01 julio 2010

Cumpliendo la ley del Registro Civil en Getafe.




No viene a cuento o quizá sí. El Sargento de hierro es uno de los clásicos del cine de todos los tiempos; respeto otras opiniones a buen seguro equivocadas. Dirigida e interpretada por Clint Eastwood trata la historia de un sargento de artillería de los marines, destinado a una unidad de reconocimiento en la que hay un inmigrante hispano. El inmigrante, con mujer e hijos, se escapa – deserta, más claro- porque no gana lo suficiente para mantenerlos, reincorporándose después, previa ayuda económica del Sargento, lo que le permite participar con el resto de sus compañeros en la invasión de Granada. Hasta aquí la película y parte de lo que oculta: el alistamiento de inmigrantes en determinados ejércitos – el nuestro también lo permite- a cambio de la nacionalidad y otra clase de ayudas, singularmente familiares y sanitarias.

El día 30 de junio de 2010 el DIARIO DE NOTICIAS de LA LEY publicó la noticia que el titular del Registro Civil del Partido Judicial de Getafe, José María Celemín, estaba realizando un cuestionario de historia y cultura española a los inmigrantes que solicitaban la nacionalidad, preguntando sobre cuestiones como el nombre del Rey y el del presidente del Gobierno, instando a que explicaran qué fue la Guerra Civil española o lo que sucedió en 1868.

Supongo que al Magistrado de Getafe le había caído la queja de quien nunca abre la ley boca arriba, un par de llamadas de indignación sobre los derechos humanos y humanas , medio de comunicación arriba y abajo, y la cosa terminó en el CGPJ y en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid para depurar las responsabilidades del nuevo Sargento del Registro Civil. A quien esto suscribe no le sorprende que persigan a un funcionario por intentar cumplir la ley - ¿han observado el espectáculo que nos están dando con lo de la Sentencia del Estatuto de Cataluña?-, lo que le llama la atención es que ese cuestionario no sea obligatorio en todos los Registros Civiles Españoles.

Y escribo en todos los Registros, porque el artículo 220. 5 Reglamento de la Ley del Registro Civil dice: En la solicitud de carta de naturaleza, de habilitación del Gobierno para recuperar la nacionalidad española o de concesión de la nacionalidad por residencia, se indicará especialmente: Las circunstancias que reducen el tiempo exigido; si habla castellano u otra lengua española; cualquier circunstancia de adaptación a la cultura y estilo de vida españoles, como estudios, actividades benéficas o sociales, y las demás que estime conveniente.

Y el artículo artículo 221 de la misma norma establece: El Encargado, en el expediente de concesión de nacionalidad por residencia, oirá personalmente al peticionario, especialmente para comprobar el grado de adaptación a la cultura y estilo de vida españoles, y procurará oír también al cónyuge por separado y reservadamente sobre el cambio de nacionalidad y circunstancias que en ello concurren.

Aunque, pensándolo mejor es posible que el cuestionario fuera el erróneo, y si hubiera preguntado por la Roja, Belén Esteban y la Alianza de Civilizaciones, no habría existido la noticia, ni estaría escribiendo estas líneas.

1 comentario:

  1. Yo creo que el problema no está en el cuestionario sino en su contenido. El español de pro ya no sabe respecto de temas tales como cuándo se inició la Guerra Civil, quién escribió El Quijote o qué ocurrió en 1868. Hoy día para estar integrado en esta sublime sociedad de miembros y miembras basta con saber quién es Cantizano, Belén Esteban o cualquiera de los Grandes Hermanos, saber cuándo juega España -preguntar por Nadal ya es tema de nota- y cómo solicitar cualesquiera de las estupendas subvenciones que nuestros políticos regalan a diestro y siniestro. Lo demás sólo lo conocen cuatro chalados. A fin de cuentas ¿a quién le importa lo que pasó en Trafalgar?. País...

    ResponderEliminar

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.