03 febrero 2012

La subsanación en ejecución de la falta de traslado de copias de escritos.


Sobre la posible subsanación de la falta de traslado de copias existen dos corrientes doctrinales. Para la primera la Ley de Enjuiciamiento Civil introdujo un nuevo sistema de traslado de las copias de los escritos y documentos entre las partes procesales a través de sus respectivos Procuradores. Dicho sistema persigue un doble objetivo; de un lado, descargar a la oficina judicial de la tarea de intermediación en la entrega recíproca de las copias de los escritos y documentos entre las partes procesales; y de otro lado, agilizar en el tiempo dicha entrega de copias. Para velar por la estricta observancia del nuevo sistema, el legislador ha dispuesto una grave sanción procesal ya que tal y como establece el artículo 277 LEC: «no se admitirá la presentación de escritos y documentos si no consta que se ha realizado el traslado de las copias correspondientes a las demás partes personadas». Por ello, la infracción del deber de comunicación impuesto en el artículo 276 LEC es un claro exponente de defecto insubsanable. Súmese a lo dicho que cuando no hay postulación mediante el Procurador (artículo 274 LEC), la falta de presentación de las copias del escrito procesal constituye un defecto subsanable (artículo 275 LEC), mientras que para los casos en que se actúa con ese representante (artículo 276 LEC) nada se nos dice de manera expresa; silencio que debe interpretarse negando en tales supuestos la posibilidad de subsanación, porque si el legislador hubiese querido que dicho defecto fuese subsanable, como ocurre en el supuesto anterior, así lo habría declarado expresamente. 

En otro sentido se afirma que la LEC dispone que el traslado de copias de escritos se haga a través de los procuradores –por medio del servicio previsto en el artículo 28.3 LEC- y, además, con carácter previo a la presentación del original ante el tribunal (artículo 276.1 LEC). Tan es así, que la fecha relevante para la producción de efectos del escrito presentado será “la que se haya hecho constar en las copias entregadas” a las demás partes según el sistema del artículo 276.2 LEC, es decir, la fecha del traslado previo (artículo 278 LEC). Por tanto, ninguna duda ofrece el artículo 277 LEC, cuando determina que el tribunal no admitirá ningún escrito “si no consta que se ha realizado el traslado de las copias correspondientes a las demás partes personadas”. Otra cosa es que la parte que quiera presentar un escrito, tenga todavía plazo suficiente para efectuar ese traslado -por la vía del artículo 276.2 LEC- y así lo haga, y de ese modo “subsane” la omisión. 

Y es aquí donde aparece el conflicto, porque esa posible subsanación (cuando la parte no aprecia el error) atribuye una responsabilidad al órgano judicial que la ley no establece. Así, la STC 107/2005 de 9 de mayo declara el carácter subsanable de la infracción del artículo 276 LEC en los siguientes términos:


“En efecto, basta examinar las actuaciones para comprobar que el escrito de preparación del recurso de apelación se presentó, como afirman las demandantes de amparo, el segundo día hábil de los cinco que a tal efecto concede el artículo 457.1 LEC, restando, por lo tanto, tres días del plazo legalmente previsto, dentro de los cuales podían haber ejercitado en debida forma su derecho al recurso de habérseles puesto de relieve a su debido tiempo la omisión sufrida. Lo que ocurre es que el Juzgado de Primera Instancia núm. 15, habiendo admitido inicialmente la presentación del escrito, tardó casi dos meses en proveerlo, momento en el que, efectivamente, se había consumido sobradamente el plazo establecido en aquel precepto. Esto es, el órgano judicial, en el caso concreto enjuiciado, hizo recaer sobre las justiciables las consecuencias de su indebida actuación y de su propio retraso en resolver respecto de la admisión del escrito, acudiendo al argumento ya reseñado de considerar precluido el plazo por la presentación defectuosa del escrito de preparación del recurso, cuando lo lógico, y lo exigible desde la perspectiva del artículo 24.1 CE, según se ha expuesto, habría sido que se pusiera en conocimiento de aquéllas de forma inmediata la omisión padecida, lo que les hubiera permitido disponer del plazo restante para el ejercicio de su derecho, según lo previsto en el artículo 11.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial”.

Expuesta la doctrina y el criterio del Tribunal Constitucional – que no se comparte- en el proceso de ejecución deben ceder las estrictas reglas del proceso declarativo, entendiéndose que la falta del traslado es subsanable siquiera sea por la obligación del órgano ejecutor de satisfacer el título ejecutivo en sus propios términos. Aquí no suelen presentarse documentos y el número de ejecuciones en las que interviene el procurador de la parte ejecutada es limitado, por lo que la falta de subsanación del traslado de copias no solo chocaría con el impulso de oficio del proceso de ejecución (artículo 636.3 LEC por todos), sino con el propio objeto del proceso. De hecho, la aplicación literal del artículo 277 LEC podría llevarnos a situaciones absurdas; piénsese, por ejemplo, en la inadmisión del escrito por el que se pide la subasta de un bien por la ausencia del citado traslado.

1 comentario:

  1. Pues a mi entender no se subsana nada en ejecución. Sin quieres, presentas con traslado y si no, pues nada...como si fuera una demanda nueva...que abrirá un proceso nuevo...en el que el ejecutados e tiene que personar...si quiere. Para mí es lo más lógico. Y además, eso de tener que ir avisando al deudor que vas a por él...me parece como poco de una cabeza poco pensante y que ignora la realidad de un país acostumbrado a la poca seriedad y a que las sentencias nos e cumplan voluntariamente.

    ResponderEliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.