26 noviembre 2010

Impugnación y contra impugnación.



Planteamiento de la cuestión.

CATIR S.A. -demandante en un proceso ordinario- recurrió en apelación la sentencia dictada en primera instancia por el Juzgado de tal clase nº 1 de Irún únicamente en cuanto absolvía a la aseguradora demandada HELVETIA SEGUROS y le imponía el pago de las costas causadas a instancia de esta última, consintiendo que la condena de la codemandada GARITRANS S.L. quedara fijada en la cantidad de 200.099,46€, más intereses, menor que la solicitada en la demanda, que ascendía a 269.389,10€ por incluir una indemnización por los gastos y costas de un procedimiento anterior.

A consecuencia de la apelación interpuesta por GARITRANS S.L. contra la sentencia, CATIR S.A., se opuso a dicha apelación y además, impugnó a su vez la sentencia -que ya había apelado- interesando ahora la estimación total de la demanda frente a GARITRANS S.L. cuando había consentido previamente su estimación parcial frente a ella.

La cuestión planteada consiste en determinar si la preclusión del trámite de impugnación afecta a las partes del pleito de primera instancia que hayan interpuesto recurso de apelación independientemente de la parte contra la que lo hayan dirigido o, por el contrario, no impide que quien ha recurrido en apelación contra una parte pueda hacer uso de la facultad de impugnar la sentencia frente a otra de las partes a la que no afectaba el primer recurso, si ésta interpone recurso de apelación.

La Audiencia Provincial de Guipúzcoa entendió que tal posibilidad no era admisible y, en consecuencia, no entró a conocer de dicha impugnación posterior.

Postura de la Sentencia Tribunal Supremo, de 13 de enero de 2010, Sala de lo Civil, (Recurso: 912/2005, Nº de Resolución 865/2009) ROJ STS 767/2010

La sentencia del Tribunal Supremo estima el recurso extraordinario por infracción procesal y considera que la cuestión planteada debe ser resuelta en el sentido de que la interposición de un recurso de apelación contra una parte, no impide impugnar la sentencia, en los aspectos relativos a otra de las partes a la que no afectaba el primer recurso interpuesto, si ésta, a su vez, interpone recurso de apelación. Esta conclusión se funda en los siguientes razonamientos:

a) De no aceptarse esta interpretación, en los casos de pluralidad de partes podría verse frustrada la finalidad del trámite de impugnación, consistente en favorecer el aquietamiento a la sentencia no totalmente favorable, pues se obligaría a quien desease limitar su recurso a una de las partes a recurrir contra todas las demás.

b) Podrían generarse situaciones de indefensión, pues el recurso de apelación interpuesto contra una sola de las partes limitaría las posibilidades de defensa contra las demás partes no afectadas por dicho recurso inicial que pudieran, a su vez, recurrir en apelación.

c) En sentido inverso, el artículo 461.4 LEC, al ordenar que del escrito de impugnación se dé traslado únicamente al apelante principal, revela que el escrito de impugnación no puede ir dirigido contra las partes que no han apelado. De esto se sigue que la no-interposición de recurso de apelación no puede fundarse en entender compensados pronunciamientos de la sentencia favorables y desfavorables relativos a partes diversas, y que debe imponerse la consideración separada, a efectos del recurso y de la impugnación de la sentencia, de las pretensiones dirigidas contra partes diversas.

d) El artículo 461.2 LEC no se opone a esta interpretación, pues al referirse a «quien inicialmente no hubiera recurrido» no precisa, en su estricta literalidad, si esta inicial ausencia de recurso debe entenderse de manera absoluta o solamente respecto de las partes contra las cuales se formula la impugnación. Desde el punto de vista sistémico, sin embargo, es obligado entender que «quien inicialmente no hubiera recurrido» es también aquel que no resulta afectado como apelante inicial por las pretensiones a las que se refiere el recurso de apelación al que se opone.

e) En el caso enjuiciado, la aplicación del artículo 461 LEC debe examinarse atendiendo a los términos en que quedó planteada la controversia. Esta Sala considera la recurrente estaba situada en la posición de parte apelante, no respecto a la demandada apelante a la que se referían las peticiones planteadas en la impugnación, que no resultaba afectada por el recurso de apelación inicialmente interpuesto.

La sentencia contiene un voto particular, a mí entender sumamente fundamentado, que sostiene la corrección de la resolución adoptada por la Audiencia Provincial al considerar inadmisible la impugnación que se analiza, por las siguientes razones:

1) La preocupación del legislador por delimitar lo que constituye el objeto del proceso se ha trasladado al recurso de apelación, que al ser de cognición plena o de plena jurisdicción permite una revisión total de la sentencia apelada, condicionada únicamente a los puntos de disconformidad señalados por cada parte, los cuales deben quedar perfectamente delimitados en el trámite de preparación y de impugnación del recurso; sin que sea posible introducir cuestiones nuevas o ejercitar pretensiones modificativas, con prohibición de la reforma peyorativa y plena facultad del Tribunal para valorar las pruebas sin impedimento alguno. Con esa finalidad, la sustanciación de la apelación se articula a través de distintos trámites que van a delimitar el objeto del debate en la segunda instancia, sobre el que deberá pronunciarse en la sentencia el Tribunal de apelación, como precisa el artículo 465 (STS 18 de enero 2010).

2) El derecho al recurso -en este caso el de apelación- se agota por tanto con su ejercicio, de modo que quien se constituye en apelante principal pretendiendo "que se revoque un auto o sentencia y que, en su lugar, se dicte otro u otra favorable al recurrente"(artículo 456.1 LEC) ha de incorporar a su recurso todas las pretensiones dirigidas a la modificación de la sentencia impugnada, expresando en el escrito de preparación los pronunciamientos que impugna(artículo 457.2 LEC), de modo que los no impugnados quedan definitivamente consentidos y no puede combatirlos posteriormente;

3) La posibilidad de impugnar la sentencia con ocasión de la oposición formulada frente a la apelación deducida por la parte contraria -que comporta una excepción a la aplicación del principio de preclusión en cuanto permite, en realidad, apelar cuando puede estar ya extinguido el plazo legal para hacerlo- es una facultad que se concede a quien inicialmente "no hubiere recurrido"(artículo 461.2 LEC) y tiene como finalidad permitir a quien no consideró oportuno dar lugar a la apertura de la segunda instancia -pese a que la sentencia le resultaba en algo desfavorable- sumarse a ella como apelante cuando se ha dado lugar a la misma por razón del recurso interpuesto de contrario; situación que no es la presente en el caso puesto que, quien ahora impugna, ya se constituyó en apelante principal. La impugnación es un instrumento procesal que la Ley pone al alcance de la parte que se aquieta con el fallo de primera instancia que no le resulta totalmente favorable y que es apelado por la contraria, para insertar pretensiones autónomas y eventualmente divergentes de la apelación principal (STS 18 de enero de 2010).

4) El contenido de la impugnación, en la forma que se pretende hacer valer en el motivo, resulta claramente extemporáneo por cuanto supone ampliar los pronunciamientos sobre los que el apelante había anunciado su recurso, convirtiendo al apelante inicial en impugnante del recurso formulado por otro codemandado frente al que tuvo la oportunidad de alegar lo que a su derecho e interés conviniere, haciéndolo contra la literalidad no sólo del artículo 457, sino del 461.2 de la Ley, que autorizan la impugnación respecto de aquello que resulta desfavorable a quien inicialmente no hubiere recurrido. De lo contrario se estaría admitiendo la posibilidad de dos apelaciones formuladas por la misma parte respecto de una misma sentencia, rompiendo el principio de integridad del recurso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.