23 marzo 2012

Cuando el TRIBUNAL SUPREMO DE ESTADOS UNIDOS eliminó en la EDUCACIÓN EL SISTEMA DE CUOTAS POR RAZA (ii)



II. LAS CONSECUENCIAS DEL FALLO. 

La reacción contra Brown en los Estados del sur fue inmediata. Todos sus representantes y senadores, con la excepción de tres (Lyndon Johnson, Albert Gore [padre] y Estes Kefauver) firmaron el Manifiesto del Congreso Sureño que censuró al Tribunal Supremo y en varios Estados se crearon agencias gubernamentales dedicadas a combatir la integración. Alabama, Georgia, Louisiana, Mississippi, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia promulgaron leyes que exigían el cierre de las escuelas en el caso de que admitieran niños negros y Arkansas revocó su ley de asistencia escolar obligatoria. 

Téngase en cuenta, por ejemplo, que Delaware, Alabama y Louisiana contaban con solamente un abogado negro, existiendo la prohibición hasta 1950 que obtuvieran títulos de posgrados o profesionales en cualquier parte del sur y hasta muy avanzada la década de los sesenta, había que litigar para que los negros fueran admitidos en las universidades de Mississippi, Georgia, Alabama y Carolina del Sur. 

Al pronunciamiento del Tribunal Supremo siguió la Ley de Derechos Civiles (1964) y toda una infraestructura jurídica basada en el sistema de cuotas y en el principio de discriminación positiva. Se estableció en 1.973 una clasificación de cinco razas: indios norteamericanos o nativos de Alaska, asiáticos o isleños del Pacífico, negros, blancos e hispanos; que comenzó a entrar en crisis en la década de los ochenta cuando se comprobó que el hecho de pertenecer a determinadas categorías traía aparejadas ventajas inmediatas . 

III. LOS TERMINOS DE COMPARACIÓN. 

Los colegios norteamericanos para blancos empezaron a aceptar negros en los años cincuenta y desde entonces se inició una batalla que se prolonga hasta la actualidad. El problema es que si un colegio tiene que instaurar cuotas raciales en nombre de la supuesta igualdad, está discriminando a unas razas en beneficio de otras. 

En 1978, en un caso relativo a la discriminación positiva en las admisiones a las facultades de medicina, el juez Lewis Powell escribió que las instituciones de educación superior tienen un derecho derivado de la Primera Enmienda -la libertad de cátedra- que les permitía utilizar la raza como factor "añadido" a la hora de diseñar su alumnado de modo que éste tuviera diversidad de opiniones. 

Así nació la excepción de las "ventajas educativas" a las garantías constitucionales de igualdad ante la ley. En el año 2003, el tribunal dio el visto bueno al uso de la raza en las matriculaciones a la facultad de Derecho de la Universidad de Michigan, porque ese uso implica supuestamente "un examen altamente individualizado" de los aspirantes. 

¿Qué es entonces lo que ha cambiado desde 1954?. Un columnista de The New York Times afirmaba en fechas pasadas que ya no valía echarle la culpa al racismo porque “muchas deterioradas escuelas en las grandes ciudades estaban gestionadas por superintendentes negros y consejos escolares negros”. Lo importante era tomar la decisión de dar una buena educación a todos los niños y olvidarse del caso Brown.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.