Otra de LEXNET en el tránsito a la NOJ y al más allá.


Nueva moda de informática judicial que de moderna tira para atrás. LEXNET es un sistema de correo electrónico que en justicia da muchas vueltas, de tal modo que es imposible recadear con el Abogado y hay que pasar por el Colegio de Procuradores y por el procurador del asunto, para llegar al final del principio, porque el abogado no puede contestar en red, sino a pie de mostrador y el procurador del asunto (ya sin el Colegio de Procuradores de carabina) aparece al día siguiente, mandado por el Abogado, pidiendo éste o aquel papel o, aquella aclaración; porque se firma cada cosa en las oficinas judiciales que eso, se firma. Un éxito de la técnica en la memoria histórica.

¿Y qué pasa cuando el mensaje no llega donde se supone que debe hacerlo?. El Juzgado tiene un acuse de recibo que dice que el mensaje salió bien y que se recibió igual de bien en la primera estación (el correo del colegio de Procuradores), pero nada más. El problema aparece cuando el Juzgado dicta una segunda resolución y aparece un viajero en el mostrador (el procurador del asunto) diciendo que no sabe de qué va el asunto. – Ya ¿y?- Respuesta del primer funcionario que acude al mostrador (incluyendo quien firma estas líneas) en los primeros tiempos del sistema al viajero (o sea al procurador del asunto).

Pero los procuradores han conseguido la cuadratura del rizo. El sistema da el acuse de recibo diciendo que está bien, pero si está mal (lo que ignora el Juzgado) el Ministerio de Justicia le da un recibo al viajero diciendo que está mal. Y gana este último, con retroacción de actuaciones, tutela judicial efectiva quebrada, nulidades varias y derechos vulnerados (el empleo del plural es frecuente en la casa).

¿Plantea esto algún problema?. Ninguno. El sistema funciona bien para lo que son los inventos en la casa, han sido pocas las quejas por este asunto (recuerdo tres) y tengo bastante con no dármela a partir del 5 mayo de 2010, sin salir de Sala, con el mismo sueldo, con el triple de responsabilidad y de competencias y sin ninguna instrucción, protocolo o documento que se le parezca que aclare alguna duda o interrogante. Hacia el infinito y más allá, que diría el clásico.

Comentarios

  1. Yo hice un cursillo sobre e-Abogacia en 2004. Me dieron título de "experto". En realidad, lo vi una chorrada de cursillo, de hecho su 2º y 3º módulo los hice en internet en una hora.
    Se nos dijo que LexNet estaba por implantarse un día d estos.
    Nunca más se supo del tema, al menos en Zaragoza. Para registrar un escrito de defensa, que usualmente tengo hecho en 15 minutos, a veces tengo que invertir más de dos horas en ir y volver al Juzgado, cuando en un mundo normal tardaría lo que lleva hacer click.
    Oí por la red que ciertos funcionarios dijeron: no nos toquen las narices, si apenas sabemos usar el e-mail, pretenderán ahora que ya sacamos nuestra plaza que sigamos estudiando, venga ya ...
    Me gustaría saber cuánto dinero se ha ido por el desagüe todos estos años de "probatinas".
    Así es eso que llaman España. Así son los servidores de la justicia.
    Y gran parte de la humanidad muere de hambre. El que tenga oídos para oír...

    ResponderEliminar
  2. Pues el sistema funciona y lo haría mejor si se empleara la lógica y la disciplina. La curiosidad de esta casa es que solo opinan los sindicatos (temor a los pitos y las banderitas de los liberados sindicales: es la política de la fotografía) y estos revolucionaron a los funcionarios con las tarjetas LEXNET.

    Pero es que la Administración tampoco te informa de nada hasta el día de antes, con lo que tienes asegurada una implantación desastrosa y más cuando hay NUEVE ADMINISTRACIONES CON COMPETENCIA.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por participar. Si no lee una respuesta a la cuestión o pregunta que formula ruego me disculpe, tengo algún problema con la aplicación que estoy tratando de solucionar.

Entradas populares de este blog

Felicidades y gracias.

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

La nueva jura de cuentas y su impugnación.