29 mayo 2012

De los embargos a “voleo” a dos “clics” de ratón

El artículo 588.1 LEC, castiga con la nulidad el embargo de bienes y derechos cuya efectiva existencia no conste. Para CACHON CADENAS la finalidad del precepto radica en vedar una práctica que se hallaba muy extendida bajo la vigencia de la LEC 1881, y que consistía en declarar embargados genéricamente, “a voleo”, bienes o derechos que pudiera tener el ejecutado, sin efectuar la reseña o descripción individualizada de los mismos, y sin que constara siquiera su existencia efectiva. Son las conocidas diligencias de embargo en las que se declaraban trabados, por ejemplo, “los bienes muebles que se encontraran en el local L”, o “los sueldos o pensiones que pueda percibir el deudor X”. 

En reiteradas ocasiones, la doctrina y la jurisprudencia habían entendido que el embargo realizado de esa forma era nulo. Esos embargos, que se siguen realizando, han terminado llevando el debate a las “expectativas de derecho” y justificado, por empresas, administraciones y no pocos Juzgados -su número disminuye-, una respuesta negativa a las órdenes de embargo de determinados bienes. 

Se confunden conceptos y términos y, la sanción de nulidad del artículo 588.1 LEC llega muy tarde al proceso de ejecución. Las devoluciones por el IRPF o el IVA, los créditos pendientes de pago, e incluso, los sueldos o pensiones que pueda percibir el ejecutado y hasta el sobrante de otra ejecución son bienes embargables, y si bien pueden requerir identificación en algún caso no, desde luego, la justificación de su existencia. 

Como acertadamente señala el Auto AP ALICANTE, Sección 5ª, de 15 de febrero de 2.006 (ROJ: AAP A 14/2006) no se trata tanto de exigir al ejecutante prueba cumplida de que los bienes que designe para la traba sean de titularidad del ejecutado (para ello se prevé el mecanismo del artículo 593.2 LEC y en su caso la tercería), cuanto de fijar ya en ese momento preliminar los rasgos identificativos del bien o derecho cuyo embargo se propone a fin de que no ofrezca duda alguna su determinación (lo cual no acarrea en absoluto la prohibición del embargo de cosas futuras o de expectativas jurídicas, siempre que se identifiquen de un modo indudable). 

Y de todas formas la doctrina procesal española ha perdido otro debate contra la informática. Sin ningún cambio legislativo el CGPJ, el Ministerio de Justicia y la AEAT convinieron (¿se dirá así?) que a través del Banesto, los Secretarios Judiciales podamos practicar los embargos de las devoluciones por impuestos que tengan los ejecutados. Trabas que por cierto, lleva años haciendo la Agencia Tributaria sin que nadie pusiera grito en el cielo sobre la vulneración de aquel o este derecho. Y lectores, el artículo 24 CE rige en todo ámbito y lugar, a ver si va a resultar que solo se aplica en el proceso de ejecución civil y en los recursos de reposición de las prescindibles audiencias previas del juicio ordinario. 

De todas formas ya lo saben desde marzo de 2012 la “expectativa de derecho” ha mutado en cuatro datos (subcuenta judicial, datos ejecutado, NIF/CIF e importe) y dos “clics” de ratón.

4 comentarios:

  1. No entiendo el significado del ultimo parrafo. podrías aclararlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El embargo se hace a través de la aplicación de BANESTO y cada expediente judicial tiene una subcuenta (numero de proceso y año). Asignada la subcuenta (la cuenta es la del organo judicial), solo hay que completar los datos de identificación del embargado y la cantidad.

      Eliminar
  2. Alberto, ¿para embargar devoluciones no es necesario previamente "oficiar" a la AEAT? Quiero decir, el Convenio al que aludes, en principio no permite más que la cesión de información, no la práctica de la traba "informáticamente" por el Secretario.

    Es que estoy un poco confundido.

    Muchas gracias y un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no hay que oficiar a la AEAT. Se acuerda el embargo en el DECRETO y se practica por medio de la aplicación de BANESTO (Cuenta de consignaciones), rellenando los campos que te pide.

      ¿Los convenios a los que aludo?. Se ha tirado por el camino más rápido: para evitar obstáculos de cualquier clase - políticos y doctrinales- primero se modifica la aplicación informática y luego se comunica a los juzgados. No hay nada más.

      Un saludo.

      Un saludo.

      Eliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.