09 diciembre 2012

La ablación del clítoris no es cultura, es amputación y mutilación (STS, 31-10-2012).


Hemos tratado antes el asunto de la multiculturalidad y volvemos de nuevo a él con ocasión de una reciente Sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de 31 de octubre de 2012, 835/12, Recurso 3/2012. No merece la pena que insista en darle vueltas a una introducción y, a la memez intelectual del colectivo de la multiculturalidad, asentado en tres patas: la prohibición de Cruces y Belenes, la comparación de las Monjas con el velo islámico y, la postración ante cualquier moda cultural allende nuestras fronteras; incluida la ablación del clítoris, como defiende en una aula universitaria un profesor, que ha pasado de tonto a gilipollas, porque el paso del tiempo me ha ido calentando las teclas del ordenador. Entenderán el enfado si leen: ¡Hay idiota!, nos íbamos a echar unas risas si la castración fuera una costumbre

Dice el Tribunal Supremo:
Fundamento de derecho tercero:

Sin duda uno de los factores más acusados de la sociedad actual, también de la española, es el alto grado de interculturalidad que presenta como consecuencia de las fuertes corrientes migratorias a países de más alto nivel de vida motivadas por el deseo de mejorar la vida de aquellos naturales de países empobrecidos. Es un viaje desde la desesperanza a la esperanza. Tales grupos proceden de otras culturas y tienen ritos y prácticas muy diferentes a los de los países de acogida. Tanto el recurrente como la propia sentencia se refiere a esta situación en referencia a la ablación del clítoris al afirmar que es una práctica cultural de su país de origen. Ello no puede ser excusa para elaborar una teoría del "error de prohibición fundado en los factores culturales a los que pertenece el sujeto", porque el respeto a las tradiciones y a las culturas tiene como límite infranqueable el respeto a los derechos humanos que actúan como mínimo común denominador exigible en todas las culturas, tradiciones y religiones. La ablación del clítoris no es cultura, es mutilación y discriminación femenina. A tal efecto, debemos recordar la Exposición de Motivos de la L.O. 3/2005 de 8 de Julio que acordó perseguir extraterritorialmente la práctica de la mutilación genital femenina: "....La mutilación genital femenina constituye un grave atentado contra los derechos humanos, es un ejercicio de violencia contra las mujeres que afecta directamente a su integridad como personas. La mutilación de los órganos genitales de las niñas y las jóvenes debe considerarse un trato "inhumano y degradante" incluido, junto a la tortura, en las prohibiciones del art. 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos....". 
En el caso de autos, el recurrente M. D. llevaba a la sazón viviendo en España 10 años, estaba totalmente integrado en la cultura española y conocía --y así lo reconoció en su declaración en sede judicial obrante al folio 40 de la instrucción- - "....que todo el mundo sabe que eso no se puede hacer en España....". 
El propio factum así lo tiene declarado. Rechazada la tesis de que la ablación se efectuó por los abuelos en Gambia, y declarado que tuvo lugar en España, la tesis del error de prohibición en el recurrente no puede ser admitida en modo alguno. 
Hay que recordar, que la sentencia de instancia en relación a la madre de I., le apreció el error de prohibición, vencible, al tener en cuenta su situación, cualitativamente diferente a la de su esposo, como se justifica en la parte final del f.jdco. segundo de la sentencia de instancia. Procede la desestimación del motivo. .

¿Han leído bien lo subrayado?. Recuerdo lo que me dijo un militar –también escrito en este blog- sobre Afganistán y el mundo islámico. El día que las mujeres logren salir de las ratoneras en que las tienen los hombres habremos dado un enorme paso para acabar con el fundamentalismo, el multiculturalismo de tres patas y las salvajadas que relata la sentencia del Tribunal Supremo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.