Peacekeeping, peacemaking, peacebuilding, y peacetonting.


En los últimos años se ha discutido en el Congreso y en el Senado sobre verdaderas estupideces y, en el peor de los casos, han llegado al BOE en forma de ley. En el año 2005, el Boletín nos soltó la ley de “fomento de la educación y de la cultura de la paz”, de contenido memorable, con una exposición de motivos que contiene, entre otros, el siguiente párrafo:

Cita:

Se trata, en definitiva, de un siglo en el que ha prevalecido de forma notable una cultura de la violencia que se caracteriza por poner de manifiesto siete inseguridades graves que, muy a menudo, generan frustraciones, y, consecuentemente, violencia a escalas muy diferentes. Estas siete inseguridades fueron puestas de manifiesto por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en 1998 y son de tipo económico y financiero, de las rentas, cultural, sanitario, personal, ambiental, y político y comunitario. Tales inseguridades se encuentran en la base de las numerosas injusticias y desigualdades que imperan tanto a escala local, como regional, como, incluso, mundial.

A tal fin “España resolverá sus controversias internacionales de conformidad con la Carta de Naciones Unidas y los demás instrumentos internacionales de los que es parte, colaborando en el fortalecimiento de la Paz y la Seguridad Internacional, la Cooperación y los Derechos Humanos (artículo 1.1) y el Gobierno promoverá que en todos los niveles del sistema educativo las asignaturas se impartan de acuerdo con los valores propios de una cultura de paz, y la creación de asignaturas especializadas en cuestiones relativas a la educación para la paz y los valores democráticos (artículo 2.1)”.

Se olvidó que la mayor parte de los tratadistas serios en la materia publican (y son publicados) en inglés y que dado aquí vamos de cultos con todos esos idiomas autonómicos tan respetables, mientras no fomentemos en serio el inglés, mal camino lleva la paz, porque con redactar pancartas no vale.

Pero, esperen, esperen, el Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds entre manifestación y manifestación contra Estados Unidos y Esperanza Aguirre, tuvo tiempo para publicar en el BOLETÍN OFICIAL DE LAS CORTES GENERALES CONGRESO DE LOS DIPUTADOS la PROPOSICIÓN DE LEY122/000068 de modificación de la Ley 27/2005, de 30 de noviembre, de fomento de la educación y la cultura de la paz.

No salió adelante así que el Gobierno, “ya no llevará a cabo las consultas que considere convenientes con la sociedad civil organizada por la paz, en especial con la Asociación Española de Investigación para la Paz (AIPAZ), federación de centros de investigación y ONG de paz de todo el Estado”. (El párrafo es literal del artículo 2.º y no lo ha escrito, que sepamos, ningún humorista o similar). Una pena, snif, snif y snif.

Ahí no paró la cosa, el BOLETÍN OFICIAL DE LAS CORTES GENERALES CONGRESO DE LOS DIPUTADOS IX LEGISLATURA Serie B: PROPOSICIONES DE LEY 3 de abril de 2009 Núm. 178-1, publicó la Proposición de Ley para la creación del Instituto de Civiles por la Paz, también presentada por el Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds, suerte de chorrada de difícil digestión que termina cabreando al más pintado, sino fuera porque lo que se esconde detrás es una agencia del INEM encubierta.

Aviso que el lenguaje es ininteligible.

Dice el preámbulo:

La Doctrina de Seguridad Humana para Europa propuesta por el Consejo de la UE en diciembre de 2003 menciona la creación de una "Fuerza de respuesta para la seguridad humana" para aplicar el concepto de "compromiso preventivo" integrada al menos en un tercio por civiles (y se enuncia una cifra que asciende a 5.000 personas) ya que ninguna de las nuevas amenazas a la seguridad es exclusivamente militar y no pueden por tanto ser enfocadas desde un punto exclusivamente militar”.

La ley previa la creación del Instituto de Civiles por la Paz como Organismo Autónomo de la Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado, adscrito al Ministerio de la Presidencia, que se configuraría como ente de derecho público con personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar para el cumplimiento de sus fines” (igual que la baratísimas Televisiones Autonómicas) y el Cuerpos de Civiles de Paz, formados por civiles desarmados con recursos y formación específica para la intervención en conflictos y en crisis humanitarias. Conozco, por referencias, un par o tres de talibanes que estarían encantados de confraternizar con estos civiles desarmados.

El Proyecto fue retirado, pero nunca se sabe, porque los amiguitos de la paz del Siglo XX – precedente inmediato de Izquierda Unida y sus muchachos- no es que se esforzaran mucho en el respeto al ser humano.

Hoy tenemos cazas bombardeando Libia, barcos y aviones en Somalia y soldados en patrullas de combate en Afganistán. Y a nadie se le cae la cara de vergüenza.

Advertencia legal. La redacción del BLOG no se hace responsable de la imagen que ilustra el comentario.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.