29 mayo 2011

Los Honorarios de los Abogados y la reproducción de los “gamusinos”

Ya hemos tratado antes el asunto de los honorarios de los Abogados y aunque la casuística sea formidable– parecida a la novedosa “causística” del Ministerio de Sanidad, pero sin rueda de prensa- nunca deja de sorprender. Más aún, cuando buscas algún criterio racional, o solo algún criterio, que permita averiguar qué se cobra y porqué razón, uno llega a la conclusión que quizá tenga más éxito en la investigación de la reproducción de los “gamusinos”.

Podrá decirse que las Normas Orientativas de los Colegios de Abogados– que no obligan a nadie- aclaran las dudas apuntadas, pero nada más lejos de la realidad y basta echarle un vistazo a una minuta de honorarios (hay honrosas excepciones, como en todo) para colegir lo contrario. Verbigracia: “norma 63, actuaciones practicadas en el proceso desde el inicio hasta el final, tanto por tanto, más el IVA” y da un total que como no tengas una silla a mano, sólo tienes asegurada una visita a San Pedro. Y ahora vete y busca, porque en España la justicia gratuita consiste en pagar el llamado turno de oficio y en las condiciones que fijan los Abogados del turno, faltaría, con lo que la Abogacía (Corporación donde las haya) impone su criterio bajo cualquier circunstancia y toca sacarle las telarañas al bolsillo. Ya elegirás mejor la próxima vez.

O no. El Auto TS 3 de mayo de 2011, Sala de lo Civil, (Nº de Recurso: 868/2004, Roj: ATS 4537/2011) comienza así. En el presente rollo de actuaciones se dictó Auto 31 de julio de 2007, cuya parte dispositiva se acordaba: "1 .-No admitir el recurso de casación interpuesto contra la Sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Málaga (Sección 7ª), en el rollo de apelación nº 122/2002, dimanante de los autos de juicio de menor cuantía nº 2/1997 del Juzgado de Primera Instancia número Dos de Málaga".

Después de tan enjundiosa labor letrada se practicaron cuatro tasaciones de costas en las que se incluyeron los honorarios de cuatro Letrados, según las minutas presentadas por el importe cada una de ellas 16.394,84 €. La parte recurrente condenada al pago, impugnó las cuatro tasaciones de costas por considerar excesivos los honorarios de los Letrados de las partes recurridas, considerando que debían ser reducidos a la suma de 365,83 €.

El Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (la Corporación), en trámite de dictamen estimó que resultaba más acorde a los Criterios del Colegio de Abogados de Madrid la cantidad de 3.500,00 € por cada minuta más el IVA.

La rebaja de 12.894,84€, fue seguida de otra del Secretario Judicial de Sala que en informe de 4 de marzo de 2011, informó que debían modificarse las tasaciones de costas practicadas en el sentido de reducir los honorarios de los cuatro Letrados impugnados a 246,30 € más el IVA.

Y dijo el Tribunal Supremo:

Cita:


No se trata en este trámite de determinar los honorarios del letrado de la parte favorecida por la condena en costas, ya que su actividad se remunera por la parte a quien defiende y con quien le vincula una relación contractual, libremente estipulada, sino la carga que debe soportar el condenado en costas respecto de los honorarios del letrado minutante. Por ello, la minuta incluida en la tasación debe ser razonable dentro de los parámetros de la profesión y no solo calculada de acuerdo con criterios de cuantía, sino adecuada a las circunstancias concurrentes en el pleito, el grado de complejidad del asunto, la fase del proceso en que nos encontramos, los motivos del recurso, el contenido del escrito de impugnación del mismo, la intervención de otros profesionales en la misma posición procesal y las minutas por ellos presentadas a efectos de su inclusión en la tasación de costas, sin que, para la fijación de esa media razonable que debe incluirse en la tasación de costas, resulte vinculante el preceptivo informe del Colegio de Abogados.

Atendiendo a los criterios anteriormente expuestos, en especial el esfuerzo de dedicación y estudio exigido por las circunstancias concurrentes, el valor económico de las pretensiones ejercitadas en el pleito, la complejidad y trascendencia de los temas suscitados en esta fase del procedimiento, las Normas Orientadoras del Colegio de Abogados, y el escrito de alegaciones, procede estimar la impugnación y fijar el importe de cada una de las cuatro minutas controvertidas en la cantidad de trescientos sesenta y cinco euros con ochenta y tres céntimos (365,83 €), más el impuesto sobre el valor añadido correspondiente, para cada uno de ellos.


Y ahora búsquenle una explicación, si pueden. O mejor aún, si encuentran algún “gamusino” háganmelo saber.

2 comentarios:

  1. Hay una cosa que no me cuadra: ¿no debería haber resuelto el secretario mediante decreto?

    ResponderEliminar
  2. Debe ser una impugnacion previa a la reforma del 2009 (supongo)

    ResponderEliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.