La mejora de embargo.


Ordena la ley que no se embarguen bienes cuyo previsible valor exceda de la cantidad por la que se haya despachado ejecución, salvo que en el patrimonio del ejecutado sólo existieren bienes de valor superior y la afección de dichos bienes resultare necesaria a los fines de la ejecución (artículo 584 LEC). 

Pero el embargo no es un acto independiente del proceso de ejecución y su duración puede condicionarlo, justificando que el ejecutante interese del tribunal la mejora de la traba o que el ejecutado pida su reducción. En el primer caso se trata de adecuar el embargo a la cantidad que se ejecuta, bien por haberse producido una disminución de valor de los bienes inicialmente trabados, bien porque se acordó la ampliación de la ejecución. En el segundo caso estamos en presencia de un embargo que vulnera por exceso el requisito relativo a la suficiencia de los bienes, ya sea porque los trabados han aumentado de valor, ya porque se embargaron mayor número de bienes de los necesarios. 

La mejora se producirá, a petición del ejecutante, si el Secretario judicial estima que puede dudarse de la suficiencia de los bienes embargados en relación a la responsabilidad del ejecutado, pero esa duda debe haber surgido por causas nuevas, esto es, por hechos que no se conocían en el momento de decretar el embargo. Se distingue así entre: (a) suficiencia: desde el principio no se han embargado bienes suficientes para cubrir la cantidad por la que se despachó la ejecución y (b) mejora: siendo el embargo inicialmente suficiente, se produce una circunstancia que lleva a la insuficiencia, caso en el que se habla propiamente de mejora del embargo. Solo podrá hablarse de mejora si se ha admitido o estimado una tercería de dominio (artículos 598 y 604), cuando se aumenta la cantidad prevista en concepto de intereses o costas (artículos 612 y 613), cuando se produce una disminución del valor de lo embargado o, el vencimiento de nuevos plazos de la deuda (artículo 578). 

El problema es que en la actualidad, tendremos constancia en el momento del despacho ejecutivo de los bienes inmuebles, sueldos y pensiones y saldos en cuentas bancarias y además sucede que el embargo de los primeros es inmediato y los sujeta a los fines de la ejecución (aunque no se vendan nunca). En una siguiente fase, que no se alarga en el tiempo, ni permite el agotamiento de las trabas practicadas, el ejecutante, cuando tiene la garantía registral del embargo del bien inmueble, postula una mejora sobre el resto del patrimonio del ejecutado con la simple cita del artículo 612 LEC

 Y ¿qué “cambio de circunstancias” se ha producido en ese caso que nos permita “dudar de la suficiencia de los bienes embargados”?. Ninguna. Es cierto que la mejora del embargo podría decretarse aunque continúen embargados todos los bienes trabados previamente en el mismo proceso, aunque solo será admisible cuando resulten insuficientes para cubrir la cuantía de la ejecución; insuficiencia que también puede obedecer, precisamente, a que se ha producido ya la extinción total o parcial de ese embargo inicial (Cachón Cadenas). No ocurre eso en el supuesto planteado, pues la petición de mejora se formula aisladamente y sin atender a las medidas ejecutivas practicadas. Las razones que sustentan estas peticiones aparecen en el AAP SANTA CRUZ DE TENERIFE, Sección 3ª, 22 de junio del 2010 ( ROJ: AAP TF 900/2010) en los siguientes términos: a) la cuantía de la ejecución; b) en el artículo 612 LEC basta la existencia de dudas sobre la suficiencia de los bienes embargados, si concurren los restantes requisitos establecidos y en las cargas que gravan los inmuebles embargados, debiendo tenerse en cuenta también la depreciación de tales bienes cuando son sometidos a realización forzosa, así como la gran divergencia existente entre los precios de mercado asignados en el avalúo y los precios de remate efectivamente obtenidos en la realización forzosa; y c) la aplicación del principio de la responsabilidad patrimonial universal recogido en el artículo 1.911 CC. 

Y otra cosa, que tampoco tiene que ver con la mejora, es la reiteración de peticiones de embargo denegadas, bajo la manifestación de un posible cambio de circunstancias que no se justifica o, los alzamientos de trabas que luego pretenden corregirse, en cualquier momento, mediante la mejora. En el último supuesto – poco frecuente en la actualidad- sucede que el Juzgado suspende el embargo por mor de la liquidación del artículo 666 LEC y luego se pide la traba del mismo bien por medio de la mejora.

