La SL contrató una SWAP sin el MIFID y el PI plantea una CP sobre la cuestión.


Ya hemos tratado en otras ocasiones esos productos financieros en boga en otras épocas (cuatro años, no se crean) que los Bancos y las Cajas de Ahorros ofrecían a sus clientes y que venían a consistir en un duro a cuatro pesetas: el cliente recibió ingresos y no se quejó y cuando le tocó pagar, leyó lo firmado (manos a la cabeza) y al Juzgado. 

El caso es que el aseguramiento de los tipos de interés (SWAP) le hizo creer a más de uno que los Bancos se habían convertido en hermanitas de la caridad y que el dinero prestado no devengaba interés, pero que eso lo crea mi difunta abuela – cuidado con las abuelas inversoras, que ríanse de la suegra de Blancanieves- me parece bien; ahora, que una mercantil acuda al PI (Juzgado de Primera Instancia) llorando como una Magdalena, porque se la han metido doblada en el balance tiene su aquel y hasta su más allá. 

Que los Bancos no decían toda la verdad era evidente – y hasta creo que había mucha ignorancia- y que los clientes SL (Sociedad Limitada) tenían la buena fe próxima al Polo Sur, también: se trató de ver quién perdía menos dinero y en ese punto no hubo inocentes, ni vírgenes. 

Y aquí estamos, en las Salas de los Juzgados de la Primera Instancia (PI) para ver cómo se arregla un desaguisado, que ha consistido en que uno no explico bien nada, otro entendió poco de la nada y unos terceros (quien redacta y la Juez que tiene sentada al lado) tenemos que tragarnos horas de barrilas letradas – alegación que formulo, faltaría, en el ejercicio del derecho de defensa- que solo buscan darle a la vuelta al Código Civil; sabía ley que dice más o menos, que hay que estar a lo firmado. 

De todas formas el Juzgado de Primera Instancia nº 12 de MADRID ha formulado varias cuestiones prejudiciales (CP) de cuyo último resultado dudo, pero que ciertamente son interesantes. Se han publicado en el Diario Oficial n° C 032 de 4 de febrero de 2012 p. 0015 – 0016 y son las siguientes


1) Si ofrecer a un cliente, un SWAP de intereses para cubrir el riesgo de variación del tipo de interés de otros productos financieros ¿ha de considerarse como un servicio de asesoramiento de inversión conforme la definición del art. 4.1.1), de la Directiva Mifid (Directiva 2004/39/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de abril de 2004, relativa a los mercados de instrumentos financieros)?. 

2) Si la omisión del test de idoneidad previsto en el art. 19.4 de la mencionada Directiva para un inversor minorista, ¿debe determinar la nulidad radical del contrato suscrito entre el inversor y la entidad de inversión? 

3) En caso que el servicio prestado en los términos descritos no se considere de asesoramiento de inversión, si el mero hecho de proceder a la adquisición de un instrumento financiero complejo como es un SWAP de intereses sin realizar el test de conveniencia previsto en el art. 19.5 de la Directiva Mifid, por causa imputable a la entidad de inversión, ¿determina la nulidad radical del contrato? 

4) El hecho que una entidad de crédito ofrezca un instrumento financiero complejo vinculado a otros productos de financiación, ¿es causa suficiente para excluir la aplicación de las obligaciones de formular los test de idoneidad y conveniencia que prevé el art. 19 de la Directiva Mifid y que la entidad de inversión debe de hacer a un inversor minorista? 

5) Para poder excluir la aplicación de las obligaciones establecidas el art. 19.9 de la Directiva Mifid Directiva 2004/39/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de abril de 2004, relativa a los mercados de instrumentos financieros, ¿es preciso que el producto financiero al que esté vinculado el instrumento financiero ofrecido esté sometido a estándares de protección del inversor similares a los exigidos en la citada Directiva?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.