Comentario de urgencia sobre la Ley 18/2011 reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la Administración de Justicia.

7.45 horas. Arranca un primer ordenador para intentar las notificaciones por LEXNET que el día anterior no se pudieron enviar (TODAS).

7.50 horas. El programa da error. Permite el acceso y ya dentro te echa (¡menuda novedad!).

7.55 horas. Segundo mensaje error. Le comento a la funcionaria que no lo intente más, pero llega una voz del Juzgado vecino diciendo que se puede entrar.

8.05 horas. El programa permite el acceso a la aplicación, se seleccionan todas las resoluciones y se envían. Mensaje de error en el primer envío.

8.10 horas. Se envían las notificaciones en bloques de veinte, porque un segundo intento de envío masivo (unos ochenta correos electrónicos) vuelve a dar error. Otros dos funcionarios ni se acercan a sus ordenadores. Hemos establecido el turno de las carnicerías y solo entra uno en el programa, ya que hemos comprobado que dos accesos a la vez corrompen los archivos que pretenden enviarse.

8.20 horas. Envío correcto. Se imprimen los acuses de recibo.

8.45 horas. Una funcionaria comunica que ahora falla CICERONE (la estupenda aplicación de gestión procesal)

9.00 horas. El fallo es generalizado en el Juzgado y en los vecinos. Se trabaja hasta que el programa da un mensaje de error rectangular, con colorines y alguna cruz roja. Comienzan las llamadas al CAU de todos los días.

9.15 horas. Tampoco se carga ARCONTE. Los juicios comienzan a las 9.30 horas.

9.45 horas. ARCONTE funciona pero no captura datos de CICERONE. Se graban los dos primeros juicios, sin perder de vista la pantalla ni un segundo.

10.00 horas. No funciona la AGENDA y no hay registro de señalamientos. Seamos más precisos: en algunos ordenadores la AGENDA sale en blanco y otros no. Indico que a nadie se le ocurra comunicar incidencias al CAU, ni al Coordinador.

10.15 horas. CAU informa que la caída de CICIRONE y ARCONTE es generalizada y que no se entre en CICERONE. Evidentemente y por una experiencia ya consolidada hacemos todo lo contrario. Acierto y error y hasta que se logra poner una diligencia o un decreto.

11.30 horas. Se graba una audiencia previa y queda pendiente de señalamiento (se hace en Sala con la AGENDA).

11.45 horas. El aire acondicionado al mínimo y en progresión a pollo asado sin piñones (no hay dinero para piñones, ni para papel). Un genio el que coloco el edificio con esa orientación: lado este al sol permanente, lado oeste a la sombra permanente; los que están en el último se congelan cuando el aire acondicionado se pone al máximo, para los que nos encontramos en el otro no nos asemos. El mando - si lo hay- decide que nos asemos.

12.30 horas. Se retoma el turno de la carnicería para notificar por LEXNET. Un éxito: como se ha trabajado un tercio de lo habitual, no hay problemas de acceso, ni para el envío masivo. Quizá ahí esté el truco: trabajar a un tercio o menos.

13.00 horas. Se graba la última audiencia previa y queda pendiente de señalamiento (se hace en Sala con la AGENDA y esta sigue en blanco).

13.45 horas. Se comunica que los programas se recuperan y comienzan a funcionar con cierta normalidad (no explico lo que se entiende en un Juzgado por normalidad porque nadie fuera de la casa lo creería).

14.00 horas. Parece que ninguna aplicación da problemas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.