O empujar o dejarme las narices en el suelo: he ahí el dilema de mi NOJ.


Hace tiempo un caricaturista hizo las veces de Ministro de Justicia hasta que le mandaron a paseo (o sea, a Europa a ganar dinero como eurodiputado o europarlamentario o lo que sea eso). Ese caricaturista, que en su tiempo de ocio hacia de Ministro de Justica, se sacó del plumín un PDF conjunto de tropecientos folios que no se aplicó nunca y un plan de Transparencia judicial que corrió la misma suerte. No hubo una sola medida práctica, ni una, salvo la congelación de las oposiciones de Secretarios Judiciales y una reducción de las plazas convocadas para Jueces y Fiscales (lógico, son todos de derechas y de clase bien). 

Luego tuvimos a un cazador, que hizo las veces de Ministro de Justicia y que sacó la escopeta a pasear con el resultado conocido por todos. Tampoco hizo nada el cazador y solo el asunto de Sevilla obligó al Ministerio de Justicia a hacer funcionar en tres meses un registro informático centralizado (a costa de los Secretarios Judiciales). No se hizo más. Y entre el caricaturista y el cazador (esa letra “c” da grima) nos avejentamos cinco años y, mientras tanto, las oposiciones seguían congeladas y las “unidades judiciales” nuevas (basta el terrible esfuerzo de mandar un papelito al BOE con la orden de creación) florecían y florecían y volvían a florecer. 

Llegaron los dos años de hacerlo todo con miles de todo: de oposiciones, de redes informáticas, de juzgados y de inversiones y en dos años. ¿Dos años?, ¿miles de todo, en dos años?. Y, a cambio de gastarnos una pasta considerable que no teníamos, resulta que ahora el problema es la falta de personal. ¿La falta de personal?. ¡¡Pero sí el Consejo de Europa tiene estadísticas que afirman que la Justicia española parece el camarote de los Hermanos Marx en lo que a personal se refiere!!. 

O, es que a lo mejor, quizá, no es la falta de personal, sino esa plataforma informática que funciona con carbón y que tiene empujarse con funcionarios para que arranque. 

No sé que NOJ prefiero, empujar una CPU gigantesca o evitar pegarme un tortazo en la Ciudad de Justicia de Valencia, en la que andan algo escasos de fondos para el mantenimiento y partes de las placas del suelo están sueltas. ¿Qué porque no las veo?. Genialidades del diseño interior: suelo, paredes y vuelo son del mismo color gris apagado y han quitado una bombilla de cada dos.

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.