19 julio 2010

Diez causas del colapso judicial: la estadística judicial (iv)

En el año 1994 el CGPJ se inventó el Boletín de estadística trimestral, un tocho en papel de considerable tamaño que había que remitir los diez primeros días de cada mes. En aquellos tiempos, no tan lejanos, la estadística la pedía el INE (que la controlara o verificara es verbo distinto y distante) y durante varios trimestres se mandaron datos a uno y otro organismo sin que nadie explicara la razón. Pasado el tiempo, ahora ya en el presente, la costumbre de no explicar nada sigue muy asentada – debe ser una técnica de recursos inhumanos- y la estadística judicial, que cedió el INE al CGPJ, nos sorprende anualmente con novedades y requerimientos de nuevos datos, que nadie sabe de dónde sacar, que no proporcionan las aplicaciones informáticas y que nos suele tener muy entretenidos y divertidos.

Divertimento que en el año 2005 alcanzó tintes de rebelión – al que se sumó quien redacta estas líneas- cuando el CGPJ impulsó la puesta en marcha de las Oficinas de Señalamiento Inmediato en varias ciudades. Se modificó, sobre la marcha, la recogida de datos estadísticos en los Juzgados de Primera Instancia y pese a que no se implantaron las tales oficinas, se siguen recogiendo igual cinco años después. Llegamos a un punto en el que parece dar igual el contenido, siempre que tengamos un número que sumar o restar.

La estadística es una herramienta del conocimiento, objeto de estudio universitario y que desde hace décadas no tiene nada que ver con la ciencia del palote o la barra invertida cruzada en horizontal cuando llegamos a cinco y mientras no salgamos de esa situación, solo podremos seguir tirando de presupuesto y crear juzgados para remediar el aumento de pleitos y litigios. Que la cosa funcione es otra cosa y como no se investigan las causas (estadística), se continúan inaugurando juzgados y la cosa sigue sin funcionar.

Aunque, quizá, nos interese ignorar el estado real de la Administración de Justicia y así, cada año, habremos resuelto millones de asuntos, de los millones que se registran, con miles de funcionarios arriba y abajo, haciendo miles de cosas y con tasa de pendencia del menos treinta y tres.

1 comentario:

  1. Luz y taquígrafos eso es lo que hay que enseñar al mundanal público sumido en la ignorancia desde Cesar; ( el antonomásico Julio César) autor de la paremia Panem et Circenses, también glosada como Panem et Circem, aunque menos correcta que la anterior… Que el mundanal público se entere de que en los Juzgados se trabaja es una cosa que hay que difundir utilizando pura y dura propaganda o utilizando mero merchandinsing.

    Y yo creo que la Justicia, cada vez es más ciega y sorda pero … no sólo es eso. Son quienes la hacen funcionar como la rueca Conaniana, los que la hacen estupenda o deleznable… y hay que poner la pelota en el campo político y manifestarlo varias veces al año con pancartitas fotografiables o post-its ( amarillitos o de cualesquiera colorcitos…) para que estadísticamente el cives urbanita de andar por calle, se entere dónde le duele el Zapato a la Justicia, dónde están las carencias y el porqué no funciona algo no achacable al funcionario sino a la dejadez política del partido de turno…

    Y con todo ello también habrá que enviar para las coordenadas cartesianas de la estadística, cómo se puede trabajar en un edificio inteligente a 42º centígrados Ó 106 si se computa en la escala Farenhëith, por el denominado efecto burbuja… y perfavore remítase con carácter urgente a Ucrania; Letonia; Lituania … y todas las que conforman lo que fue la antigua U.R.S.S. … para que se lo cuenten a los seguidores de Stajanov, ese que inventó el trabajo a destajo …. Para que se enteren tambien que en la Administración de Justicia… se trabaja porque así se empeñan los funcionarios , dando ejemplo y muestra abotonada en condiciones infrahumanas …

    ResponderEliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.