30 marzo 2013

Peritos, tasación de costas y una de Aseguradoras.


La inclusión de los honorarios de los peritos en la tasación de costas viene impuesta por el artículo 241.1.4º LEC, pero condicionada, a su vez, por el requisito general de que estos gastos no sean «inútiles, superfluos o no autorizados por la Ley» o que la parte que haya de satisfacerlos no tenga reconocido el Derecho a la Asistencia Jurídica Gratuita. 

Para que el desembolso producido como consecuencia del informe pericial pueda ser incluido en la tasación de costas es necesario que se trate de un auténtico dictamen pericial, en el que concurran los requisitos legalmente necesarios para ser tenido por tal, pues no cabe incluir en la tasación de costas los desembolsos correspondientes a determinados pareceres técnicos o pericias documentadas que, por no reunir los requisitos legales, no llegan a alcanzar la condición de auténticos dictámenes periciales, sino el de meros documentos (SAP MURCIA, 86/2009, Sección 5ª, Cartagena, 2 de abril de 2009, ROJ: SAP MU 526/2009). 

Y sentado lo anterior las normas reguladoras de la prueba pericial relacionan las diferentes modalidades de designación con otras tantas posibilidades respecto al gasto que origina. 

Los supuestos serían los siguientes: 

a) La designación de perito por las partes (artículo 336.1 LEC). En este caso, el gasto se produce cuando se inicia el proceso o incluso antes de presentarse la demanda. Cierto es que el artículo 241 LEC señala que se considerarán gastos del proceso aquellos desembolsos que tengan su origen directo e inmediato en la existencia de dicho proceso, pero lo relevante para la inclusión en la tasación de costas de un determinado desembolso es que se haya devengado como consecuencia de una actuación instada por la parte con la finalidad de fundamentar su pretensión en el proceso (iniciado o que se pretenda iniciar), de tal manera que el proceso, actual o futuro, no es más que la causa u origen de ese desembolso, sin que éste tenga que producirse necesariamente en el interior de aquél. 

Así que presentado el dictamen pericial y admitido por el Juzgado con valor de tal pericial, deberá incluirse en la tasación aún cuando no fuera ratificada en juicio; al no poder ser considerada inútil, superflua o no autorizada por la ley.

En cuanto al pago que hacen las aseguradoras a peritos y que deberían soportar sus asegurados (vg. arquitectos y aparejadores demandados vencedores del pleito), habrá que tener cuidado porque las normas reguladoras de la tasación de costas no permiten la inclusión de cualquier cantidad en la tasación de costas porque impedirlo el artículo 242 LEC, pudiendo confundirse, en suma, la definición de costa procesal, con la legitimación para reclamarlas. 

La parte beneficiada por la condena en costas podrá instar su tasación previo pago a todos sus acreedores procesales, presentando entonces los correspondientes justificantes. También es posible que inste la tasación de costas presentando tan solo las minutas (aún no pagadas) de determinados acreedores procesales (abogados, procuradores, peritos), cuyo devengo vendrá justificado por la intervención de estos profesionales en las actuaciones, debidamente documentada; minutas que podrían ser presentadas directamente en la Secretaría para que se incluyeran en la tasación o, entregadas directamente a la parte para que instara la tasación. 

Lo que no cabe es el tertium genus: honorarios satisfechos por tercero que no interviene en el proceso y, cuya inclusión en la tasación de costas se justifica por la definición de costa del artículo 241.1 LEC, siendo ajena a la impugnación la relación entre la parte que no ha pagado y el tercero que si lo hizo y al que deberá restituírsele el importe abonado. Una cosa es la relevancia de la calificación y otra quién sea obligado al pago y, en este punto y por lo antes dicho, debe confirmarse la exclusión de la partida. 

b) La designación judicial del perito solicitada de común acuerdo por las partes (artículo 339.2 LEC). Esta designación tiene dos consecuencias: la provisión de fondos del artículo 342 LEC y, la obligación de satisfacer el gasto por partes iguales. En ocasiones se confunde la provisión de fondos con la necesaria aportación de la factura y su carácter debido. Es decir, pese a algún pronunciamiento judicial la provisión de fondos no exime al perito de presentar la minuta o la factura para la tasación de costas. 

c) La designación judicial de perito a instancia de una sola de las partes implica que esta corra con el gasto (artículo 339.2 LEC), sin perjuicio – como en el caso anterior- del ulterior pronunciamiento en materia de costas. Resulta obvio que la inclusión de esta partida en la tasación de las costas estará siempre justificada (artículo 339.2 LEC) dado que el Juez sólo procederá a la designación del perito cuando “considere pertinente y útil el dictamen pericial solicitado”. 

d) Los gastos del perito designado de oficio por el Juez correrán a cargo del Estado. Debe recordarse que este perito designado es distinto al designado judicialmente y son los que refiere el artículo 339.5 LEC, que autoriza al Juez a nombrar perito en los procedimientos sobre declaración o impugnación de la filiación, paternidad y maternidad, sobre la capacidad de las personas o en procesos matrimoniales. Una segunda advertencia. 

