Solo será eficaz una justicia cara.



Cuenta la leyenda que en el Servicio Común de Notificaciones de Madrid se cobraba por respirar y era habitual el trasiego de funcionarios haciendo notificaciones a cualquier hora, hasta que un buen día alguien decidió que la gratuidad de la justicia entrara en la sede del Servicio Común, cual corriente de air fresco y, limpiara la casa de corruptelas y quehaceres discutibles. Se pasaron con el termostato y de fresco, se pasó a gélido y tan gélido fue el aire de renovación, que el Servicio Común se paró. Los funcionarios no entendieron que la gratuidad de la justicia tuviera algo que ver con sus salarios.

Después de muchos años de aire renovador hemos acabado todos constipados y alguno con pulmonía, pero sigue el empeño que niega la evidencia: los funcionarios, como todos los demás, trabajamos por dinero y se ha roto el equilibrio entre el llamado acceso a la justicia (que debe ser un derecho condicionado) y los medios y sueldos de quienes trabajamos en la justicia.

No cito ejemplos – recuerdo, nos sirve de anécdota, la lectura de alguna resolución de Registros y del Notariado que refería la pérdida en cuatro ocasiones del Libro de Familia-, pero si el convencimiento que la gratuidad de la justicia no puede significar que la Administración ponga en manos de ciudadanos y profesionales equipos humanos y materiales para resolver cualquier cuita y cuando escribo cualquiera, me refiero a juicios verbales de trafico por 300,00€, monitorios con oposición por 900,00€, la vecina me ha llamado “guarra” y estoy indignada o el empresario no me ha pagado 0,50€ de la hora del bocadillo. Una de las últimas modas en juicios ordinarios de cierta cantidad (7.000,00€ o más y, a veces bastante más) es que el demandante pide el reconocimiento de la justicia gratuita antes de iniciar el asunto no vaya a ser qué y, cuando se reconoce presenta la demanda. Desde luego hay gente que tiene fino el olfato: los tres pleitos perdidos y los tres pleitos sin costas (qué es lo único que se paga en la justicia española).

Evidentemente la justicia no dejará de ser gratuita, que es ahora sinónimo de “barra libre”, pero si en algún momento se estudiará con seriedad (la estadística judicial es otra cosa) qué demandas o denuncias se presentan y su importe, nos llevaríamos alguna sorpresa.

Comentarios

  1. De acuerdo con todo lo expuesto.
    Sólo un matiz formal. No sucedía aquéllo en el SCNE de Madrid, sino por el contrario, antes de su existencia. Era práctica consolidada cobrar por casi todo en los juzgados, un ejemplo clarísimo eran las notificaciones y embargos: cuantas más diligencias se hacían, más gasto por salidas se podía imputar. De ese modo, en los juzgados se trabajaban los papeles por la mañana y por la tarde la gente hacía diligencias a todo trapo. Sobre todo se buscaba el apaño con los procuradores de bancos y cajas para los embargos, de modo que estos proporcionaban el coche y el "premio".
    Y salían las diligencias en condiciones porque la parte estaba presente casi siempre. Y salían muchas porque se cobraba en B y si no se hacían o se hacían mal o tarde, no se cobraba. Pero ahora lo mismo da hacer 7 que 32 diligencias; lo mismo da decir que se ha ido y no se abre la puerta y devolver la documentación al juzgado, que llamar a la puerta de los vecinos para saber si vive o no vive allí. O el caso de determinadas sedes del SCNE de Madrid, donde hay funcionarios que en lugar de hacer diligencias de notificación, se hacen una fotocopia del proveído y al llegar a una empresa, ayuntamiento, sindicato o despacho de abogados, se conforman con que les pongan un sello de entrada (tardan menos).
    Se podría contar tanto y tan malo del SCNE de Madrid...EMPEZANDO POR LAS SECRETARIAS ENCARGADAS DEL SERVICIO. Que tienen nombres y apellidos y permiten esto desde hace años, mientras se dedican a dar cursos sobre materias que no tratan porque hace siglos que no pisan un juzgado.

    En fin.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.