27 junio 2010

La responsabilidad del mando en plaza.


Antecedentes.

En la última entrada del BLOG de JUAN DE HERAT se publica parcialmente el último informe que el General McChrystal entregó a principios de este mes a los ministros de Defensa de la OTAN y de la Fuerza Internacional de Asistencia (ISAF) de la situación en AFGANISTAN, advirtiéndoles que no esperaran ningún avance en los próximos seis meses.

Su exposición levantó serias preocupaciones sobre los niveles de seguridad, violencia y corrupción dentro del gobierno afgano:

Fuerzas de seguridad afganas.

Tanto la policía afgana (ANP) como el ejército (ANA) padecen una escasez crítica de formación. De los 2.325 instructores extranjeros previstos, sólo 846 están ya sobre el terreno y se espera que 660 más sean desplegados próximamente.

Gobernabilidad.

De los noventa y cuatro distritos (94) en los que Afganistán se divide administrativamente, se estima que el gobierno afgano tiene "plena autoridad" en sólo cinco; (5) en cuarenta y cinco (45), la gobernabilidad es "improductiva"; en veintinueve (29), "disfuncional"; y en quince (15), no existe.

Corrupción.

La falta de voluntad del gobierno afgano y su incapacidad para enjuiciar a los funcionarios corruptos por el narcotráfico sigue socavando el desarrollo de la seguridad.

Justicia.

Los tribunales padecen corrupción crónica y se duda que las detenciones respeten la legalidad.

Desarrollo y reconstrucción.

El gobierno afgano depende cada vez más de las contribuciones de la comunidad internacional. A pesar de que el suministro local de electricidad ha aumentado, muchos siguen sin tener acceso y se hace necesario ampliar significativamente la oferta eléctrica para satisfacer la demanda creciente.

El General McChrystal, cesado esta semana por el Presidente Obama, puso por escrito lo que es sabido en el terreno (y donde no lo es, como en España, en la que existe una prohibición no escrita que impide hablar a mandos y tropa), pero a él, como “mando en plaza” le competía el asunto.

Corolario.

Traslademos el hecho a la Justicia española y busquemos un solo documento, uno solo, donde alguien con responsabilidad (y no cito, no por nada, sino porque hay tanta gente con “mando en plaza” o “responsabilidad” que no acabaría, aunque me lo propusiera) deje de escribir o relatar en futuro y con la primera persona del plural, las bondades del último artefacto innovador y exponga con toda claridad porqué las cosas van mal y pueden mejorar.

Curiosas costumbres anglosajonas que quizá tengan que ver con la limitación del número de coches oficiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.