros productos financieros y no cuenta a la vista: en estos casos no hay embargo, hay que oficiar.

      Por cierto esta novedad del embargo por ECCV lo lleva haciendo AEAT desde el año 1999.

      Eliminar
  3. Pueden poner el listado de bancos que pertenecen a la red eccv

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También la anda buscando quien redacta estas lineas ( y no estoy de cachondeo) .

      Eliminar
    2. los bancos extranjeros estan adheridos?

      Eliminar
    3. No tengo ni idea, porque lo de banco extranjero con el movimiento que hay de fusiones, segregaciones, disoluciones, etc ya solo podríamos entenderlo fuera de la Unión Europea.

      Eliminar
  4. Hola Alberto.

    ¿No te parece un despropósito, igualmente, que la orden de embargo sobre cuentas se tramite únicamente en el momento de su recepción y no se quede trabada o anotada en la entidad bancaria para el momento en que hubiese algún ingreso? No se si existe alguna razón de fondo para ello o es más una razón técnica, pero nos obliga a los profesionales a estar solicitando continuamente que se reiteren los embargos de CCV, con la consiguiente sobrecarga y "coñazo" para el Juzgado.

    Un saludo y enhorabuena por este blog tan instructivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo y la razón, la ignoro (como tantas otras cosas)
      Gracias por el comentario

      Eliminar
  5. Gracias por la información. Nos ha sido muy útil.

    ResponderEliminar
  6. Hasta hoy, yo, como la inmensa mayoría de los profesionales que conozco y con los que lo he comentado (procuradores, abogados, funcionarios), creía que hecho el embargo telemático quedaban embargados todos los depósitos bancarios del deudor (así lo indica la Instrucción 6/2013 del TSJ de Murcia, punto 3.2. Hoy he sabido que el embargo telemático SÓLO afecta a las Cuentas Corrientes a la Vista, pero no a las imposiciones a plazo fijo o cualquier otro depósito bancario que no sea una cuenta corriente a la vista. El resultado es que cuando descubres que esto es así, el depósito a plazo fijo ha volado. Hay que acudir al alzamiento de bienes, y 'échale hilo a la birlocha', como se suele decir.

    ResponderEliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.