Este supuesto es distinto del previsto en el artículo 435.2 LEC cuando prevé que el tribunal podrá acordar de oficio, que se practiquen de nuevo pruebas sobre hechos relevantes, oportunamente alegados, si los actos de prueba anteriores no hubieran resultado conducentes a causa de circunstancias ya desaparecidas e independientes de la voluntad y diligencia de las partes, siempre que existan motivos fundados para creer que las nuevas actuaciones permitirán adquirir certeza sobre aquellos hechos. En estos casos la pericial será sufragada por las partes en litigio ya que como el Juez estima que no puede resolver el asunto si no cuenta con un dictamen pericial que ilumine la controversia, lógico pensar que el citado dictamen beneficie a las dos partes, aunque una de ellas “gane” y la otra “pierda” el pleito.

4 comentarios:

  1. Buenos días:

    Mi más sincera enhorabuena por el trabajo que realiza en este blog tan activo. Al hilo del artículo que publica, me surge una duda y quisiera conocer su opinión.

    Procedimiento civil de defectos constructivos con actora y demandada y dos intervenciones provocadas. Uno de los intervinientes en la contestación a la demanda aporta informe pericial de parte relevante que ha sido considerado a la hora de resolver el pleito.
    Se dicta Sentencia, estimación parcial, y con respecto a este tercero interviniente, se condena en costas a quien lo llamó al procedimiento.

    La cuestión se plantea ahora en la tasación de costas, pues este tercero tenía su responsabilidad civil asegurada con una compañía que es quien ha pagado el informe pericial y, consecuencia de ello, es que la factura que se presenta para tasación está hecha a nombre de la compañía y no del tercero interviniente en el procedimiento.

    ¿Entiende que deben incluirse sus honorarios o no? ¿Es a este tipo de situaciones a las que se refiere en su artículo como esos "honorarios satisfechos por tercero que no interviene en el proceso y, cuya inclusión en la tasación de costas se justifica por la definición de costa del artículo 241.1 LEC, siendo ajena a la impugnación la relación entre la parte que no ha pagado y el tercero que si lo hizo y al que deberá restituírsele el importe abonado. Una cosa es la relevancia de la calificación y otra quién sea obligado al pago y, en este punto y por lo antes dicho, debe confirmarse la exclusión de la partida"??

    Muchas gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y sobre el asunto que plantea consulte el AAP BARCELONA, Sección 14ª, 25 de febrero de 2005, nº 30/2005, recurso 677/2004 y la SAP LA CORUÑA, Sección 4ª, 1 de octubre de 2009, recurso 412/2009.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Buenos días,

    Agradecerle de antemano el tiempo que dedica a este blog y que es de una gran ayuda para muchos de los profesionales del Derecho.

    En referencia a este artículo, se me presenta una duda derivada de un procedimiento de impugnación de costas. Se ha incluído en la tasación de costas causadas en el incidente de impugnación de costas del letrado que la presenta, el importe del dictamen del Colegio de Abogados, que asciende a unos 145 euros, más del doble de lo que resulta de la propia tasación, que asciende a unos 32 euros y 82 aproximadamente. La Audiencia de Girona tasa las costas del incidente y no incluye el importe del dictamen, lo cual me parece correcto, puesto que entiendo que la LEC dice únicamente que el Colegio emitirá dictamen sobre la controversia, pero nada dice sobre quién debe asumir el coste de ese dictamen; ( el colegio de Abogados factura al letrado impugnante dicho dictamen en base a un acuerdo de la Junta del Colegio). La tasación de costas del secretario de la Audiencia como decimos no incluye el importe del dictamen del Colegio de Abogados incluido en la tasación de costas del incidente presentada, sin embargo el juzgado de instancia sí lo hace ( a mi parecer erróneamente, porque comparto íntegramente que el dictamen debe tratarse de un dictamen pericial, requisito que a mi entender no cumple el dictamen del Colegio de Abogados, puesto que además, no es vinculante para el secretario).

    Quisiera saber si comparte mi punto de vista, dado que no he encontrado sentencias en las que pueda basar mi argumento, probablemente porque es novedoso que los Colegios de Abogados cobren por los informes que emiten en referencia a las tasaciones de costas.

    Muchas gracias por su tiempo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.