Comentarios

  1. Ay, el día el que se aprieten las clavijas (art 590) de verdad al ejecutado moroso y se le requiera a exponer, con formalidad y seriedad (comparecencia personal, nada de responder por tercero) por el Juez/secretario de forma directa qué bienes tiene...Miro la bola de cristal y veo que, ante la dubitativa cara incrédula del ejecutado (pues no sé, no me acuerdo...), se le advierte con esa severidad de los años en que daba miedo ir al juzgado ¿pero Ud. se está cachondeando de mí? ¿prefiere que le mande a la jurisdicción penal por desobediencia? y entonces, ¡milagro!, el moroso, descompuesto (su abogado no le había advertido de esta dureza) empieza a recordar, y a prometer que traerá los datos concretos y que no, no , por supuesto está en trámites para ello...
    Para mí que se os ha perdido, desgraciadamente, el respeto que os merecéis (bueno, en algo habrán colaborado los propios jueces y secretarios también, ablandándose). Personalmente pienso que sólo el día que se aplique realmente el 590 y se deduzcan testimonios por desobediencia, el trabajo en ejecución bajará un 50%. Y todos ganarán: ejecutantes, para cobrar antes y con menos gastos; ejecutados, porque los que sufran una situación realmente de insolvencia sabrás que les vana dejar en paz y que no hay nada que rascar; los secretarios, porque dejarán de acumular papel inútil como el de la foto y SSº porque verá que dejan de hacerle pedorretas en cuanto se da la vuelta y la gente le toma realmente en serio (aunque esto es aplicable, desde la reforma, igualmente al secretario)
    Lo más gracioso es que esta solución...depende exclusivamente de ellos (jueces y secretarios...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No merece la pena. La información de la que se dispone en los Primera Instancia (no hablo de los Mercantiles) es suficiente para la vía de apremio; otra cosa es que nos hayan dado los medios muy tarde, porque más del 80% de las averiguaciones patrimoniales no dan resultado: de hecho levanto más embargos de los que acuerdo.

      Cuando la situación económica cambie más de uno se llevará una sorpresa, pero habrá que recordar que estamos en un país donde la gente se sigue saltando semáforos, aparca en los bordes de la aceras y, tira al sueldo todo tipo de cosas. Parece normal que una parte importante de la población se crea que tiene derecho a todo y ninguna obligación, diré más, esta mañana uno de esos honrados ciudadanos me ha dicho que solo pagará los gastos de la comunidad de propietarios cuando le vayamos poniendo las sentencias.

      Estamos acostumbrados a que todo el mundo nos haga pedorretas, va en nuestro sueldo.

      Un saludo

      Eliminar
    2. No había leído la respuesta. pero discrepo. Claro que merece la pena. porque de la seriedad del sistema ganamos todos, y si se corre la voz (jode, a fulanito no entregó la lista de sus bines, o no comunicó al juzgado las acciones que tenía de la empresa tal, o su plan de pensiones en Luxemburgo y se le ha caído el pelo con la multa...o le han citado de lo penal para imputarle por desobediencia...; ¡claro que vale la pena! De las 80 ejecuciones que no dan resultado, bajaríamos a la mitad...`porque una cosa es llegar tarde, y otra es llegar tarde y con cara de tonto cuando te han ocultado, disimulado o simplemente se han escondido tras fiduciarios, testaferros, cónyuges ó demás familia. Nunca me olvidaré de aquél juez que, hace 20 años ya, tras citar personalmente al ejecutado, le acusó de estar tomándole el pelo y que dónde habían ido los xxx miles de euros que tenía en su cuenta hacía tres meses y que ya no tenía...sin justificar, claro. Y que o a parecía el dinero o le mandaba al juzgado penal por desobedecerle (a él y a sus amiguetes-cómplices). La cara de pasota del del interfecto (al que su abogado le había dicho que no pasaría nada, que seguro que era una rutina delante del secretario o funcionario) dejó paso a una lividez extrema (vamos, que se quedó blanco). Y por supuesto, prometió que en unos días lo recuperaba y que pagaba...(y vaya si pagó...).
      Lo dicho. Si ese es el comentario de resignación (que va en el sueldo) , pues nada, desgraciadamente os la merecéis. Pero es que yo creo que no debería ser así...

      Eliminar
  2. Y que ocurre cuando se embargan los saldos del ejecutado ,quince días antes de que se lo notifiquen?.
    Se le aplica el 612 de LEC,pero no hay "ninguna"circunstancia que permita dudar de la suficiencia de bienes.
    Recibe la notificación con el retraso citado y le dan cinco días para recurrir.
    Es esto una infracción?..
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. No hay infracción porque sin conocer el asunto y contestando genéricamente (que es lo que me permite la ley), la notificación del decreto de mejora de embargo se hará por el SCAC, por el traslado de copias, por correo o por edicto y esta variedad de criterios se explica porque todas ellas encuentran acomodo en la LEC; más aún, cuando estamos en ejecución es porque el deudor no ha querido saber nada de la deuda (o no ha sabido o no ha podido pagar) y por eso debe tener un comportamiento activo.

    Por ello si es que posible esa diferencia temporal.

    Otra cosa es que no estemos de acuerdo con la mejora, porque la falta de colaboración del ejecutado provoca que solo resolvamos con arreglo a información que nos da la AEAT.

    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.