Grabaciones de juicios y ¿una excesiva subsanación?.


Leemos en la STS, Sala 1ª, 13 de mayo de 2013 (ROJ STS  2472/2013) que se interpuso recurso extraordinario por infracción procesal basado en:

1. Infracción del art. 225.3 LEC, solicitando la nulidad de actuaciones ante la inexistencia de grabación de la vista del recurso de apelación.

2.Vulneración del principio de tutela judicial efectiva (art. 24 CE).

Y los hechos son los siguientes: en el procedimiento ante el Juzgado de Primera Instancia no se grabó el acto del juicio, lo que motivó recurso de apelación de la parte actora, en la que se instaba la nulidad del procedimiento, alegando la importancia de la declaración del demandado y de la testigo; subsidiariamente, solicitó la revocación de la sentencia como cuestión de fondo.

La Audiencia Provincial dictó providencia, suspendiendo la deliberación fijada para ese mismo día, y acordó señalar vista en la que se recibiría declaración al demandado y la testigo, lo que se le notificó a las partes, advirtiéndoles de la posibilidad de interponer recurso de reposición, que no se formalizó por ninguna de ellas.

El día 2 de junio de 2010 se celebró la vista señalada practicándose las dos pruebas mencionadas, no efectuándose grabación y levantándose acta en la que la Sra. Secretaria Judicial recogió las preguntas efectuadas y las respuestas emitidas, con suficiente extensión.

El Tribunal Supremo desestimó el motivo consistente en infracción del art. 225.3 LEC y de la declaración de nulidad de actuaciones ante la inexistencia de grabación de la vista del recurso de apelación.

Se rechaza el primer submotivo relativo a la práctica de prueba, señalada de oficio por el tribunal de segunda instancia, para salvar la falta de grabación del acto del juicio. En primer lugar, se debe destacar que no se trata de una diligencia final, pues aún no se había celebrado la vista, cuando se procede a señalar fecha para la prueba. En segundo lugar, al tribunal le esta permitido, en fase de apelación, subsanar defectos procesales ( art. 465.3 LEC). Esta Sala como argumento nuclear debe declarar que la parte no recurrió en reposición el señalamiento de vista para práctica de la prueba, con lo que al no haber denunciado en la instancia, la pretendida irregularidad procesal, debemos desestimar este motivo de acuerdo con el art. 468.2 LEC que exige esa denuncia previa.
Cita:

Añade la parte recurrente que la vista no se grabó, lo cual es cierto, pero sí se levantó acta por la Sra. secretaria judicial, en la que con suficiente desarrollo se recogen las declaraciones de las partes y los documentos exhibidos, lo cual es factible procesalmente, pues el art. 187 LEC faculta para ello cuando no se pudieran utilizar los medios de grabación (STS 22 de diciembre de 2009, rec. 1591/2005). Por ello, también debe rechazarse este submotivo, pues el pretendido defecto procesal, en ninguno de los casos produjo indefensión (art. 225.3 LEC).

Y se desestima también la existencia vulneración del principio de tutela judicial efectiva (art. 24 CE).

Esta Sala debe declarar que el tribunal de apelación no estaba practicando una prueba nueva, que como tal podría renunciarse, sino que estaba reproduciendo una prueba ya practicada y que no fue renunciada en primera instancia, por lo que tampoco podía serlo durante un acto procesal en el que tan solo se pretendía reiterar lo ya practicado.
Cita:

La prueba practicada en segunda instancia, con evidente deseo subsanador, era una directa expresión del principio dispositivo ( arts. 216y 282 LEC) y se volvió a practicar en segunda instancia, porque en primera instancia fue propuesta por la parte que ahora recurre; le fue anunciada por la providencia mencionada, que no recurrió y tuvo posibilidad de interrogarla en audiencia pública, aunque declinó tal posibilidad, siendo interrogada solo por la parte actora, por lo que se ha respetado el derecho a la tutela judicial efectiva, en cuanto se ha desarrollado el proceso con plenas posibilidades de alegaciones y debate, practicando las pruebas propuestas y subsanando las deficiencias de grabación de la primera instancia, transcribiéndose en el acta de forma amplia el resultado de la prueba, que no podía renunciarse pues se reprodujo aquella que la parte que ahora recurre propuso ante el Juzgado ( art. 24 de la Constitución).

Como declara la Sentencia de esta Sala de 26-7-2012, recurso 2020 de 2009, se ha de partir del principio de conservación del proceso judicial en la medida de que la documentación por medio del acta del secretario judicial no produzca concreta indefensión material.

En el caso de autos no se aprecia violación del derecho de defensa del hoy recurrente, en cuanto el proceso se ha desarrollado con transparencia, pulcritud y plenas garantías.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.