20 febrero 2012

La Alianza de la ignorancia en la destrucción de drogas (STSJ ASTURIAS 29.11.2011).


Alejado años de la jurisdicción penal y con ninguna apetencia de reencuentro, choco, de cuando en cuando, con pronunciamientos sobre ella que no entiendo en una primera lectura y que terminan confundiéndome cuando llevo varias. Eso por no hablar de la norma en vigor y de su mezcla con la jerga de lo contencioso-administrativo, que se me escapa con más facilidad que el latín, desterrado de las escuelas a mayor gloria de la alianza de la ignorancia (¿ o era ignorancia?). 

Sin más preámbulos. 

Objeto de la impugnación:


Se impugna la resolución desestimatoria del recurso de alzada interpuesto contra el acuerdo de la Secretaría de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Asturias de fecha 27 de julio de 2009 que supuso que, la destrucción de drogas y/o estupefacientes es un acto con transcendencia procesal, que precisa del aval garantizador que otorga la presencia del Secretario como detentador de la fe pública judicial que recae en un Secretario/a del Partido Judicial del lugar en el que debe llevarse a cabo la destrucción de la droga y/o estupefacientes. Interesan los recurrentes que se declare no conforme a derecho el acuerdo recurrido, y en su consecuencia se anule y se acuerde comunicar a la Jefa de Sección de Inspección Farmacéutica y Control de Drogas que en lo sucesivo se abstenga de requerir la actuación de los Secretarios Judiciales en el proceso de destrucción de drogas, estupefacientes y sustancias psicotrópicos, ya que se trata de un acto administrativo en el que no interviene el secretario judicial

Lo que dijo el Secretario de Gobierno


No obstante lo anterior, el acuerdo de la Secretaría de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias después de afirmar que esta Secretaria de Gobierno, en ningún caso puede impartir instrucciones particulares relativas a asuntos concretos en los que un Secretario Judicial intervenga en calidad de fedatario en el ejercicio de sus competencias de ordenación y dirección del proceso, haciendo un examen de la normativa procesal penal, de la Ley Orgánica del Poder Judicial y del Reglamento Orgánico del Cuerpo de Secretarios , sin referencia alguna a la Ley 17/1967 de 8 de abril, por la que se actualizan las normas vigentes sobre estupefacientes adaptándolas a lo establecido en el convenio de 1961 de las Naciones Unidad, se pronuncia en el sentido de entender que la destrucción de drogas y/o estupefacientes es un acto de transcendencia procesal que precisa del aval garantizador que otorga la presencia del Secretario como detentador de la fe pública procesal y cuya intervención deberá recaer en un Secretario del Partido Judicial del lugar en el que deba llevarse a cabo la destrucción de la droga y/o estupefacientes.



Si bien como se dice en la resolución inicial es competencia de los Secretarios de Gobierno cursar con carácter general circulares e instrucciones de servicio a los Secretarios Judiciales , así como velar por su cumplimiento y de las que pueda a su vez dirigir el Ministerio de Justicia, sin que puedan suponer una intromisión en el desarrollo de la actividad procesal de Jueces y Magistrados, según se recoge en el artículo 465.8 de la Ley Orgánica 19/2003 del Poder Judicial y 16.h) del Reglamento Orgánico del Cuerpo de Secretarios aprobado por Real Decreto 1608/2005 de 30 de diciembre, entre las competencias que los referidos preceptos atribuyen a los Secretarios de Gobierno, no se halla la petición que se formula en el suplico de la demanda de comunicar a la Jefa de la Sección de Inspección Farmacéutica y Control de Drogas , dependiente de la Delegación del Gobierno de Asturias, que en lo sucesivo se abstenga de requerir la actuación de los Secretarios Judiciales en el proceso de destrucción de drogas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

Lo que dice el redactor del Blog.

Sigue sin entender qué pidieron las recurrentes, que denegó el Secretario de Gobierno y que resolvió la Sala.

1 comentario:

  1. Eso era más fácil de arreglar exigiendo análisis y pesaje de la droga en el mismo momento de proceder a su destrucción, para lo cual tendría que comparecer el/los técnicos correspondientes, pues en otro caso no pude darse fe de lo destruido ni de que no falte nada. Un poco de rigor y a todo el mundo se le quitan las ganas de ponerse exquisito.

    ResponderEliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.