21 julio 2010

Los funcionarios interinos: adoptantes de hecho (iv)



Cae en mis manos el borrador de la última orden sobre selección y nombramiento de funcionarios interinos y dejando al margen que el conocimiento del idioma autonómico puntúa por encima de la licenciatura en Derecho (lógico, si tenemos en cuenta que en los Juzgados nos dedicamos a las relaciones sociales y solo se aplica derecho tomando café), me llama la atención que continúa atribuyéndose a cada Juzgado o Audiencia Provincial la responsabilidad sobre todo lo que tenga que ver con el funcionario interino que se nombre, transformándose la designación en una especie de adopción de hecho.

Dice el borrador que con carácter previo al nombramiento como funcionarios en prácticas, se podrá convocar por orden de inscritos en la bolsa, a los aspirantes que no reúnan 15 meses de servicios efectivos dentro de los 4 años anteriores a la convocatoria, para realizar un curso formativo, de carácter obligatorio y eliminatorio. Llamó la atención sobre el tiempo verbal “podrá convocar” que debe leerse como “ya veremos” o, en relación a otro de los párrafos de la norma, que establece que para supuestos excepcionales o por necesidades coyunturales, en que no se haya realizado el curso de formación previsto, o a petición motivada del órgano judicial, aquellos interinos que sean nombrados en prácticas, podrán realizar un curso de formación, de quince días de duración, en su puesto de trabajo.

Para que nos entendamos. Se designa al interino y según responda el juzgado se realiza el curso del “ya veremos”, en el puesto de trabajo, fuera de las horas de audiencia y según la disponibilidad presupuestaria. Pero obsérvese que se requiere una “petición motivada del órgano judicial” y, como la motivación – sabido es- va por barrios y sentencias, puede ocurrir que ni tan siquiera lleguemos al curso del “ya veremos”, si el Secretario Judicial no anda listo y expone en un par de párrafos la razón por la que, verbigracia, una cajera sin formación no puede prestar servicio en un Juzgado de Instrucción.

Superado el curso de formación previsto, el aspirante puede ser nombrado funcionario interino en prácticas en un órgano judicial por un periodo de dos meses. Y una vez finalizado el periodo de prácticas de dos meses, el Secretario Judicial, emitirá informe que tampoco vale de mucho (de nada) por dos razones:

a) Si el funcionario en prácticas es nombrado en varios órganos o servicios de la Administración de Justicia, por plazos inferiores a 2 meses, el periodo en prácticas se entenderá superado cuando de al menos dos tercios del mismo no se emita informe alguno por el Secretario o Secretarios de los órganos judiciales de destino.

b) Cuando se emita informe desfavorable, se procederá al cese del funcionario interino. A tal efecto, se dará traslado del informe desfavorable al funcionario interino cesado, para que en el plazo de diez días realice las alegaciones que estime oportunas. Valoradas las alegaciones por la Dirección General, ésta podrá acordar su readmisión a la bolsa de trabajo de origen en el último lugar del Cuerpo al que pertenezca.

Y termino con una novedad: el cese del funcionario interino por rendimiento insuficiente, en procedimiento complicadísimo que debe durar el máximo de seis meses y que puede terminar o no, con el cese, pero que contiene una cláusula para amigos y familiares porque puede declararse el rendimiento insuficiente del interino o la interina y, pese a ello, disponer su cese y reincorporación por una única vez a su bolsa correspondiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.