14 octubre 2012

Cuestiones jurídicas en las somnolientas audiencias previas (STS. 27-9-12).


Una audiencia previa es un invento austríaco, copiado y pegado en la Ley de Enjuiciamiento Civil y que hoy consiste, básicamente, en que dos abogados – que sustituyen a los titulares- acompañados de dos habilitados de procuradores – tampoco vienen los titulares- leen sus minutas delante de un Juez y de un Secretario Judicial – estos son los únicos titulares del inmediato acto- . La lectura se desglosa en tres bloques: no hay posibilidad de llegar a ningún acuerdo, toda la prueba leída es esencial y se recurre por mor del artículo 24 CE cualquier denegación probatoria. No hay instrucciones para nada más y cuando la Magistrado aprieta un poquito en el acto de la madre de todas las inmediaciones, algún que otro sudor frio corre por alguna espalda. 

Haré una excepción para evitar la injusticia de la generalización. En los procesos por defectos constructivos – ya escasos, porque no quedan empresas a las que demandar-, cuando al vecino del 5º de la Comunidad de Propietarios de la Srta. Pepís alguien le comenta que después de diez años no hay nada que hacer y embarca a los demás comuneros en una demanda kamikaze contra arquitecto, aparejador, promotor y constructor, suelen aparecer los cuatro abogados titulares de los demandados. Y ahí sí, la audiencia previa del corta y pega, cumple su finalidad: aclarar qué se discute y qué medios hay de prueba. Luego limpiamos la sangre, porque cuando un Abogado hace bien su trabajo no grita, ni hace aspavientos, ni lleva tatuado en el pecho “amor del 24 CE”; le muerde en el cuello al rival con toda la educación del mundo. 

Y todo esto viene por la reciente STS Sala 1ª de 27 de septiembre de 2012 (ROJ STS 6083/2012) que estima un recurso extraordinario por infracción procesal interpuesto contra una sentencia de la Audiencia Provincial de Badajoz y declara la nulidad de lo actuado, retrotrayendo las actuaciones al momento de la audiencia previa, porque


para que las pruebas propuestas sean admitidas, en cuanto se declaran pertinentes por esta Sala, por tener relación con la cuestión jurídica debatida, continuando el procedimiento por sus propios trámites, convocando al correspondiente juicio, en el que deberán practicarse, tras lo que se dictará sentencia por el Juzgado.

El asunto se las trae. El actor instó la nulidad de unas ventas en escritura pública y en documento privado de varias fincas rústicas y urbanas en las que el comprador era su hijo solicitando que se declarase y se hiciese constar en el Registro de la Propiedad, en su caso, que el propietario era el actor, con cuyo dinero se había efectuado las compraventas y quien había llevado a cabo las negociaciones. Alega que las fincas se pusieron a nombre de su hijo, a cambio de que este le prestara asistencia dada su avanzada edad, lo cual este no efectuó. Igualmente planteó que su hijo dispuso en su propio beneficio de 66.000 euros que mantenía en un fondo de inversión en el Banco de Santander. Por el demandado se negaron los hechos, rechazó que hubiese recibido de su padre el dinero para las compras de inmuebles y tampoco aceptó que hubiese dispuesto del dinero del fondo de inversiones.

Al entenderse por el Juzgado que el actor debía demandar también a los vendedores de las parcelas, se planteó, de oficio, la excepción de litisconsorcio pasivo necesario, y se llamó a todos los vendedores allanándose algunos, oponiéndose otros y declarándose rebeldes al resto. En la audiencia previa el Juzgado solo admitió como prueba la documental unida con la demanda y las contestaciones, negando el interrogatorio de partes, testificales, comunicación al Banco de Santander (sobre el fondo de inversión), a la Tesorería General de la Seguridad Social (sobre bases de cotización), a la Agencia Tributaria sobre las declaraciones del IRPF de 1990 a 2002, entre otras. La negativa del Juzgado se fundó en que la cuestión litigiosa era estrictamente jurídica, por lo que los autos quedaron vistos para sentencia.

