Otra forma de hacer las cosas.


Kenia, 2008, centro de huérfanos Omwabini y tres chicas norteamericanas (blancas). Unas elecciones en el país, que dejan más de quinientos muertos y miles de desplazados; con el habitual panorama de grupos descontrolados (dos eufemismos) adueñándose de las carreteras para cobrarse antiguas deudas o, simplemente, provocar terror a machetazos.

El padre de una de las chicas recibe el habitual “estate quieto y callado”, que tan bien conocemos por estos lares, y trata de contratar un helicóptero, que además de caro, no encuentra. Pero el padre sigue sin estarse quieto. El final de la historia: gente de Blackwater (horribles mercenarios) evacuan a todo el personal del orfanato. Los ciudadanos keniatas y los huérfanos son recogidos por miembros de su iglesia en Nairobi.

Hasta aquí la noticia en prensa. Ignoro cómo se hizo la evacuación, que medios se emplearon y si se pidió algún permiso a alguien – incluyendo Estados-, pero sí tengo claro que cuando el Derecho no sirve, tampoco sirve cruzarse de brazos, ni alegar la bondad de la humanidad. Los cuentos infantiles son eso, cuentos infantiles y que no deberían salir de las librerías o del cine.

Posdata: la fotografía es un C-212 (hecho en España) de Blackwater en Afganistán.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

El embargo de las cuentas bancarias en las que se ingresa el sueldo o pensión.

El derecho de los ocupantes a permanecer en el inmueble.