08 junio 2010

El juntaletras sindical, la huelga de chiste, Afganistán y otras formas de protestar (II).


Dedicaba hace dos días unas líneas al juntaletras de la UGT que había unido once folios en un PDF,colgado en la página del sindicato, que presumía hacer las veces de argumentario para la huelga de chiste del día de la fecha. Recuerdo que en el pasquín en cuestión se le echaba la culpa de la incautación de mi sueldo, a los Estados Unidos, al Partido Popular y a la Iglesia Católica y, se pedía la “reducción drástica de los armamentos”. También recuerdo haberle recomendado al juntaletras que preguntara a sus compañeros de asistencia social de los Ayuntamientos dónde están mandando a la gente a comer cuando se les acaba el presupuesto a mitad de año. Doy pistas por la dificultad del asunto: comienza por CARI y termina en TAS.

Una carretera de cuarenta y cinco kilómetros, curvas ciegas a la izquierda y a la derecha y montañas a la derecha. No hay asfalto de autovía dominguera hispana, es una especie de gravilla pagada por la ayuda humanitaria española y hay que andar despacio; tan despacio que los cuarenta y cinco kilómetros se recorren en cinco horas, en el mejor de los casos y con buen tiempo. Y cuando digo en el mejor de los casos, me refiero a que en el trayecto no se ha descubierto ningún IED o la patrulla no ha sido atacada por ningún grupo talibán. Aquí, al asunto, se le llama atentado y pasa a la competencia de la Audiencia Nacional para “descubrir al responsable” (sic); allí, es uno más de los ataques que sufren las fuerzas de la ISAF.

Después de recorrer los cuarenta y cinco kilómetros toca reparto de la “ayuda humanitaria” o la entrevista con los “líderes” de la población (no empleo vocablos que ignoro y remito al lector al BLOG de JUAN DE HERAT para tales menesteres), entre los que siempre hay algún “señor del lugar” que juega a dos barajas. Razón por la que en algunos sitios, el Ejercito Español lleva intérpretes españoles: el intérprete nativo conoce y le conocen y la noche en el país no suele ser agradable. Y, la cosa va a ponerse peor porque de una de esas “llamada de teléfono” del Presidente de los Estados Unidos, salió el encargo al Ejercito Español de ocuparse del valle de Murgab (la única zona talibán de la provincia de Bagdhis), y que los italianos habían rechazado amablemente. Así que, estimado juntaletras de la UGT, cuando pidas alguna clase de reducción comienza, es un ejemplo, con la formación continua de los trabajadores.

Y otras formas de protestar. Una de las razones por las que el abajo firmante no secunda el paro del día de la fecha es por falta de imaginación; otra, propia del debate filosófico es que es la primera vez que un gobierno convoca una huelga contra el gobierno o sea, contra sí mismo, pero dejo ahí el planteamiento y retomo la referencia a la falta de imaginación. Veamos, en los últimos treinta años las únicas novedades en materia de huelgas han sido la marca de la silicona y los instrumentos que utilizan los piquetes informativos, lo demás: banderitas, pitos y pancartas se repite convocatoria a convocatoria y, por supuesto, la rebaja del sueldo que afecta al huelguista, pero no al liberado sindical.

Pues bien, termino con dos líneas: bastaría el estricto cumplimiento de todas las normas administrativas -incluyendo esas cartas de servicios que nadie lee-, que regulan la actividad del funcionario para paralizar todas las Administraciones públicas en un día. No hace falta más. Lean, hay regulación sobre la temperatura y ubicación del puesto de trabajo, medios materiales, destrucción y recogida de información, acceso al centro de trabajo, fichajes, aparcamientos, limpieza y, obligaciones laborales y ahora, piensen cuales de ellas se cumple (si es que lo hace).

En portada: vehículos LINCE en AFGANISTAN. En la reducción presupuestaria del Gobierno Británico no se toca una libra de las destinadas al Ministerio de Defensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.