La acumulación en la ejecución hipotecaria y una subasta sorpresa para el fondo inmobiliario de los Bancos.


No parece tener límite el intento de solucionar en los juzgados los estropicios financieros, ni la paciencia de Bancos y Cajas para “retasar” ese estupendo fondo inmobiliario, mientras alteran “de hecho” su objeto social, que no consiste creo, en comprar deuda pública y en adquirir a la mitad los bienes inmuebles que antes han financiado. 

Y todo tiene un límite. Últimamente nos encontramos con el intento de ejecutar dos hipotecas en la misma demanda, en la que suman todos los conceptos -capital y toda clase de intereses, sea cual sea la fecha de los vencimientos y los tipos de los ordinarios y los moratorios- y se fijan como valor de subasta el tipo de tasación “más beneficioso para el deudor”. La suma tiene su aquel jurídico, pero como matemáticamente es posible, el suplico de la demanda llama la atención por el listado de euros que se juntan sin que uno sepa muy bien porqué. 

Evidentemente no hay fundamento legal que permita esa suma; tampoco cabe el despacho ejecutivo de dos hipotecas en el mismo proceso y, menos aún acudir a un tipo de subasta y no a otro por ser más beneficioso para el deudor. La ley permite en el artículo 555.4 LEC la acumulación de dos procesos hipotecarios – no de dos acciones reales- y en el artículo 71 LEC se regula la acumulación de acciones, pero también la incompatibilidad entre ellas y en la ejecución hipotecaria solo puede despacharse ejecución por una deuda – que será la que sea objeto de requerimiento de pago-, que devengará los intereses fijados en el título ejecutivo – no en dos independiente- y con los periodos de corresponda y con una garantía real – la finca- que saldrá a subasta por el tipo fijado en la escritura. Lo contrario vulnera las normas de la ejecución hipotecaria ya que imposibilita el requerimiento de pago, la venta en pública subasta y la fijación definitiva de la deuda que se reclama. 

En suma, cuando el ejecutante acude a las normas de la ejecución hipotecaria no puede modificar reglas procesales imperativas y entre ellas están: el domicilio, el tipo de subasta, las relativas a la liberación de la vivienda (artículo 693 LEC) y a los límites de cobertura hipotecaria (artículo 692 LEC

Y ya que estamos con el fondo inmobiliario de armario. Se me ocurre esta nueva redacción del apartado 4 del artículo 691 LEC, en la que se añaden tres párrafos al citado apartado cuarto.
Artículo 691. Convocatoria de la subasta de bienes hipotecados. Publicidad de la convocatoria.

4. La subasta de bienes hipotecados, sean muebles o inmuebles, se realizará con arreglo a lo dispuesto en esta Ley para la subasta de bienes inmuebles en todo lo no previsto en este artículo.
No se aprobará el remate por importe inferior al 70% del valor de tasación fijado en la escritura.
Si la mejor postura llegara al 70% del valor de tasación fijado en la escritura, el ejecutante podrá adjudicarse el bien o los bienes subastados por el 80% de su valor de tasación o, por la cantidad que se le deba por todos los conceptos.
Si en el acto de la subasta no hubiere ningún postor, el ejecutante estará obligado a adjudicarse el bien o los bienes subastados por el 90% de su valor de tasación o, por la cantidad que se le deba por todos los conceptos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.