Pues bien, el Tribunal Supremo convirtiéndose en órgano de la instancia dijo:


Esta Sala a la vista de las cuestiones planteadas en la demanda debe reconocer que las mismas no eran estrictamente jurídicas, pues era necesario probar que el demandado carecía de solvencia para afrontar las adquisiciones, así como oir a los vendedores sobre la persona que llevó las negociaciones, quién les dio el dinero y circunstancias conexas. 
Toda esta prueba era necesaria pues el demandado Sr. Severino negó los hechos, con lo que la parte actora quedaba cargada con la prueba de lo que argumentaba (art. 217 LEC). 
La parte actora impugnó la inadmisión de prueba, lo que le fue rechazado en la misma audiencia previa, reproduciendo el tema en fase de apelación y retomándolo ante esta Sala. 
En la sentencia que se recurre se incurre en infracción del art. 428.3 LEC en relación con el art. 24 de la Constitución, violando el derecho a la tutela judicial efectiva del recurrente pues por un lado declara que no procedió la admisión de prueba al tratarse de una cuestión jurídica y por otro sostiene que el actor no acredita la donación ni la simulación, que al demandante le habría correspondido probar conforme al art. 217 LEC. 
Semejante contradicción produce una notoria indefensión en el demandante a quien se le exige probar sin permitirle apoyarse en los medios de prueba conducentes a integrar la obligación procesal que le impone la carga de la prueba.

Dejando al margen la necesidad de la prueba, porque en pleitos familiares el interrogatorio y la testifical tiene la misma veracidad que el resultado de la bola de cristal de Merlín, ¿podía el Tribunal Supremo admitir la prueba sin la audiencia previa?. El artículo 476 LEC no lo dice y me da que lo lógico hubiera sido que el Juzgado de instancia convocara a nueva audiencia previa, pero no a juicio.

4 comentarios:

  1. Pues a mí, Alberto, lo que me crispa de las Audiencias Previas es que muchos Juzgados pidan "nota de prueba".

    O somos orales o somos escritos (dejo al margen el problema de que mi prueba puede variar en función de la que propone, primero, el contrario)pero que no corra por la Sala ese híbrido de la "escritura oral".

    Desde luego, lo mejor sería eliminar la Audiencia Previa, y de paso la Mediación, con el juez investigando los sentimientos de las partes (¿No vas a mediar? ¿Y porqué no, hombre?).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo.

      Es la puñetera mania de copiar instituciones bárbaras (¡¡el jurado ha sido un éxito de crítica y público!!) sin saber cómo y cuando funcionan.

      Un saludo

      Eliminar
  2. 476--- En los demás casos, de estimarse el recurso por todas o alguna de las infracciones o vulneraciones alegadas, la Sala anulará la resolución recurrida --- denegación in voce de práctica de prueba --- y ordenará que se repongan las actuaciones al estado y momento en que se hubiere incurrido en la infracción o vulneración. --- esto es: al momento inmediatamente anterior a la denegación de la misma. ---> En puridad jurídica, entiendo, lo correcto sería retrotraer actuaciones hasta ese momento en que se inadmitió lo que el Supremo ha dicho que debió admitirse.

    Pero como nadie se va a poner a ver en qué momento exacto de la audiencia previa se dijo eso (o, quizás, como el princpio de unidad de acto -¿¿aplicable también a la audiencia previa o sólo al juicio??- interpretado a la luz de la ley del mínimo esfuerzo lo impide), se celebraría "desde cero". Y ahora asoma a la economía procesal y la justicia del caso concreto que no deja de ser pan para hoy y hambre para mañana: como es un coñazo volver a celebrar audiencia previa, se entiende ésta celebrada ante el Supremo (coño, ¡¡qué honor!!) y vamos directamente a juicio.

    "Toda esta prueba era necesaria pues el demandado Sr. Severino negó los hechos, con lo que la parte actora quedaba cargada con la prueba de lo que argumentaba (art. 217 LEC)." Y, personado, ¿qué iba a hacer? ¿Allanarse? Eso sí que es una maravilla. ¿Y si no hubiese sido así la carga de la prueba la tendría la demandada??? (¿me he perdido en algún momento del ejercicio o eso violenta todos los princpios del proceso civil?) Qué cosas más inteligentes dice el Supremo a veces...

    Mis felicitaciones por el blog.

    Una picapleitos.

    ResponderEliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.