02 marzo 2013

Otra nota de prensa sobre el Burka y el Tribunal Supremo.


Era lógico que el Tribunal Supremo anulara la ordenanza del Ayuntamiento de Lerida sobre la prohibición del velo integral para las mujeres, aunque no debería haber pasado del asunto de la competencia administrativa. No hay aquí un problema de libertad religiosa, ni de derechos humanos y menos aún hay riesgo de exclusión para la mujer: el único problema es que los europeos occidentales seguimos cediendo espacio y derechos a costumbres, culturas e interpretaciones religiosas que no merecen aquel, ni estos y sí, que deberían estar prohibidas.  

Le hubiera bastado al Tribunal Supremo con un párrafo para anular la ordenanza del Ayuntamiento, por incompetencia en la materia y otro para recordar a quien corresponda que desde el año 2010 anda pendiente la prohibición del empleo de tan estupenda prenda de vestir. Y es el momento, porque la crisis económica que padecemos se ha llevado por delante la Alianza de las Civilizaciones y mucho de la multiculturalidad subvencionada y, hoy nadie defiende con seriedad que una cárcel de tela proteja, en las calles de Europa, los derechos de ninguna mujer. 

Cuando dedico el BLOG a estas cuestiones disminuye el número de lectores, que andan muy preocupados por las costas, el recurso de revisión, el desahucio o las tasas y nada tengo que decir sobre ello; al contrario, es muy satisfactorio ver que la gente lee lo que escribo y ¡hasta sería la leche que alguien me hiciera caso!, por lo que vuelvo a dar las gracias. Pero, hay que situaciones frente a las que hay que tomar postura y dejar los chistes para la tercera cerveza. 

Es la segunda vez que cuelgo la misma fotografía. Se hizo en Afganistán, hace años y delante de una base Española. Hoy no se hubiera permitido por razones de seguridad. En Irak empleaban muchachas con burka para cometer atentados suicidas, no faltaron chicas con disminuciones psíquicas y a otras las violaban, para pérdida la honra y con el burka puesto, sanearán su espíritu matando infieles o, a quien se pusiera por delante. Maldita la gracia que me hace escribir sobre estas cosas o, que comentando la fotografía, me dijeran que en Afganistán y Pakistán, el burka facilita a la mujer una protección muy necesaria. 

El caso es que no vivimos en Afganistán y, en nuestra casa hay normas que se han ido redactando con el paso de los siglos y que deben respetarse y, eso nada tiene que ver con la libertad religiosa, ni con los derechos humanos. Y, sí, terminará siendo aquí un problema de seguridad, como ya lo es allí.

2 comentarios:

  1. Excelente como siempre.
    Ya está bien de tanto buenismo y tanta corrección política.¿O es pensamiento único?

    ResponderEliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.