Hoy toca volver a hablar de mi libro.


La Ley ha publicado la 2ª Edición del libro “Cuestiones prácticas sobre la vía de apremio en el proceso de ejecución civil” y digámoslo: eso es un éxito (creo), porque con los tiempos que corren es muy difícil convencer a un profesional que compre algo en papel y por tanto, doy las gracias, en primer lugar, a los compradores de la 1ª Edición.

Permítanme ahora que les aburra unos minutos (quizá segundos) porque el manual está dedicado a una de las materias más sencillas a la par que enrevesadas del proceso civil: la ejecución. 

Dejando al margen las ejecuciones de título no judicial (Bancos y Cajas de Ahorro como principales clientes de los Juzgados); en el resto, el demandante se lleva una buena sorpresa cuando se cree que con la Sentencia se ha acabado el asunto. Pues no, ni el pleito termina con la Sentencia, el Auto o el Decreto, ni, gracias al principio dispositivo, la ejecución es algo sencillo (que lo es). 

 Y, la verdad es que nunca he entendido porque se permite a unos – los ejecutantes- y a otros – los terceros- que guíen un proceso judicial, transformando el papel (no hay expediente digital, pese a lo que lean por ahí) en una especie de pista hípica de saltos y sin casco. Eso no lo permite la ley y tampoco lo hacía en su redacción del año 2000, pero ya ven, el principio dispositivo exige un esfuerzo que Juzgados sobrecargados no quieren asumir; yo tampoco lo haría en otro destino, aclaro. 

Sumen a todo lo dicho el indudable el protagonismo de las resoluciones de los Secretarios Judiciales y tendrán bastantes dudas que solventar. 

El manual no busca responsables, - corriente de pensamiento muy común en derecho procesal y que parece residir en la incapacidad de examinar con objetividad el resultado de las reformas que se implantan, sus aciertos y sus errores-; sino soluciones y soluciones que se han ido asentando en la práctica con mayor o menor acierto. No se busca una única razón, sino las razones que para diferentes particulares se dan en nuestros tribunales, lo que supone en último término recoger las posturas de los letrados que intervienen en el proceso y el criterio del órgano que resuelve. 

PINCHANDO AQUI tienen el índice completo de la obra. En rojo se destacan los epígrafes nuevos corregidos en profundidad respecto a la 1ª Edición

Gracias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.