El final del proceso de ejecución.


No pensarían que iba a dedicar una línea más a tratar el apasionante asunto de las tasas, que el sábado pegó otro giro de rumbo ¿verdad?. Pues verdad. Dejando al margen las patadas a la semántica que he logrado en tres líneas, creo que con la publicación de un artículo, una junta de Secretarios Judiciales y una intervención televisiva (pinchen en los enlaces sí tienen valor) hay análisis de sobra. 

Así que aprovechando la segunda edición de mi libro sobre la ejecución civil y siguiendo las técnicas de venta más novedosas en la materia editorial, dejo colgado el epígrafe dedicado a la satisfacción del título ejecutivo. Espero que nadie se ofenda, como en anteriores ocasiones, pero comienza a ser una moda la presentación de tantas demandas de ejecución como títulos de cualquier clase o naturaleza aparecen en los procesos y eso, ni está bien, ni tiene respaldo legal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.