De vergüenza: el artículo 579 LEC.

En una de esas entretenidas conversaciones de mostrador con Don Conozco Mis Derechos (invento de la simpar ORIANA FALLACI), versión artículo 24 de la Constitución Española, tuve a bien indicarle a un letrado de Banco que el artículo 579 LEC, no solo mostraba el desconocimiento de los redactores de los anteproyectos de ley (pre- legislador) y del Parlamento (legislador) sobre la realidad procesal, sino que escondía una suerte apaño en la que el BANCO o la Caja de Ahorros que había valorado el inmueble hipotecado – no vayan a creerse que los peritos valoran algo-; que había concedido un préstamo a cuatro siglos vista con evidentes posibilidades de impago (creo que le llaman riesgo de morosidad); que había ejecutado la hipoteca, previo impago, con el derecho a convertir el Juzgado en una Agencia de recobros de morosos y que, por fin, se había adjudicado el bien por el 50% del valor de tasación, terminaba la función, persiguiendo hasta la muerte al deudor, más los intereses y las costas en cálculo provisional, por mor del artículo 579 LEC, que le permite hacerlo.

Veamos un ejemplo. Verán que bonito. Inmueble de 80 metros, en zona ni fu, ni fa de Valencia. Préstamo de 100.000,00€ a veinte años con interés variable y precio de tasación de la finca 200.000,00€. Ejecución hipotecaria por el importe de 110.000,00€ y en la subasta no aparece nadie (como suele). Según el artículo 671 LEC, el ejecutante tiene derecho a adjudicarse el bien por todo lo debido (110.000,00€ más intereses y costas) y aquí paz y después gloria; por una cantidad superior al 50% del valor de tasación (pongamos el 60%) con lo que habrá que pagar intereses y costas en una ejecución posterior (habrá paz, pero no gloria) o, solo por el 50% del valor de tasación (100.000,00€), con lo que ni paz, ni gloria, ni nada. O sea, quedarán pendientes de pago 10.000,00€ de la reclamación hipotecaria, más intereses y costas (en éstas el abogado no baja de 6.000,00€, por firmar dos escritos que imprime el ordenador) que el Banco o la Caja de Ahorros reclamaran en otra ejecución más el 30% de nuevos intereses y costas.

Creo que CiU ha pedido la modificación de la ley para hacer efectiva la adjudicación en pago (cambio casa por deuda y si te he visto no me acuerdo), pero parece que nuestras entidades financieras no están por la labor y de hecho, algunas están ejecutando por impago de dos cuotas y no sé para qué, porque ni paga nadie – señalo subastas cada 5 minutos y estoy por hacerlo cada 2,5 pero la tramitadora no me deja-, ni bajan el precio, con lo que la bolsa de pisos que acumulan va camino de globo aerostático.

Bastaría ponerle coto a los intereses y las costas de los procesos en ejecución – hay ejecuciones hipotecarias paradas durante años que siguen devengando intereses y costas- y, modificar los artículos 579 y 671 LEC, redactándolos de forma inteligibles y prohibiendo adjudicaciones bajo precio. Esto es amiguito, si valoraste en el año 2003, te lo adjudicas en el año 2010 con los precios del 2003.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.