El CGPJ lidera la reforma de la NOJ (i).


Así que todo era cuestión de dinero. Cuando el Tribunal Constitucional se inventó aquello de la “administración de la administración de la justicia”, no previó el triunfo del plural (ahora tenemos “administraciones de las administraciones de las justicias”), ni la derrota de la “competencia”, que ha perdido todas las carreras que ha disputado con la “foralidad” y la “cultura”. No escribo sobre la “eficacia” porque me da la risa tonta, ni sobre la “gestión racional” porque de tonta, la risa, pasa a floja. 

El pasado 22 de marzo de 2012 el CGPJ aprobó un documento, (que pueden consultar más abajo) que titula LÍNEAS DE ACTUACIÓN EN MATERIA DE NUEVA OFICINA JUDICIAL Y TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN DE LA COMUNICACIÓN que contiene el siguiente párrafo:


CRITERIO DOMINANTE: Sin perjuicio de este reparto de prioridades entre el CGPJ y el MJ, resulta NECESARIAMENTE ineludible adoptar una actuación flexible que consiste en ofrecer de manera inmediata aquellos servicios que puedan ser útiles a los Juzgados por aquella institución que ya pueda disponer de ellos. Más adelante cuando la institución a quien corresponda definitivamente el ofrecimiento del mencionado servicio por razón del reparto descrito esté en condiciones de proporcionarlo, se revisará la situación para su readaptación a las previsiones iniciales. Y ello responde a la voluntad de recortar los tiempos de tramitación, los costes de la misma y de aumentar la calidad del servicio cuanto antes en beneficio de la Administración de Justicia y en último y fundamental de la ciudadanía.

Me asaltan varias cuestiones: ¿nos hemos olvidado de las CCAA en el reparto de prioridades o la omisión es consciente y política?, ¿el ofrecimiento es sinónimo de obligación o, mejor, de imposición, cómo en el caso de la tramitación de exhortos? y, ¿quién es el encargado de aceptar el ofrecimiento/imposición en los Juzgados y de dar las gracias?. 

Como sé que hay bastante lector ajeno a la casa le ilustro sobre la calidad del servicio al ciudadano que se predica. Nadie sabe – o así lo demuestran- que aplicaciones informáticas se han implantado en cada sitio y cuales funcionan y, como nadie tiene a bien informar a nadie (la famosa colaboración institucional) los “cortafuegos” informáticos echan de cada sistema a los sistemas foráneos o los bloquean (vg. la firma electrónica de la FNMT en una Comunidad Autónoma). 

Avanzaríamos mucho si echáramos mano a la Enciclopedia ALVAREZ y comenzáramos diciendo: buenos días, por favor, gracias y de nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.