24 octubre 2011

El General Saturnino y la memoria histórica del último cuarto de hora.

No importan los vivos, mientras nos podamos echar unos cadáveres a la cara. Muy español, muy histórico, muy democrático, pero muy ignorante y peligroso. ¿Hace falta saber leer y escribir para ser Diputado, Ministro o Presidente del Gobierno?. No lo dice la Constitución, ni la Ley 50/1997, del Gobierno, lo presumen y así nos luce, con las presunciones, porque la generación mejor preparada de españoles, no atiende a las fuentes del ordenamiento jurídico español del Código Civil, sino a un medio de prueba del proceso civil. O quizá no sea la generación mejor preparada, porque es difícil explicar que la mejor generación haya parido la peor de gobernantes; eso o, están los mejores en el extranjero civilizado y anglosajón y aquí nos dedicamos a lo del aborto, que es otro avance social. Como la eutanasia.

Dice la Sentencia del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 3 de A Coruña, 1 de julio de 2011, (recurso 74/2010) que la Corporación demandada dictó la resolución impugnada, en la que, entre otros extremos:

“se acordó la aprobación del informe propuesta de la comisión de Expertos del Concello de A Coruña y la ejecución de las medidas en el incluidas, entre ellas la eliminación del callejero municipal del nombre de la Plaza de ...... la revocación del nombramiento como hijo predilecto del Exorno. Ayuntamiento de A Coruña de Don Saturnino y la retirada del conjunto escultórico de ............, (y que) fue adoptada al amparo de lo dispuesto en el artículo 15 de la Ley 52/2.007, de 26 de noviembre , por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura”.

Y dice también la Sentencia que no puede aplicarse la memoria histórica (la ley) a hechos que carezcan de relación alguna con la sublevación militar del año 1936, con la Guerra Civil o con la represión de la dictadura franquista, ni puedan ser entendidos, en modo alguno, como exaltación de las mismas –nombramiento como hijo predilecto en el año 1922- y si bien, no cabe negar al Concello demandado la potestad para dejar sin efecto los honores concedidos, pero, en el supuesto que nos ocupa, lo hizo al amparo de un precepto legal inaplicable, cuando debió, en su caso, aplicar el Reglamento pare la Concesión de Honores y Distinciones Otorgadas por el Excmo. Ayuntamiento de A Coruña, por lo que era exigible la incoación de un expediente y, en todo caso con audiencia al interesado o a sus sucesores, lo que no ha ocurrido en el presente caso y ello determina, en este punto, la nulidad de pleno derecho del acuerdo municipal impugnado.

No refiero el tipo penal si esto lo hacen un Juez o, un Secretario Judicial, pero me siguen importando más los vivos que los muertos. Y hace cincuenta y cuatro años Legionarios, Tiradores, Paracaidistas y Soldados de reemplazo combatieron en Ifni y en el Sahara y, al día de la fecha, los vivos, que son muchos, esperan que alguien les dé las gracias y les compense económicamente. Porque también esto es memoria histórica aunque quizá no interese por eso de echarse los muertos a la cara, tan de moda en los últimos años. Y aquí hay vivos y muertos de un solo lado - el único- en una guerra librada en condiciones penosas y con el apoyo de Francia (por eso le llaman la última guerra de la dictadura, supongo).

El 28 de febrero del 2006 la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados aprobaba una Proposición no de Ley, relativa al reconocimiento de los servicios de los veteranos del Ifni-Sahara (1957-1960). Cinco años dan para mucho, pero en este caso para bien poco porque en febrero de 2010 el Grupo Popular presentó en el Congreso otra proposición no de ley por la que se insta al Gobierno a:

— Fijar las cuantías de las indemnizaciones destinadas al reconocimiento de los soldados españoles, incluidas clases de tropa, soldados de reemplazo y compañías expedicionarias, participantes en la Campaña de Sidi Ifni-Sahara, teniendo en cuenta el baremo comparativo aprobado con respecto a los soldados participantes actualmente en misiones en el exterior.
— Acelerar al máximo las labores de elaboración del listado total de participantes.
— Que, mientras el censo no se complete, el Gobierno comenzará a tramitar indemnizaciones y reconocimiento a aquellos que, por medio de sus cartillas militares u otros documentos oficiales, puedan acreditar su participación en el conflicto.
— Contactar con las diversas asociaciones existentes para informar puntual y detalladamente de las posibles subvenciones para celebrar actos, así como sus plazos y condiciones de convocatoria.

Quizá, tercero en estas líneas, seamos la generación de españoles mejor preparada de la historia y la más idiota, también. Solo hace falta ver a quienes nos representan y como nos portamos con quienes nos han defendido o nos defienden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.