La fijación de cuantía en la admisión de la demanda.


Ahora que parece que nos quitan la dirección, que nunca tuvimos, de una oficina judicial inexistente y que aunque la hubiéramos tenido, tampoco la queríamos, porque ocasiones las ha habido y muchas, para dirigir bien los Servicios Comunes (o, al menos, para hacer ruido), publicaré este comentario antes que caduque. Una pena, lo de la caducidad, no lo de la pérdida de la nada. 

Pues bien, compete al Secretario judicial la fijación de la cuantía del pleito y aunque no podrá inadmitirse la demanda porque se entienda inadecuado el procedimiento por razón de la misma, si la demanda se limitare a indicar sin más la clase de juicio que corresponda, o sí, tras apreciarse de oficio que la cuantía fijada es incorrecta, no existieren en aquélla elementos suficientes para calcularla correctamente, no se dará curso a los autos hasta que no se subsane el defecto. 

Se antoja difícil un ejemplo de inadmisión a trámite de la demanda por razón de la cuantía, y salvado el defecto se le dará al juicio la tramitación que haya indicado el actor (artículo 254.1 LEC). Los defectos por cuantía solo aparecen en los juicios monitorios y alguna demanda de desahucio con reclamación de rentas y pese a que podrían tratarse de oficio en muchas ocasiones (artículo 254.3 LEC), me inclino por el dictado de una diligencia de ordenación que advierta a la parte de la existencia de errores. 

Cuestión distinta son los supuestos en los que la ley no suscita ningún interrogante interpretativo, pero la lectura que se hace por el demandante obliga a la subsanación. 

Me refiero a los siguientes: 

a) Demanda en reclamación de daños y perjuicios en la que se remite su cuantificación al proceso de ejecución. En tales supuestos se ha de obligar a cuantificar el importe (artículo 219 LEC) o a una reserva de acciones para un proceso posterior. 

b) Demanda de resolución de contrato con devolución de cantidades. En estos casos la cuantía del proceso la determina el contrato y no la cantidad que reclama la actora. 

c) Demanda en la que se acumulan la reclamación de cantidad contra un propietario y una declaración de preferencia al cobro respecto a un tercero (vg. un BANCO con carga hipotecaria a su favor), que se tramita por el juicio ordinario aunque la cantidad reclamada sea la propia del juicio verbal. 

Si el Secretario judicial advierte que el juicio elegido por el actor no corresponde al valor señalado o a la materia a que se refiere la demanda, acordará por diligencia de ordenación que se dé al asunto la tramitación que corresponda. 

Pero, ¿qué ocurre si la demanda se limitare a indicar sin más la clase de juicio que corresponda o si, tras apreciarse de oficio por el Secretario que la cuantía fijada es incorrecta, no existieren en aquélla elementos suficientes para calcularla correctamente?. Dice el artículo 254.4 LEC que no se dará curso a los autos hasta que el actor no subsane el defecto de que se trate, concediendo el plazo para la subsanación, pasados los cuales el Tribunal resolverá lo que proceda. 

Entiendo que si el defecto se subsana, el Secretario Judicial podrá admitir la demanda y dar curso a los autos, sin necesidad de remitir los autos al Tribunal. Lo que no cabe es la inadmisión de la demanda, pues la idoneidad del proceso es una cuestión de orden público y de "ius cogens", que obliga al tribunal a dar de oficio al proceso la tramitación que corresponda de acuerdo con lo establecido en el artículo 254 LEC. En ningún caso podrá inadmitirse una demanda porque se entienda inadecuado el procedimiento por razón de la cuantía (así lo dispone el artículo 254.4 LEC), ni tampoco desestimarla en sentencia por el mismo motivo, sin entrar en el fondo del asunto.

Comentarios

  1. Muy interesante.

    ¿Y qué ocurre si el error en la cuantía no es subsanado de oficio ni se da trámite para subsanarlo? ¿La sentencia debería condenar según la cuantía erroneamente fijada, aun siendo diferente a la suplicada?

    Desde mi humilde opinión el error en la cuantía podría subsanarse en la Audiencia Previa a petición de la actora al amparo del art 426.2 LEC. Y para el caso de que no se le permita tal subsanación, entiendo que la sentencia, si es estimatoria de las pretensiones de la demanda, debería condenar de acuerdo con la cantidad fijada en el suplico. La cuantía únicamente tendrá trascendencia a efectos de cálculo de las costas (sin dejar de lado los efectos ya pudiera haber tenido sobre el tipo de procedimiento y que pudiera tener sobre la posibilidad de recurso de casación).

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respecto a la Sentencia - y más si llega a la Apelación- podemos encontrarnos con toda clase de pronunciamientos y, por mi experiencia, todo se subsana en la audiencia previa, salvo que no sea una subsanación y la clase de juicio no es, desde luego, materia subsanable; hay que dejarlo claro antes de admitir la demanda.

      Gracias

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.